Cuando se elige poner telas en el exterior o al aire libre, una de las cosas más importantes es impermeabilizar las telas. Es un paso importantísimo para que no se eche a perder ni se estropee, aunque sea un paso algo tedioso de realizar.

Otra cosa idónea y un truco buenísimo que seguro, agradeceréis, en épocas estivales (cuando más se utiliza) es, por ejemplo, poder impermeabilizar las telas de los manteles, caminos de mesa, servilletas, etc. Entre otras cosas.
Imaginaros una velada cualquiera, con la mantelería o un camino de mesa en el jardín. Vasos, jarras, líquidos… y manchas en el mantel. El alcohol, como el vino (entre otros) son muy complicados de poder eliminar. Por tanto, para intentar evitar sustos y que se nos eche a perder la mantelería o las telas, el truco está, en impermeabilizar la tela. Hay muchas maneras de poder hacerlo, os enseñaremos desde doncomos.com cómo impermeabilizar telas.

Una de las maneras más sencillas es irte directamente a una tienda de telas o una droguería y que ahí os aconsejen qué productos son los idóneos para poder echar sobre las telas e impermeabilizarlas.
Los productos pueden ser en espray, líquidos, aplicándolos con un pincel, etc.

Instrucciones para impermeabilizar telas

  1. Tened en cuenta qué superficie tenéis que impermeabilizar. Si la zona es pequeña, lo podéis hacer todo del tirón. Pero si es una superficie grande, lo ideal es, que vayáis por zonas, para que no se quede ni una sin impermeabilizar y se termine echando a perder. Poco a poco, como pintando un lienzo. No os preocupéis por se os pueda secar, no hay problema.
  2. Coged los papeles de diario o el mantel de plástico y colocarlo sobre la superficie en la que vais a trabajar, para no mancharlo ni estropearlo.
  3. Una vez protegido bien, coged las telas que queréis impermeabilizar y aseguraros de que quedan planas en la superficie. Estiradla bien, que no queden arrugas.
  4. Si veis que por el tejido (el algodón se arruga mucho) está bastante arrugado, no dudéis en plancharlo.
    Lo mismo ocurre si es una tela nueva. Siempre, que esté previamente lavado y muy seca. Aunque queráis hacerlo con prisas, de verdad, es un paso muy importante para que quede bien el paso final. Tened en cuenta, que, si el tejido está manchado o lleva algún componente, repelerá la cera y no saldrá bien.
  5. Empezamos con las ceras. Coged la parafina e ir cortándolo a trozos.
  6. Coged los trozos de la parafina y echadlas en un cuenco o en la olla.
  7. Colocar la olla al fuego, el fuego a nivel medio, con agua.
  8. Observar cuando el agua empiece ya a hervir. En ese momento, colocar el cuenco de metal y la parafina dentro de este cuenco. Básicamente, este punto es el que se le llama el baño María.
  9. En este paso lo importante, muy importante, es que el agua no se cuele dentro del cuenco. Si se mezcla la cera con el agua, se echará a perder.
  10. Id removiendo la cera con la cuchara e id comprobando, que se va deshaciendo y cuando observéis, que ya está, apagar el fuego y retirar con cuidado, el cuenco con la parafina.
  11. Coge el pincel o la brocha y junto con la parafina, pinta la tela. Haceros una idea, de que la parafina es una pintura. Lo mismo. No os dejéis ninguna zona sin pintar.
  12. Al principio puede ser que os asustéis, pero podéis estar tranquilos, no quedará así. Eso sí, pintad la tela abundantemente.
  13. Cuando hayas terminado de pintar y a pesar del color que habrá adquirido, es hora de darle calor. Coge el secador y empieza a secar. No muevas la tela, no la toques… sólo ve pasándole calor con el secador.
  14. En este paso, habrás visto que el tono muy blanco ha ido desapareciendo y que, tras volverse a enfriar, ha vuelto a salir un tono blanco (no tan intenso). Ahora comprueba, que toda la tela está en el mismo color. Si observaras, que hay huecos que no lo están, es porque no le pasaste la cera… por tanto, repite los pasos anteriores.
  15. Cuando hayas pasado la cera por toda la superficie, coge la tela y déjala unas horas (un día entero o incluso 48horas) a que repose.
  16. En algunos casos, si la tela es pequeña y tienes una nevera grande, puedes meterlo dentro para que se enfríe antes. Pero bastará con no tocarlo y dejarlo secar.
  17. Pasadas las horas de reposo, puedes tenderlo al sol eso si (y evita las lluvias o humedad). El sol y el aire, hará que se seque bien y se ventile completamente.
  18. Para terminar el proceso, como último paso, para eliminar lo que pudiera quedar de cera visible, puedes ponerlo a lavar (sin problema, como harías con cualquier otra prenda) o bien, pasarle un trapo por encima, con suavidad, para retirar el sobrante.
  19. Si el plan casero no te convence y te parece demasiados pasos a realizar, como ya te dijimos, tienes la opción de comprar productos específicos en tiendas especializadas. Lo que tienes que tener en cuenta siempre en estos pasos, es usar los productos en días que no haga aire ni tampoco llueva.
  20. Los siguientes pasos, siempre son como el paso anterior. La tela, siempre limpia, no puede estar sucia para evitar que la suciedad y la humedad, repele el producto. En caso de polvo, con pasarle el aspirador o un pincel, será suficiente.
  21. Ten en cuenta que, si la tela la vas a dejar en el jardín o la terraza, al tener que soportar a diario la humedad, el sol continuo, el agua, etc. Tiene que usarse productos específicos para que nos aguante el máximo tiempo posible. Te aconsejamos que utilices un producto impermeabilizante (que repelerá el agua) y un producto especifico contra los rayos ultravioletas (para evitar los daños solares).
  22. Aguantarán bien tejidos como el cuero, el nylon y las lonetas.
  23. Coge el tejido (la tela que vayas a tratar) estírala bien y rocíale el producto por toda la superficie.
  24. Cuando se seque el producto (asegúrate de leer bien las instrucciones del producto), rocíale otra capa por encima. Seguramente, deberás esperar entre las dos capas de impermeabilizante y la espera total, un día entero.
  25. Otra opción que muchos utilizan para que pueda durarte un poco más la tela, es aplicar un sellador en las costuras. No olvides después del impermeabilizante, utilizar un sellador. Haciéndolo, conseguirás que las costuras te aguanten mucho más tiempo y a la larga, lo agradecerás.
  26. Terminados los pasos, lava la tela y tiéndela.
  27. Es importante, que no laves las telas con la parafina y/o cera con agua caliente. Siempre, con agua fría. Y tampoco, lo hagas con agua y jabón. Sólo hazlo con agua.
  28. Y cuando estés haciendo la impermeabilización con la cera, no olvides no dejarlo secar al sol, haz los pasos como te hemos contado. Si dejas la tela con la cera al sol, éste, hará que la parafina se deshaga y se echará todo a perder y no será efectivo.
  29. Siempre tened muy en cuenta, lo que indiquen en los envases de los productos. Hay muchos productos que son muy contaminantes y pueden dar muchos problemas si no se utilizan de la manera correcta.
  30. Siempre que utilicéis aerosoles/espray o productos fuertes, hacedlo en un espacio abierto. Abrir ventanas y preferible, si lo hacéis al aire libre. Lo mismo ocurre con el deshecho de esos productos, no se os ocurra, tirarlos por el retrete, por el baño… nada de tirarlo por el desagüe, tened un poco de conocimiento porque ya sabéis que son sumamente tóxicos, que no solamente puede dañar las tuberías de vuestra casa, sino que son contaminantes y tóxicos y no ayuda a prevenir el cuidado del medio ambiente.

