Los colores primarios son los colores bases, y desde los cuales surgen el resto de colores. Por tanto, desde que sepamos cuáles son los colores primarios y cómo podemos combinarlos entre sí sabiendo los resultados podremos salir de cualquier apuro de colores e incluso poder utilizar cualquier color que desees sin necesidad de ir a comprar ese color preciso.

Además, no solo podrás obtener colores sino también distintas tonalidades mezclando estos tonos.

Si deseas saber cuáles son las combinaciones de colores primarios y aprender más sobre el mundo de los colores así como usar una amplia de colores sin necesidad de adquirirlos todos, entonces sigue leyendo este artículo de doncomos.com donde te explicamos todo lo que necesitas saber.

Cuáles son los colores primarios

Por supuesto antes de empezar a hablar sobre mezclar colores primarios lo fundamental es comenzar saber cuáles son los colores primarios. Los colores primarios se llaman así porque son básicos y no pueden obtenerse con la mezcla de otros colores. Estos colores son el rojo, el amarillo y el azul. Estos son la base para el resto de colores, ya que surgen a partir de su mezcla, incluso los que ya compras hechos, estos colores se fabricaron a partir de la mezcla de colores primarios.

También debes saber que el negro y blanco son colores neutros. El blanco es la ausencia de color y el negro puro tampoco se puede conseguir con la mezcla de colores, tan solo podremos conseguir una aproximación al negro oscuro.

Por tanto, deberás de tener estos tres colores primarios para obtener los colores secundarios con su mezcla. El negro y el blanco nos ayudarán a obtener diversos tonos del color conseguido.

Los colores secundarios

Los colores secundarios o colores binarios son los colores conseguidos con la mezcla de dos colores primarios, de ahí su nombre. También con la combinación de colores secundarios y de los secundarios con los primarios obtendremos después los colores terciarios, obteniendo de esta forma más colores.

Los colores secundarios principales son el verde, el violeta y el naranja. A continuación vamos a ver cómo obtener cada uno de estos colores. Además da igual el formato de las pinturas que estés usando, ya sean lápices, crayones, pintura, etc, con todas ellas podrás realizar las mezclas de color y obtener los colores secundarios, terciarios, etc.

Naranja

El naranja es uno de los colores secundarios. Este color se consigue mezclando el color rojo con el color amarillo. Si añadimos la misma cantidad de cada color nos quedará un naranja brillante, como el color de la fruta naranja. Si deseamos una tonalidad de naranja más oscura e intensa entonces solo debes añadir más rojo que amarillo. En cambio si quieres un color de naranja un poco más claro o más amarillento entonces usa más amarillo que rojo. Puedes conseguir muchas tonalidades de naranja según las proporciones de rojo y amarillo que utilices en tu mezcla.

Verde

El color verde es otro de los colores secundarios, y este color lo podemos conseguir con la mezcla del color azul y el color amarillo. Si lo mezclamos a partes iguales obtendremos un verde bastante neutro aunque llamativo, como el color de las hojas de las plantas. Si deseas obtener un tono de verde oscuro entonces deberás añadir más cantidad de azul que de amarillo. Ten en cuenta que cuanto menos amarillo añadas el verde se volverá más oscuro pero también irá adquiriendo una tonalidad más azulada. Si deseas un verde muy intenso entonces añade más cantidad de amarillo en tu mezcla de colores.

Violeta o morado

Gracias a la última combinación de dos colores obtendremos otro color secundario, es el violeta o morado. El violeta lo obtendremos combinando el color rojo con el color azul. Si deseas un tono de violeta muy oscuro entonces deberemos añadir más azul. En cambio si deseas un tono de violeta que vaya más hacia el fucsia, entonces añadiremos más cantidad de color rojo.

El color marrón

El color marrón es un color terciario, pero su obtención se consigue con la mezcla de los tres colores primarios. Podremos obtener el color marrón desde dos formas. La primera es a partir de un color anaranjado (que se obtendrá de la mezcla de rojo y más cantidad de amarillo) con el color azul. Cuanto más azul añadamos más oscuro quedará el tono de marrón.

También podemos obtener el marrón a partir del verde (que habremos elaborado mezclando azul y amarillo) junto con el rojo. Un marrón más rojizo se obtendrá añadiendo más cantidad de rojo.

