Hacer velas de gel en tu casa es uno de los mejores entretenimientos que puedes tener cuando no tienes nada que hacer. Si eres una persona a la que le gusta hacer manualidades, este es tu artículo. Además de pasar un rato fantástico elaborando estas velas, tendrás un ambientador personalizado.

También puedes hacerlas para utilizarlas en ocasiones especiales, como bodas, bautizos o comuniones. Lo bueno de estas velas es que, al hacerlas tú, puedes optar por el diseño que más te guste.

A continuación te dejamos toda la información que necesitas:

¿Que necesitas para hacer velas de gel?

Para hacer las velas:

  • Un vaso o recipiente de vidrio.
  • Esencias aromáticas
  • Parafina en gel o parafina para hacer velas
  • Pábilos o cuerdas

Para la decoración de las velas:

  • Arena
  • Colorante
  • Piedras bonitas o de colores
  • Flores secas
  • Hojas
  • Fruta deshidratada

¿Cómo hago velas de gel?

Instrucciones para hacer velas de gel

  1. En primer lugar, debes elegir un recipiente o vaso que sea transparente. Por eso, la mejor opción suele ser una copa o vaso de cristal. Pero si lo que quieres es una vela mucho más grande, coge un recipiente que se adecue a tus necesidades. Ten en cuenta los elementos decorativos que vayas a poner ya que cuantos más pongas, más grande debe ser el recipiente. Además, debes ver que el vaso sea lo suficientemente grueso. Si el vidrio es fino, puede llegar a desquebrajarse cuando eches la parafina derretida.
  2. A continuación, cuando ya hayas elegido el molde y estés contento con tu decisión, es hora de limpiarlo. Enjuágalo y límpialo a fondo para que no quede ningún resto de nada y sea completamente traslúcido.
  3. El siguiente paso que vamos a dar es poner la mecha. Para hacer la mecha en los materiales hemos puesto el pábilo. El pábilo ya viene preparado y es la parte que prendes de la vela. Puedes comprarlo en muchos sitios de manualidades, pero sobretodo lo encontrarás en internet. Si no tienes pábilo o no puedes conseguirlo, existe otra forma de hacer la mecha. Coge un trozo de cuerda o de cordón que esté trenzado o, sino, trénzalo tú. Cuando lo tengas, mételo en un cazo con cera fundida. En este caso, no se aconseja que sea cera de gel como la que vamos a utilizar. Es mejor que sea cera virgen, que la puedes encontrar en perlas o en planchas. Derrítela y mete el cordón dentro durante un minuto. Podrás observar como escapan burbujas de aire de tu cuerda trenzada. Cuando dejen de salir esas burbujas es que la cuerda terminó de absorber la cera. Déjala enfriar en posición vertical (para que coja la forma) unos minutos y prosigue como si fuera pábilo.
  4. Es importante la longitud de la mecha. Es recomendable que sea 5 centímetros más larga que el recipiente que vas a utilizar para la vela. Para sujetarla bien al vaso, pon un poco de pegamento o, si hiciste la mecha con cuerda, de la cera derretida. Ambas soluciones sirven igual.
  5. Cuando se haya secado el pegamento y la mecha esté bien sujeta al fondo del recipiente, funde la parafina. La parafina  en gel es esencial para esta elaboración. Puedes encontrarla en tiendas especializadas o por la web. Derrite la parafina con mucho cuidado, ya que alcanza altas temperaturas. Lo recomendable es tener un termómetro de carnes o pescado para ir viendo a qué temperatura está. Cuando el termómetro indique que está entre los 90º y los 100º, retírala del fuego. Si, por la causa que sea, la parafina no se ha derretido del todo, debes esperar a que esté completamente deshecha.
  6. Cuando ya la tengamos totalmente derretida, añadimos la esencia que hayamos escogido. Esta fragancia la debes echar cuando la parafina aún está en el cazo. Añádela y remueve para que se integre bien por todos lados. Lo normal es echar media cucharada sopera de esencia por cada 450 gramos de parafina. Pero puedes echarla más si quieres potenciar el olor. Pero ten cuidado de no echar demasiado de golpe. Si has vertido demasiada fragancia, puedes arreglarlo calentando más parafina aparte y añadiéndosela a la mezcla.
  7. Ahora es el momento de hacer las decoraciones. Si quieres hacerla con arena, ponla en el recipiente y echa encima la parafina. Un buen consejo es utilizar arena de colores o teñir tú mismo la arena. Puedes crear un montón de combinaciones con tan solo arena y colorante.
  8. Otra opción puede ser teñir la parafina. Si quieres que no sea transparente sino que tenga el color que tu quieras, puedes hacerlo. Para ello, compra tintura líquida de el color que mas te guste y échala poco a poco en la parafina. Ten cuidado porque esto tiñe más de lo que parece. Echa una pequeña cantidad y remueve bien. Si ves que quieres un color más fuerte, sigue añadiendo poco a poco más tintura. Cuando ya tengas la mezcla deseada, viértela dentro del recipiente.
  9. Puedes añadir frutas deshidratadas, flores y hojas secas, piedras... todo lo que se te ocurra y vaya bien con el diseño que quieres. Lo bueno es que puedes hacer muchas combinaciones de los diferentes elementos y quitarlos si no te gustan, ya que la cera se echa después.
  10. Para hacer la vela correctamente, pon el recipiente en un lugar plano. Vierte muy lentamente la parafina. Si lo haces de forma brusca puede ser que se muevan los elementos que estaban dentro y estropear tu obra. Cuando la estés echando, puedes agarrar la mecha para que se quede recta. Si no hace esto, puede que se te quede dentro y no seas capaz de prenderla después.

    Imagen de: http://www.aulafacil.com/

    Imagen de: http://www.aulafacil.com/

  11. Este es el momento de poner las últimas decoraciones. Si quieres que algunas queden por encima, ponlas ahora.
  12. Deja que se enfríe la vela. Cuando hayan pasado unas cuatro horas, aproximadamente, ya podrás utilizarla sin ningún problema.

Como has podido ver, no es demasiado complicado hacer unas velas a partir de una base de gel. Este pasatiempo es muy creativo. A parte de mantenerte ocupado durante un rato, puedes hacer creaciones maravillosas. Si se acerca el cumpleaños de alguien, nada mejor que regalarle una vela echa por ti mismo. Ponle su fragancia favorita y ya está. También puedes quedártelas para alumbrar tu casa los días que no haya luz o, simplemente utilizarlas de decoración.

La única advertencia que conlleva esta elaboración es que solo la puede hacer un adulto. Ya que hay que derretir la parafina y alcanza grados muy altos, los niños no pueden hacer esto solos. Si quieres compartir esta actividad con tus hijos, puedes hacerlo. Pero debes permanecer muy alerta para que no se acerquen al fuego ni toquen la cera cuando esté caliente.

Esperamos que os haya gustado este artículo y os salgan creaciones alucinantes.

¿Te ha gustado?
8 usuarios han opinado y a un 87,50% le ha gustado.