Los juguetes y los juegos infantiles van y vienen y como otras cosas tienen sus modas, pero aún así, hay más de un juguete que a pesar de todo, perdura en el tiempo, porque su capacidad de diversión o su amenidad hacen que se conviertan en algo intemporal.

Uno de estos juguetes que ya no se llevan mucho, pero que son muy divertidos tanto a la hora de confeccionarlos como en el momento de usarlos es el molino de viento de papel. Y es que además de ser un juguete con el que puedes sorprender a tu hija o a tu hijo pequeños, es una creación de papiroflexia, el arte de hacer figuras en papel, que puede decorar muy bien una terraza o un jardín, sobre todo cuando sople la brisa y mueva las aspas de este molinillo tan clásico.

Es una manualidad sencilla de construir, y se precisan muy pocos elementos, todos ellos muy básicos, y se realiza en poco tiempo. Por eso es divertida tanto su preparación como el aprendizaje de cómo hacerlo, e incluso los niños más pequeños se lo pasarán estupendamente haciendo este molino de viento de papel, siendo una magnífica ocasión de ocio para disfrutar juntos los progenitores con sus hijos.

A continuación te mostramos paso paso cómo construir un molino de viento de papel, de forma clara y sencilla.

¿Que necesitas para construir un molino de viento de papel?

  • Una cartulina o papel grueso
  • Regla
  • Lápiz
  • Tijeras o cúter
  • Varilla de madera
  • Chincheta
  • Alfiler
  • Rotuladores
  • Lápices de colores
  • Pegamento
  • Arandela
  • Martillo

 

 

Instrucciones para construir un molino de viento de papel

  1. Un cuadrado. Toma una cartulina del color que prefieras o blanco, si quieres decorarla con varios colores pintados por ti mismo, con rotuladores, lápices, témperas, etc. En ese pliego de cartulina tienes que dibujar un cuadrado de 20 centímetros de lado, para lo que te será muy útil usar una regla de plástico transparente y recortarlo con las tijeras.
  2. Decoración. Es opcional, pero si decoras el cuadrado te quedará más llamativo y bonito. Puedes pegar encima del cuadrado que has recortado otro del mismo tamaño de papel charol o brillante. También puedes medir y cortar cuatro cuadrados, cada uno de ellos correspondiente a la cuarta parte del cuadrado original, pero de cartulinas de otros colores contrastados, por ejemplo, rojo, violeta, amarillo y verde, pegándolos encima del cuadrado original como en un tablero de ajedrez. También puedes recortar siluetas de diversas formas, geométrica, de animales, de personas, de barcos, árboles, etc., dibujadas sobre cartulinas de distintos colores o de color blanco coloreadas por ti, y pegarlos en la zona que te guste más del cuadrado original. Es preferible que no sean muy grandes para que se vean bien. También puedes recortar imágenes de revistas o envoltorios de diseño como el papel de regalo, etc.
  3. Líneas diagonales. Dibuja con un lápiz de punta fina dos líneas diagonales que crucen como una equis el cuadrado de cartulina, de esquina a esquina. En el centro, donde una diagonal cruza la otra, dibuja un punto grueso para marcarlo. Si lo prefieres, en lugar de dibujar las líneas diagonales, lo que puedes hacer es doblar el cuadrado uniendo cualquiera de sus esquinas con la contraria, formando un triángulo, y después repitiendo la operación con las otras dos esquinas. Así quedarán marcadas las líneas por donde debes cortar después.
  4. Corta. Ahora tienes que cortar esas líneas que has dibujado, con unas tijeras o un cúter. Pero es muy importante lo siguiente: Al cortar no tienes que llegar al centro, llevando el corte has unos 3 centímetros del punto del centro, de manera que te quedarán cuatro picos unidos por el centro, donde está la zona de unión.
  5. Dobla los pliegues. Una vez hechos los cortes, tendrás cuatro triángulos equiláteros separados, pero unidos por el punto central. De esta forma, para montar lo que ya se irá pareciendo a un molino de viento de papel, toma la punta superior izquierda del triángulo de arriba del cuadrado original, y pliégalo hacia el punto central, donde lo sujetarás con un dedo. Después, toma la punta izquierda superior de los siguientes triángulos, siguiendo el orden de las agujas del reloj, y sujeta todas las puntas en la zona central con un solo dedo.
  6. Clava una chincheta. Ahora toma una chincheta que tendrás preparada al lado mismo del molinillo, y clávala en el centro del molino de viento de papel, justo en las puntas de las solapas que estabas sujetando con el dedo, atravesándolas, hasta el fondo, también el punto central que no habías cortado.
  7. El alfiler. Entonces toma un alfiler, que deberá ser algo más fino que la punta de la chincheta con la que has agujereado las solapas -para permitir que el molino gire-, y sustituye la chincheta por el alfiler. Quedará muy decorativo que uses un alfiler de los que llevan una cabeza de color, brillante o de nácar, o similar. Con el alfiler atraviesa todas las solapas y el fondo, y luego dale la vuelta al molinillo y en la punta del alfiler, ponle un abalorio o pieza de metal, al estilo de una pequeña arandela. Déjalo así a un lado, para preparar el palo que lo sujetará.
  8. La varilla. Agarra el palo o varilla fina de madera, que tendrás preparada, que sujetará el molino de viento de papel. Te puede servir algo parecido, como una brocheta de madera de bambú, o algún tipo de palillo largo, que tenga unos 30 ó 40 centímetros de largo. Humedece uno de los extremos de la varilla, para que cuando claves en ella la punta del alfiler no se astille. Antes de hacer todo esto, si quieres puedes pintar la varilla del color que más te guste, o barnizarla, con algo de color o sin él. Pero asegúrate de que se ha secado la pintura o el barniz, antes de humedecer una de las puntas.
  9. Clava la varilla. Una vez humedecida una punta del palo o varilla, coloca encima de ese extremo la punta del alfiler del molinillo, y aprieta con los dedos para que se clave en la varilla. Si fuese necesario, usa un martillo o una herramienta para darle algunos golpecitos y fijar el molino en el palo. Dobla la punta del alfiler, después, con un alicate. Así ya tendrás tu molino de viento de papel.

Consejos para construir un molino de viento de papel

  • Puedes usar una pajita de beber en lugar de una varilla de madera, lo que hará el molino más ligero de usar.
  • Si es un niño quien está montando el molino de papel, debería estar bajo la supervisión de un adultos para evitar accidentes.
¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 66,67% le ha gustado.