Si ya tienes un poco de práctica podría obtener el tono de marrón mezclando directamente todos los colores primarios, sin necesidad de hacer primero las mezclas de naranja o verde. Ten en cuenta que si lo haces así, según la cantidad de cada color que vayas añadiendo obtendrás distintos tonos terrosos diferentes.

Color turquesa o agua marina

El color turquesa o agua marina es un color muy bonito y que transmite mucha tranquilidad. Si deseas obtener este color entonces deberemos mezclar el color verde (si es preciso lo habremos mezclado previamente con azul y amarillo) y le añadiremos más color azul. Si deseas un turquesa más intenso entonces ve añadiendo poco a poco más cantidad de azul, si lo quieres más pastel puedes añadirle un poco de blanco.

Color amarillo verdoso

El amarillo verdoso es otro color que podemos obtener con la combinación de colores primarios, para conseguirlo debemos obtener previamente el color verde mezclando azul y amarillo y después añadirle más color amarillo. Cuanto más verdoso quieras que resulte este color añádele menos amarillo o más verde. Si ya tienes práctica mezclando colores puedes obtener este color directamente, únicamente usando el amarillo y el azul y controlando bien las proporciones.

Rosa

Podemos obtener el color rosa si mezclamos el color rojo con blanco. Cuanto más blanco añadamos más claro será el tono de rosa obtenido.

Burdeos

El color burdeos es un rojo oscuro, intenso, y este lo obtendremos si mezclamos el color rojo con un poco de negro. Ten en cuenta que cuanto más negro usemos más oscuro resultará el burdeos y más intensidad de rojo perderá.

Obtén el gris

El gris no se obtiene directamente de la mezcla de los colores primarios, sino que se obtendrá de la mezcla de los dos colores neutros. Es decir, del blanco y el negro. Cuanto mayor sea la proporción de blanco que añadamos a la mezcla, más claro será el gris que obtendremos, en cambio, si la proporción de negro es mayor que la de blanco entonces el tono de gris que conseguiremos será más oscuro.

Obtener tonos pasteles

Si deseas conseguir tonos pasteles entonces deberás hacer la mezcla de colores primarios si deseas un naranja, verde o violeta pastel y después ir añadiendo poco a poco el blanco, ve mezclando los colores y añadiendo más blanco hasta que consigas el tono que deseas.

Si quieres amarillo, rojo o azul pastel sólo deberás añadir blanco a los colores primarios para disminuir su intensidad y conseguir el tono pastel que desees.

El blanco también sirve para aclarar un poco la intensidad del color, aunque no llegue a obtenerse un tono pastel.

El uso del negro

Como ya hemos dicho el negro es un color neutro y aunque en general se usa así, sobre todo para marcar contornos, lo cierto es que añadiendo un poco de negro a cualquier color o mezcla de color conseguiremos obtener tonos de intensidad más oscura. Debes tener mucho cuidado en este caso y añadir de muy poco en poco el negro para que no se pierda el color base, ya que el negro es el color más fuerte que existe y el que puede cubrir el resto de colores.

Proporciones en las mezclas de pintura

Si estás pintando con pintura acrílica, o pintando alguna pared, pintando al óleo, etc, lo mejor que puedes hacer si no sabes qué cantidad exacta de pintura vas a necesitar de ese color es que realices la mezcla de pintura usando medidores y apuntando en una hoja las cantidades exactas que vas añadiendo de cada color.

Esto también te puede servir de futura referencia, si en algún momento quisieras obtener el mismo color, y por algún motivo no consiguieses obtenerlo por ti mismo, además te ahorra tiempo de hacer mezclas e ir haciendo diversas pruebas y cometer algunos errores hasta conseguirlo. Puedes tener tu propio muestrario de colores pintando por ejemplo un cuadrado con el color obtenido y apuntando al lado las cantidades usadas de cada color en la mezcla para obtenerlo.

Además es importante en estos casos de que siempre para realizar las mezclas de pintura uses recipientes limpios y utensilios para mezclar, como las varillas, completamente limpios, puesto que la suciedad o restos de otras pinturas interferirán en tu mezcla de colores.

Aquí te hemos mostrado cuáles son las combinaciones de colores primarios y cómo los puedes obtener, pero recuerda que siempre podrás practicar por ti mismo y ver qué colores puedes conseguir según los colores que uses y las proporciones que añadas.

¿Te ha gustado?
150 usuarios han opinado y a un 89,33% le ha gustado.