Podemos encontrar grandes cantidades de colores, así como gamas, y tonalidades diferentes. Cuando hablamos de colores podemos abarcar el tema desde distintos puntos. Por ejemplo en cómo se dividen los colores, en fríos o cálidos, qué colores se obtienen según qué tipo de combinaciones se realicen, o por ejemplo en su clasificación en colores primarios, secundarios y terciarios.

Los colores secundarios son aquellos colores que se obtienen de la combinación de los colores primarios, y aun así, de la mezcla se pueden obtener distintos tonos de colores dependiendo de varios factores.

Si deseas saber cómo es la mezcla de colores secundarios sigue leyendo este artículo de doncomos.com donde vamos a enseñarte todo lo que necesitas saber sobre cómo hacer las mezclas y qué se obtiene con ello.

Cuando hablamos de mezclas de colores debemos tener en cuenta que puede realizarse en casi cualquier formato de color, incluyendo lápices, crayones, pintura acrílica, óleos, etc. Pero también debemos tener en cuenta que dependiendo del fondo, de los materiales usados así como los soportes, los tonos de los colores pueden verse en distintos tonos, y no siempre se tendrá que obtener el mismo resultado, a menos que el proceso y los materiales sea exactamente el mismo.

Cuáles son los colores primarios

Los colores primarios son aquellos que son los colores principales, y que no se pueden obtener de la mezcla de otros colores. Los colores primarios son el rojo, el azul y el amarillo. No obstante, en el ámbito de las artes gráficas, las tonalidades primarias son el amarillo, el cian y el magenta, los cuales, a diferencia de los primeros más tradicionales, sí permiten obtener colores más subidos de tono o incluso con mayor luminosidad, como son el fucsia, el verde limón o el verde manzana.

Cuáles son los colores secundarios

Los colores secundarios son aquellos que se obtienen por la mezcla de dos colores primarios. Los colores secundarios son el verde, el naranja y el violeta.

Cuáles son los colores terciarios

Los colores terciarios son aquellos que son el resultado de la mezcla de un color primario con alguno de sus colores secundarios adyacentes. Entre ellos encontramos el amarillo anaranjado, el azul violáceo, el azul verdoso, etc.

Obtener los colores secundarios

Los colores secundarios se obtienen de la mezcla de colores primarios. Veamos a continuación cómo obtener los distintos colores secundarios.

El color naranja. El color naranja es el resultado de mezclar en las mismas proporciones el amarillo y el rojo. Es un color intenso y muy vibrante. Si quieres un naranja más oscuro entonces la proporción de rojo debe ser mayor que la de amarillo. Si en cambio quieres un naranja más claro y con menos intensidad entonces añadiremos mayor cantidad de amarillo.

El color verde. El color verde es el color resultante de mezclar en las mismas proporciones el azul y el amarillo. Si deseas un tono más oscuro de verde entonces añade mayor cantidad de azul, en cambio si deseas un verde más claro añade mayor cantidad de amarillo.

El color violeta. El color violeta se obtiene mezclando el color rojo y el azul. Para obtener un tono de violeta más rosado añadiremos más rojo, en cambio si queremos que sea un violeta intenso y oscuro agregaremos mayor cantidad de azul.

Colores secundarios según distintos modelos de color

Colores secundarios según el modelo de color sustractivo o también el conocido como CMYK, toma como base los colores cian, magenta y amarillo. En este caso obtendremos los siguientes colores secundarios: El magenta y el amarillo da como resultado el rojo, el cian y el magenta forman el azul, el amarillo y el cian produce el verde, y por último, si mezclamos el cian, el magenta y el amarillo se obtiene el negro.

Colores secundarios según el modelo de color aditivo, también se conoce como el RGB, los colores básicos son el azul, el verde y el rojo. Si mezclamos el rojo y el verde podemos obtener el color amarillo, si mezclamos el rojo con el azul se obtendrá el magenta, y por último si se mezcla el verde y el azul se obtendrá el cian.

Colores secundarios según el modelo de color RYB, este es el modelo tradicional de coloración. En este caso los colores bases son el azul, el amarillo y el rojo. De la mezcla de rojo y amarillo se obtendrá el naranja, si mezclamos el azul y el amarillo tendremos como resultado el verde, y por último, si mezclamos el azul con el rojo se obtendrá el violeta.

Mezcla de colores secundarios

Si realizamos mezclas de colores usando colores secundarios obtendremos los siguientes colores:

El color amarillo- verdoso. El amarillo verdoso se obtiene de mezclar amarillo y verde (normalmente en menor cantidad). Cuanta menos intensidad de verde desees en la mezcla menos cantidad deberás añadir.

El color amarillo anaranjado. Este color se obtiene de la mezcla de naranja con cantidades de amarillo. Cuanto menos naranja se use, menos intenso será el tono final.

El color rojo anaranjado. En este caso usaremos el naranja como base e iremos añadiendo rojo hasta conseguir el tono rojo anaranjado que deseas. Cuanta mayor cantidad de rojo usemos más oscuro será el resultado.

El color rojo violáceo. Este color se obtiene de la mezcla de color rojo con violeta. Cuanta más cantidad de violeta se añada más oscura será la mezcla.

El color azul verdoso. El color azul verdoso se obtiene de la mezcla de azul y verde. Cuanto más claro quieras que sea el resultado más cantidad de verde añadiremos a la mezcla, en cambio, cuanto más azul usemos en la mezcla más oscuro será el resultado.

El color azul violáceo. Este color es el resultado de la mezcla del azul con el violeta. Cuanta mayor cantidad de violeta usemos más violáceo se volverá el tono. Y en cambio, cuanto más azul usemos, más oscuro será el resultado.

Otras mezclas de color usando los colores secundarios

El color marrón. El color marrón se puede obtener de varias formas distintas, entre otras: O bien mezclando el color anaranjado con el color complementario azul, o por otro lado mezclando el color verde con el color rojo.

El burdeos. El color burdeos se obtendrá de la mezcla de rojo y negro, pero debes tener cuidado de no pasarte con el negro, ya que es demasiado intenso y podría acabar con el rojo.

Colores neutros

El color blanco, representa la falta de color y no puede obtenerse de ninguna otra forma, y es usado tanto como color neutro como color básico para rebajar la intensidad del resto de colores. Además, si usamos grandes proporciones de blanco con otros colores podemos obtener diversos colores en tonos pasteles. Por ejemplo, con el rojo y el blanco obtendremos el rosa, en cambio, si mezclamos el verde con un poco de blanco conseguiremos un verde pastel.

El color negro. El color negro es el más oscuro que existe, y no puede obtenerse tampoco con ninguna mezcla de color. Sí que se pueden conseguir tonalidades cercanas al negro, pero nunca se conseguirá un negro intenso.

Esperamos que hayas aprendido cómo es la mezcla de colores secundarios y que dé las pistas que necesitas para obtener distintas tonalidades de colores.

¿Te ha gustado?
101 usuarios han opinado y a un 79,21% le ha gustado.