Tapizar un sofá puede ser una tarea sencilla que podría ayudarte a darle un mejor toque a tu salón, el cual sin lugar a dudas, te ayudará a crear un sofá mucho más atractivo que ese viejo sofá que tienes en casa.

Tapizar algo es poner encima de un mueble una tela especial, la cual suele ir rellena de espuma. De esta forma, se logran dos cosas. En primer lugar, vamos a lograr que el sofá y el mueble que hayamos tapizado luzca estupendo, con una tela que hace que tenga un diseño espectacular.

En segundo lugar, tapizar un sofá tiene como objetivo mejorar el confort del mismo, ya que una tela tapizada siempre está acolchada en un sofá y por este motivo, te podría ayudar a conseguir un sofá tapizado y confortable de la más alta calidad.

En este otro artículo donde explicamos cómo tapizar una silla seguro que también te interesará y te será de utilidad.

Tapizar un sofá es una tarea que es cara, la cual te hace el típico tapicero que pasa por las casas de vez en cuanto y que dice un mensaje sobre tapizar sillas, sillones, mecedoras… el cual todos conocemos. El tapicero lo hace muy bien, sin embargo, te podría salir tapizar el sofá bastante caro.

Las noticias buenas son que nosotros mismos vamos a poder tapizar el sofá, aunque no te lo creas. Realmente lo que vamos a hacer es quitar la tela antigua, volver a poner espuma si hace falta y finalmente, vamos a poner la nueva tela y a grabar de la forma correcta sobre el sofá, logrando así cambiar por completo la estética del mismo.

Esta tarea te llevará tiempo, ya que sobre todo tendrás que buscar una buena tela para tapizar y tendrás que desmontar el sofá. Sin embargo, una vez que hayas acabado, vas a notar todo esto como algo que habrá merecido sin duda la pena, ya que un sofá tapizado queda mucho más bonito que uno sin tapizar.

Si no sabes tapizar un sofá, estás sin duda en el lugar correcto, ya que vamos a aprender paso a paso cómo tapizar un sofá de la forma correcta.

Instrucciones para tapizar un sofá

  1. Desmontar el sofá empezando por fuera:
    Lo primero que debes saber, es que el sofá se debe desmontar para así poder tapizarlo de la forma correcta, ya que un tapizado se debe hacer parte por parte. Por este motivo, vamos a tener que desmontar el sofá, algo que lo vamos a hacer empezando por fuera. Vamos a comprobar si nuestro sofá tiene algunas juntas para poder quitarlo o si tenemos que arrancar las tablas (luego las tendremos que pegar con pegamento). En cualquier caso, debes empezar por fuera, quitando en primer lugar los brazos del sofá, en segundo lugar, todos los cojines y finalmente el cojín trasero y la parte de abajo el sofá. Haz esto en este orden y trata de no romper el sofá. Además de esto, debes asegurarte de acordarte cómo se desmontó el sofá, por la sencilla razón de que después vas a tener que volverlo a montar y si no sabes hacerlo, habrás realizado todo el trabajo de desmontar y de tapizar el sofá en vano, así que vete memorizando paso por paso lo que has ido haciendo, ya que así no habrá duda alguna.
  2. Quitar el tapizado antiguo:
    Ahora que ya hemos desmontado el sofá parte por parte y que por lo tanto, lo tenemos perfectamente separado y diferenciado parte por parte, vamos a eliminar el tapizado antiguo. Si es un sofá de fundas, esto va a ser muy fácil, ya que lo único que vamos a tener que hacer es abrir la cremallera y dejar al descubierto la espuma, algo que nos ahorrará muchísimo trabajo. Sin embargo, la mayoría de los sofás o sillones ya vienen tapizados de antes, así que vamos a tener que quitar el tapizado antiguo. Para esto, vamos a coger unas tijeras y a ir rompiéndolo poco a poco, hasta eliminar toda la tela de los mismos. Ahora debemos dejarlo todo apartado y la espuma dejarla ahí, ya que luego la vamos a necesitar y es la parte que vamos a recubrir de nueva tela. Asegúrate de quitar todo el tapizado antiguo antes de poner nada nuevo, ya que si lo ponemos por encima de cualquier manera, van a quedar bultos y cosas raras que sin duda no queremos dejar en nuestro sofá y que es mejor eliminar sin lugar a dudas.
  3. Poner la tela y el relleno si es necesario:
    Ahora que ya hemos acabado de quitar todo el tapizado antiguo, vamos a empezar a poner el tapizado nuevo, el cual vamos a poner con el objetivo de sustituir al antiguo. Esto lo vamos a hacer poniendo primero la tela encima de los lugares clave, como por ejemplo los cojines. Además de esto, vamos a comprobar el estado del cojín y de la espuma, ya que ya que vamos a tapizar, vamos a hacer las cosas bien. Si el cojín y la espuma del mismo está en mal estado, podríamos cambiar la espuma por nueva espuma de calidad o cambiar el cojín entero, siempre que sea del mismo tamaño de tu sofá y quepa correctamente. Una vez que esté todo cambiado, vamos a proyectar la tela en cada parte, es decir, a recubrir de tela toda la parte y a dejarlo así, algo que vamos a hacer antes de grapar y cortar, ya que así vamos a poder comprobar de una forma fácil y gratuita como queda todo esto y de esta forma, comprobar a ver si esta tela que hemos escogido es la correcta o si deberíamos realizar algún tipo de cambio al sofá y al tapizado.
  4. Grapar todo por orden:
    Ahora que ya tenemos todo bien proyectado y puesto, vamos a graparlo todo en orden, es decir, a coger una grapadora y a ir colocando las grapas en nuestra parte. Una vez que lo hayamos hecho, ya estará cada parte tapizada y ya podremos cortar la tela que ha sobrado. Vamos a asegurarnos de que la tela que ha sobrado no deje ningún resto colgante, es decir, que la tela que sobre de las grapas sea la mínima posible. Esto hay que hacerlo en todas las partes que vamos a tapizar, tratando de comprobar primero como ha quedado todo para comprobar si habrá que cambiar la tela o si con esta ya vamos a tener un sofá tapizado de la forma correcta. Ahora ya podemos montar, ya que habremos acabado de tapizar.
  5. Unir el sofá:
    Ahora es el turno de volver a unir el sofá, pero esta vez en vez de hacerlo como cuando hemos desmontado, lo vamos a hacer justamente al revés, es decir, vamos a poner en primer lugar las partes del centro como los cojines y la parte de abajo y luego los laterales. Una vez que hayamos acabado con todo esto, vamos a comprobar que las tablas están bien y a volver a colocarlo todo. Si has roto algo, podrás arreglarlo con pegamento si no es una reparación muy costosa y si no, tendrás que comprarte otra tabla.
  6. Disfrutar y cuidar el tapizado nuevo:
    Finalmente, ya hemos terminado de tapizar nuestro sofá y por este motivo, ya vamos a poder disfrutarlo con toda nuestra familia y amigos. Sin embargo, ahora toca cuidarlo muy bien, ya que tantas horas de trabajo no deberían ser en vano y deberían poder durar muchos muchos años.
¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 33,33% le ha gustado.