Tapizar una silla consiste en añadir una especie de tela acholchada a la misma, mejorando de esta manera tanto el confort que nos ofrece la silla, como la estética. Tapizar sin duda dará una nueva vida a tu casa y a tus sillas, las cuales ahora parecerán nuevas.

El tapizado se lleva haciendo cientos de años con todo tipo de muebles poniendo tela encima de ellos. Esta tarea además acolcha los muebles y logra que estos sean más cómodos.

Lo mejor de todo, es que se puede tapizar casi cualquier mueble, algo que consigue darles una segunda juventud a los mismos.

Por ejemplo, si tienes sillas de madera en el salón, podrás añadir un bonito cojín debajo de las mismas, haciendo que sentarse en ellas sea muchísimo más cómodo. Además, vamos a poder retapizar nuestras viejas sillas, las cuales podrían tener un tapizado demasiado vintage y necesita modernizarse.

En este otro artículo donde explicamos cómo tapizar una silla seguro que también te interesará y te será de utilidad.

Tapizar es algo laborioso que lleva tiempo, sin embargo, es una tarea bastante sencilla que podrás hacer aunque no tengas demasiados conocimientos de bricolaje. Es decir, que da igual que no seas todo un manitas.

Si quieres aprender cómo tapizar una silla, nosotros te vamos a enseñar paso a paso, para que así puedas dar un nuevo toque a tu salón sin lugar a dudas.

Buscar una silla para tapizar:

El primer paso que vamos a dar a la hora de tapizar una silla de la forma correcta, es buscar una silla para poder tapizar de la forma correcta. Vamos a poder tapizar sillas de madera sólida, es decir, que no tengan ningún de alcolchado. Las mejores sillas para poder tapizarlas bien son las de madera, ya que estas se tapizan muy bien y se remachan fácil.

También se pueden retapizar sillas que ya estén tapizadas, en las cuales vamos a romper el tapizado que ya tienen y a sustituirlo por el nuestro. De esta forma, vamos a lograr que estas sillas puedan volver a tapizarse desde cero, es decir, de la forma correcta.

Medir el respaldo de la silla:

Ahora que ya hemos encontrado nuestra silla ideal, vamos a medir su respaldo y su asiento, es decir, que vamos a medir las zonas que queramos tapizar.

Las medidas se deben tomar con un metro y se deberán hacer de la forma correcta, es decir, midiendo tanto el alto de la silla, como su ancho y como su profundidad. Esto lo haremos porque así sabremos cuanta tela vamos a gastar, cuanto gomaespuma vamos a gastar y cómo va a ser de grande todo lo que hagamos.

También lo vamos a hacer porque vamos a crear un marco en el caso del asiento, el cual nos va a servir para subir el tapizado y sujetarlo de una mejor forma.

Crear un marco:

Ahora que ya hemos tomado las medidas oportunas, vamos a crear un marco que sirva para tapizar la silla de la forma correcta. Este marco va a servir para mantener la tela sujeta en la parte de abajo, es decir, en el asiento. De esta forma, el relleno de gomaespuma dirá dentro del marco y la tela por fuera del mismo.

El marco lo haremos con madera y con clavos, creando un marco del mismo tamaño que hemos proyectado y medido en la silla. Este marco a su vez debe de ir pegado a la silla después, algo que haremos luego cuando empecemos con el tapizado y que marcará la diferencia sin lugar a dudas.

Comprar gomaespuma de alta calidad

Ahora es el turno de comprar gomaespuma de alta calidad, la cual va a ir en el interior de nuestra silla y va a lograr que esta quede perfectamente unida a la silla de la forma correcta. Sin embargo, el grave problema que tenemos aquí es que la gomaespuma no puede ser de mala calidad y ahora te explico la causa.

La gomaespuma de baja calidad no puede funcionar de la misma forma que la de baja calidad y por esta razón, es una gomaespuma que se va a deshacer a medida que la vamos usando. Por este motivo, no debes reparar en gastos en este sentido, ya que además será más cómoda para sentarse.

Rellena el marco con gomaespuma y que sobresalga un poco, ya que deberá quedar perfectamente acolchado. Recuerda también comprar gomaespuma para el respaldo, si es que vas a decidir tapizarlo.

Cubrir la gomaespuma con tela de la misma medida

Ahora que ya hemos comprado toda esta gomaespuma, vamos a ponerla en la zona del marco, el cual va a ir proyectado en la parte de abajo. Lo que te aconsejo es primero cubrir con gomaespuma todo el marco y tapizar, para después remachar y grapar en la silla una vez hayas acabado.

Para hacer esto, vamos a cubrir la gomaespuma con la tela que vamos a usar para tapizar. De esta forma, además podremos comprobar cómo queda y cambiar la tela en caso de que no nos guste lo que estamos viendo. Al final, tendremos que escoger una tela que nos guste y tendremos que cambiarla en caso de que esto no sea así.

Proyecta correctamente la gomaespuma en la silla, ya que de esta forma, podrás comprobar si la silla se ajusta al sofá o si tenemos que realizar algún cambio en la misma. Sea como fuere, deberá ser algo que va completamente al gusto personal del lector.

Remachar y grapar

Ahora que ya hemos terminado de poner el tapizado, es hora de graparlo al marco. De esta forma, vamos a crear una especie de cojín artesano, el cual es el que vamos a tapizar en la silla que queremos tapizar y el que va a quedar como si fuera un cojín interno dentro de la misma.

Esto lo vamos a hacer con una grapadora, primero creando el cojín con el marco y tratando de que la tela quede puesta de la forma correcta.Eso si, vamos a hacerlo sólo con la parte de arriba, ya que la parte de abajo se debe tapizar junto a la base de la silla.

Esto se hará al terminar, con la tela que ha sobrado abajo. De esta forma, este cojín habrá quedado unido a la silla por debajo. Ahora sí que vamos a poder cortar toda la tela que ha sobrado y ya tendremos la silla tapizada por completo o casi.

Lo único que quedaría es acabar de unir el nuevo cojín que hemos creado a las patas de la silla, algo que haremos poniendo remaches a las mismas, ya que las grapas no agarran bien. De esta forma las sillas van a parecer nuevas y va a dar la sensación de que todo esto venía así.

Disfrutar

Ahora ya hemos terminado de tapizar nuestra silla y ya tendremos una silla cómoda y bonita al mismo tiempo para hacer lo que queramos. Si era la silla de un salón, es muy buena idea tapizar el resto del mismo color y forma, para así lograr una buena simetría.

Además, debemos tratar de cuidar el tapizado lo máximo posible, ya que un tapizado en buen estado va a durar muchísimos más años que un tapizado en mal estado. Para esto, cuida tus muebles con mimo y así evitarás que se dañen con el uso y con el tiempo.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.