¿Te ha pasado que las brochas y pinceles se te han quedado completamente secos y tiesos? ¿Te olvidaste de limpiarlos después de usarlos y ahora no los puedes usar sin más?

También es cierto que puede suceder que los hayas limpiado pero que con el uso se hayan ido acumulando restos de pintura al inicio de las cerdas y se te haya quedado esa parte muy seca, pues no te preocupes, pues también tiene solución.

Si necesitas restaurar tus brochas y pinceles hay varios métodos para conseguirlo, por ello vamos a enseñarte a continuación cómo restaurar brochas y pinceles de forma fácil.

Restaurar o no restaurar

Antes de ponerte manos a la obra a restaurar brochas y pinceles que estén secos te recomiendo que pienses por un momento si de verdad merece la pena el esfuerzo y el tiempo, pues puede ser que se trate de algunas herramientas muy baratas o ya con muchos años y uso y que merezca más la pena comprar unas nuevas y tirar estas que se han quedado estropeadas.

Por otra parte, como te comentaba, con el uso puede que se hayan quedado restos de pintura al inicio de las cerdas, y que aunque hayas limpiado las brochas y pinceles algunos restos de pintura se han ido quedando ahí, cosa normal, pues muchas veces limpiamos las brochas y pinceles pero no lo hacemos completamente por prisas o por querer acabar cuanto antes, o simplemente porque no se nos da bien limpiar correctamente las brochas y pinceles. Pues en este caso, no hace falta que tires tus herramientas puesto que su recuperación no es tan dificultosa y puedes ahorrarte algún dinerillo.
Cómo restaurar brochas y pinceles

Cómo restaurar brochas y pinceles secos

Sea la pintura que sea que se haya quedado en nuestras herramientas el proceso de recuperación es exactamente el mismo, tan solo diferirá el líquido que tenemos que usar puesto que habrá que escogerlo según el tipo de pintura.

Coge un tarro, un cuenco o cualquier recipiente que te pueda servir para el proceso y a continuación añádele el líquido, ahora introduce las brochas y/o los pinceles y déjalas durante un tiempo. Pasado este tiempo frota las cerdas o péinalas usando un paño con cuidado de no estropear las cerdas. Con estos movimientos conseguiremos que los restos de pintura que hay en las herramientas y que ahora están más blandas se desprendan. Si ves que no es suficiente y siguen habiendo restos o continúan secas y duras entonces vuelve a repetir el proceso de restauración todas las veces que necesites.

Te recomiendo que la primera vez que las dejes sumergidas las dejes durante bastante tiempo, de este modo te evitas realizar el proceso muchas veces, e incluso depende de la cantidad de restos consigas restaurar tu brocha o pincel con sólo sumergirla y frotar una sola vez.
Cómo restaurar brochas y pinceles

Qué disolvente usar según el tipo de pintura

Es importante que escojas el disolvente adecuado para cada tipo de pintura de este modo conseguirás recuperar tus herramientas sin dañarlas en el proceso. Normalmente en los botes de pintura se señala con qué producto se deben limpiar las brochas y pinceles después del uso de la pintura, pero en caso de que no te lo mencione vamos a decirte cuáles son los principales disolventes a usar según el tipo de pintura.

Si se tratan de brochas y pinceles con las que se ha pintado usando pintura al óleo entonces el disolvente a usar será el aguarrás. Ante este disolvente no hay ningún problema y puedes dejar sumergidas tus herramientas durante horas, e incluso días.
Si el aguarrás no es suficiente y no has conseguido recuperar tus brochas puedes introducirlas en decapante, pero en este caso sólo durante unos pocos minutos, si no, podrías dañar tus herramientas.

En el caso de que la pintura seca sea pintura acrílica entonces debes dejarlas en remojo en agua caliente y jabón. Si la pintura está realmente seca entonces puedes sumergirla durante unos pocos minutos en acetona o en alcohol desnaturalizado. Otra opción casera es usar vinagre blanco caliente.

Si se tratas de pinturas de tipo sintéticas, o barnices entonces sumergiremos y limpiaremos nuestras brochas y pinceles usando aguarrás o algún producto más abrasivo como el disolvente.
Cómo restaurar brochas y pinceles

Consejos para restaurar brochas y pinceles

  • Además de limpiar tus brochas y pinceles en el disolvente es recomendable que al final laves tus herramientas con agua templada o caliente y jabón y las dejes así, sin aclarar ni nada, así conseguirás que las cerdas no pierdan su flexibilidad y movimiento.
  • A la hora de dejar en remojo o secando brocas y pinceles con cerdas blandas y flexibles déjalas colgando, nunca dejes tus herramientas con las cerdas tocando una superficie dura, puesto que dañará su forma.
  • La mejor forma de evitar que las brochas y pinceles se dañen y se sequen a causa de la pintura seca es lavar tus herramientas nada más acabar con el trabajo de pintura realizado.

 

¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 83,33% le ha gustado.