¿Que necesitas para impermeabilizar telas?

  • Cera de parafina. Tenéis que tener en cuenta cómo es de grande la superficie. Si son telas de un tamaño pequeño o enormes. En esos casos, valorad las cantidades. Como mínimo, un kilo.
  • Un cuenco de un tamaño grande, de metal.
  • Una olla para las ceras y la parafina. Tened en cuenta que será sólo para este uso, porque quedará llena de cera… Tenedlo en cuenta, para que no os importe que se estropee.
  • Una brocha o pincel. El tamaño depende del tamaño de las telas. Se echará a perder con la cera, así que, si por casa tenéis pinceles o brochas viejas, utilizarlas para esto.
  • Una cuchara. Mejor si es de metal, para que la cera no queme la madera ni se os pegue.
  • Un trapo o un cepillo, para eliminar los restos de parafina que puedan quedar en la tela y eliminarla sin dañar la ropa.
  • Un secador.
  • Guantes de látex para no mancharos.
  • Una mascarilla (si utilizáis aerosoles en espacios cerrados).
  • Agua para llenar la olla y hacer el baño María.
  • Papel de diario y/o plásticos, para evitar que la superficie donde uséis las ceras se manche o se estropee.

Consejos para impermeabilizar telas

Si como ya hemos advertido, tenéis que utilizar los productos dentro de casa, no olvidéis abrir las ventanas para que haya aire y se vaya renovando. Utilizar aerosoles para impermeabilizar las telas dentro de un espacio cerrado y pequeño puede daros un buen susto como dolores de cabeza, picor de ojos, mareos y vómitos (por intoxicación).

En caso de ser un espacio cerrado y pequeño, aparte de lo mencionado, no olvidéis una mascarilla. Las venden en grandes superficies o tienda de manualidades. No son caras y os ahorrareis intoxicaciones.

Antes de colocar las telas, los manteles, las cortinas, o lo que hayáis querido impermeabilizar, tened en cuenta que no quede ni un trozo de cera de parafina. Si queda, como os hemos contado, retirarlo con un trapo o un cepillo. Y luego lavarlo, pero sólo con agua fría. Nunca caliente ni tampoco jabón. Una vez, ya lavado y bien seco, no os preocupéis por nada más. Ya lo podréis ir lavando con normalidad y dejarlo a la intemperie.

Una buena idea, si os gusta hacer comidas y/o cenas al aire libre y sois de usar manteles, posavasos, cortinas y objetos varios, de tela, es muy buena idea, poder impermeabilizarlo todo en medida de lo que podáis, para que os dure mucho más tiempo en perfectas condiciones. Pensad que el sol le da todos los días, más las lluvias, la humedad, el uso diario… a la larga o corto plazo en algunos casos, se termina estropeando y echando a perder.

Ahora, ya podéis estar tranquilos/as y no os tenéis que preocupar más de si os olvidáis en el jardín las telas y se estropean o si en las cenas os derraman líquidos sobre los manteles o colchas en el sofá o cojines. (por da algunos ejemplos). Os bastará con limpiarlo un poco con un papel para que absorba los líquidos y a la lavadora. Se acabó pensar que no se irá la mancha. Veréis, que los líquidos quedarán en la superficie porque la cera, los repele.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.