Cómo hacer velas de parafina

Cada vez son más las personas que se encuentran interesadas en hacer velas caseras, nada extraño teniendo en cuenta que, además de aportar calidez al hogar, también son perfectas como elemento decorativo en circunstancias diversas. Con solo un poco de paciencia y con una mínima inversión en materiales podrás conseguir excelentes creaciones.

Te vamos a explicar todo lo que necesitas y los pasos que debes seguir para que sepas cómo hacer velas de parafina caseras. Las posibilidades en cuanto a diseño son ilimitadas, ya que podrás encontrar diferentes moldes y también podrás darles tu propio estilo.

A la hora de hacer velas caseras podrás encontrarte con una sinfín de opciones, ya que el universo es amplísimo a la hora de hacer este tipo de creaciones. De hecho, podrás optar por velas aromáticas, de masaje, clásicas, naturales… todo ello dependiendo de los materiales que utilices. En nuestro caso, te vamos a explicar cómo debes hacer para crear unas velas de parafina, que son una de las mejores opciones para quienes buscan velas económicas.

Consideraciones sobre las velas de parafina

Andes de explicarte cómo hacer velas de parafina es importante que conozcas algunas de sus características y particularidades. De esta manera podrás decidir si hacer este tipo de velas o prefieres alguna otra:

  • Desprenden un hollín negro similar al de la quema de combustible. Este puede ensuciar paredes y muebles, aunque situándolas en el lugar indicado no deberá ser un problema.
  • No se queman completamente, por lo que siempre queda parte de la parafina sin consumir. Esto hace que no se pueda aprovechar la vela en su totalidad, aunque cumple perfectamente con su cometido.
  • Se queman de una forma más rápida que otras velas, lo que hace que duren menos.
  • Existen diferentes tipos de parafinas entre las que puedes elegir y que tienen diferentes características. En función de la que elijas te encontrarás con diferente resistencia y facilidad de uso, así como características como efectos brillante, mate…

Tipos de parafinas para velas

Existen diferentes tipos de parafinas para velas que puedes utilizar, siendo las más habituales las siguientes:

  • 56º. Es una parafina con un bajo punto de fusión, translucida e muy fácil de trabajar con ella, aunque se consume con facilidad.
  • 58º. Está especialmente creada para hacer fanales, es decir, velas huecas. Es maleable y fácil de trabajar con ella aunque ofrece poca dureza.
  • 58-60º Premium. Es una buena opción para la creación de velas rústicas. Son más incómodas de utilizar y se venden en bloques.
  • 65º. Es la indicada para crear velones y cirios. Es opaca y ofrece gran resistencia y durabilidad.
  • 74º. Es una parafina con un punto de fusión elevado que aporta resistencia y calidad.
  • Microcristalina. Se recomienda para velas con una alta cantidad de detalle. Su precio es más elevado pero es de mayor calidad.
  • GV-70. Son perfectas para quienes buscan hacer velas brillantes, con efecto espejo.
  • GV-565. Está concebida para hacer velas que se abren por la mitad. Provoca un efecto increíble y único.
  • Gel. Es un tipo gelatinoso que se utiliza para hacer velas de gel en vaso. Es posible hacer creaciones muy originales. Alcanza temperaturas muy elevadas.
  • Polvo. Se utilizan para las velas en vaso con diferentes capas de color. Son muy fáciles de utilizar ya que no es necesario fundirlas.

Instrucciones para hacer velas de parafina

 

Si quieres saber cómo hacer velas de parafina solo tienes que seguir los siguientes pasos:

  1. En primer lugar debes derretir la parafina. Para ello la introducirás en una cacerola y te asegurarás de que llega a estar lo suficientemente líquida. Para que te hagas una idea, debe ser lo más parecida al agua que sea posible.
  2. Con ayuda de un termómetro tendrás que mantener el control sobre la parafina. De esta manera podrás saber cuando ha alcanzado su temperatura de fusión óptima. En ese momento será cuando puedas añadir el colorante. Será suficiente con que utilices media cucharadita, aunque si vas añadiendo poco a poco podrás alcanzar el tono que desees.
  3. A continuación tendrás que añadir un chorrito de la esencia que prefieras. Tras añadirlo, debes revolver para que se mezcle todo y quede perfectamente integrado.
  4. Luego debes verter en el molde la mezcla. Ten en cuenta que la parafina desprende muchos residuos, por lo que es aconsejable que hagas tu vela sobre una superficie que se encuentre bien cubierta con papel de periódico o plástico.
  5. Tras colocarla sobre el molde espera unos 90 minutos. Pasado este tiempo podrás desmoldar la vela y proceder a agujerearla haciendo uso de la varilla.
  6. Tras agujerearla por el centro con la varilla introducirás un trozo de mecha un poco más largo que la vela. Luego, una vez que ya se encuentra dentro es cuando tendrás que cortar lo que sobre.
  7. De esta forma tan sencilla ya tendrás hecha tu propia vela de parafina casera. Si lo prefieres puedes pulirla usando una media de nylon o darle algún tipo de decorado, incluso recurriendo al uso de algún tipo de barniz. Aquí ya entra en juego tu creatividad y el aspecto final que quieras darle.

¿Que necesitas para hacer velas de parafina?

Para la elaboración de velas caseras de parafina necesitarás de los siguientes materiales:

  • Parafina. Aunque también puedes hacer uso de una cera virgen, la parafina es más económica y con una de 74º será suficiente para poder conseguir los mejores resultados. Debes tener presente que cuanto más bajo sea su punto de fusión, se derretirá con una mayor rapidez, además de que será menos dura.
  • Colorante. En cualquier tienda especializada podrás encontrar diferentes tipos de colorantes que podrás utilizar. Busca un colorante especial para velas para darle el color que prefieras y se adapte a tu estilo.
  • Esencia. Puedes comprar esencias o bien hacerlas tú mismo. No obstante, teniendo en cuenta la gran variedad existente en el mercado y el bajo precio que tienen, puedes comprarla y ahorrar tiempo.
  • Molde. Usa moldes de silicona de la forma que prefieras para crear tu vela. La ventaja de este material es que tiene una gran resistencia y se pueden desmoldar sin dificultad.
  • Varilla. Puedes utilizar cualquier tipo de varilla metálica que te pueda servir para crear el agujero en el que irá introducido el pabilo o la mecha. Asegúrate que sea de su mismo grosor.
  • Mecha o pabilo.
  • Termómetro.
¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.