Llevar prendas y complementos confeccionados a mano y únicos es algo que a todos nos gusta. Es por ello por lo que siempre es recomendable aprender a realizar prendas o complementos sencillos como, por ejemplo, una bufanda. Aprender cómo hacer una bufanda es realmente sencillo ya que se necesitan pocos materiales. Tendrás la ventaja de llevar algo único y, además, hecho por ti, ¿Qué más puedes pedir?

Este artículo donde te explicamos cómo bordar a máquina también te puede interesar.

La forma más sencilla de hacer una bufanda es usar la lana. El punto de lana es muy sencillo de realizar, por lo que es ideal para ti si eres principiante y quieres aprender a hacer tu propia bufanda.

¿Que necesitas para hacer una bufanda?

Para hacer una bufanda necesitarás algunas cosas:

  • Palillos o agujas de tejer
  • Lana de diferentes colores
  • Una aguja para coser lana
  • Tijeras

Nuestra recomendación es que escojas unos palillos gruesos para tejer tu bufanda si es la primera vez ya que será mucho más sencillo de realizar. Asimismo, deberás escoger una lana que se adapte a esas agujas.

Además, es necesario que tengas en cuenta los siguientes puntos a la hora de comprar el material que necesitas para hacer la bufanda:

  • Mientras más grandes sean las agujas de tejer que uses, más sueltos estarán los puntos. Si quieres una bufanda más ajustada, usa unas agujas que tengan un grosor más fino. Lo ideal, en general, es usar palillos de tamaño mediano, del 8 al 10. Cuando tengas experiencia podrás pasar a las agujas de tejer más pequeñas.
  • Puedes optar por hacer una bufanda del mismo color o bien de diferentes colores, pero ten en cuenta que necesitarás al menos 200 yardas, unos 186 m, para poder hacer una bufanda completa, ya sea de uno o de varios colores.
  • Es importante tener una buena luz y estar en una posición cómoda, por lo que necesitarás un sofá o una silla cómoda en la que pasar varias horas.

Instrucciones para hacer una bufanda

  1. Dependiendo del tamaño de las agujas tendrás que hacer más o menos puntos. Lo ideal sería montar de 10 a 40 puntos usando el primer ovillo de lana, todo depende de tu experiencia previa.
    1. Si acabas de empezar a tejer, nuestra recomendación es que comiences a diseñar una bufanda pequeña. Deberá ser suficiente para cubrir el cuello, pero nada más. En estos casos se suele optar por hacer un cuello.
    2. Si ya sabes tejer y vas a hacer tu primera bufanda de gran tamaño, lo ideal sería montar de 30 a 40 puntos. De esta forma tendrás una buena bufanda para el invierno.
  2. Lo ideal sería hacer 36 filas de puntos. Si optar por hacer la bufanda del mismo color, es muy fácil, ya que no tendrás que cambiar de ovillo. Pero si prefieres aventurarte y hacer una bufanda de colores, tendrás que cambiar el proceso.
  3. Tendrás que empezar tejiendo 12 filas de punto. Coge el primer ovillo de lana de color y dale 12 pasadas.
  4. Cuando termines esas pasadas, deberás cortar la lana con unas tijeras. Asegúrate de dejar una hebra larga, aproximadamente de 15 cm.
  5. Acto seguido, después de cortar la lana, tendrás que añadir la lana del segundo color al de la primera. Para hacer esto tienes que combinar la hebra suelta del primer ovillo, es decir, la del color número uno, con la hebra del segundo ovillo.
  6. Una vez hecho esto tendrás que seguir tejiendo y repetir el mismo proceso con todos los colores que quieras. Ten cuidado con no hacer nudos ya que luego serán visibles y no se podrá arreglar.
  7. Cuando hayas terminado, tendrás que deshacer la última fila de puntos y empezar a coser para que la bufanda quede perfecta. Puedes usar un ganchillo para esconder las hebras que han quedado sueltas.

Consejos para hacer una bufanda

  • A la hora de tejer es importante que no ajustes demasiado los puntos. Si usas puntos muy prietos será muy difícil tejer, además de que luego no queda tan bonito. Asimismo, tampoco es recomendable tejer con puntos muy sueltos. Lo ideal es el término medio, unos puntos que se deslicen de forma correcta. Eso sí, hagas los puntos que hagas, tienes que tener en cuenta que todos deben de ser iguales.
  • Si has decidido saber cómo se hace una bufanda para poder regalarla en una ocasión especial, ten en cuenta que se tarda mucho tiempo. Si eres principiante tardarás unos días en hacer la bufanda, si te pones a ello a diario. Así que si lo que quieres es regalar una bufanda a alguien especial, empieza con tiempo. Nosotros recomendamos empezar con un mes de antelación si tu experiencia es escasa.
  • Es muy importante que no dejes una fila a medias. Si te cansas de tejer, termina esa fila, especialmente si estás haciendo puntos diferentes, ya que luego será muy difícil retomarlo.
  • Ordenar la lana y las agujas es muy recomendable para que duren mucho más tiempo. Nuestro consejo es que uses una bolsa para guardar tejidos, en caso de que estés empezando. Ahí podrás guardar tus lanas y tus agujas de principiante. Si finalmente te haces adicta a la lana, que suele pasar, opta por tener una caja para las agujas y otra para las lanas. De esta forma no se mezclarán ni se estropearán.
  • Mantén siempre las agujas bien cuidadas ya que si las descuidas puede que no deslicen adecuadamente. Además, siempre es recomendable usar materiales de calidad. Durarán mucho más tiempo.
  • No tires la lana sobrante. Es posible que te sobre lana de un proyecto a otro, especialmente si haces las bufandas de diferentes colores. Guarda estas lanas ya que podrán servirte más adelante.
  • Guarda las etiquetas de los ovillos de lana. Es posible que dentro de unos meses te acuerdes de esa bufanda que le hiciste a tu tía y que te encantó. Y también es posible que quieras volver a comprar ese color. Pues bien, si tienes las etiquetas con las referencias de los ovillos, podrás volver a comprar ese color concreto. En cambio, si lo tiras nada más usarlo, no podrás volver a encontrar ese color exacto, tendrás que hacerlo a ojo.
  • A la hora de guardar tus creaciones, hazlo siempre con cuidado. La lana es un material muy delicado, aunque no lo parezca, por lo que un mal uso puede estropearla.
  • Es posible que no te salga a la primera y que lo hagas demasiado ajustado. No te rindas. Sigue tejiendo aunque tengas que tirarte horas haciéndolo. El resultado final merecerá muchísimo la pena.
  • Si haces los puntos demasiado tirantes, relájate, posiblemente lo estés haciendo así porque estás en tensión. Tienes que relajar las manos y los brazos para que el punto salga suelto y ligero. Si haces una bufanda con el punto tirante no quedará demasiado bonita.
  • Si se te salta un punto mientras estás tejiendo, no te pongas nervioso. Si no has tirado demasiado el punto seguirá ahí, por lo que podrás recuperarlo sin ningún inconveniente. Si has perdido solo uno, no te preocupes, no variará demasiado, pero si has perdido más de uno es mejor que vuelvas a empezar.
  • Los palillos de bambú o de madera son los más recomendables ya que son mucho más suaves de usar. Eso sí, es posible que los puntos vayan más rápido, así que tendrás que tener más precaución. Puedes hacer tu primera bufanda con unos palillos de metal y luego pasarte a la madera. ¡Notarás la diferencia
¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 50,00% le ha gustado.