Cómo hacer un gorro de cocinero

Una de las cosas más típicas en las cocinas de los restaurantes es ver a los cocineros y sus ayudantes, con algo que se convierte en un imprescindible por causas más que obvias. Ese útil imprescindible, es el gorro de cocinero.

Llama la atención por la particularidad de que es muy alto, enorme en comparación con la cabeza. Pero, ¿sabéis el motivo de sus dimensiones? A parte, de que lógicamente, se debe utilizar por norma general, en las cocinas por higiene. Evita que caigan pelos, el sudor, se manche… es en general, por limpieza e higiene. Pero hay más… en cuanto a las dimensiones, que podría parecer cosa de estética o algo así, son de esta manera por algo concreto.

El color blanco es el típico color de los gorros de cocina, aunque muchos chefs también utilizan colores oscuros para que sean más sufridos y no se manchen tan fácilmente (o no se note) como es el color negro y el azul marino.

Instrucciones para hacer un gorro de cocinero

  1. Ante todo, hay que saber diferenciar que el gorro blanco, típico, tan alto y llamativo, sólo lo llevan los que son chefs o los jefes de cocina. Por tanto, no todos los llevan. A simple vista, viendo el gorro, se sabe quien es el jefe de esa cocina.
  2. También es importante saber y comentar, que siempre se ha reconocido a este gorro con el nombre de “la toque blanche” que es como empezó a llamársele.
  3. Y respecto a su característica forma, pues se debe principalmente, para que se pueda ventilar la cabeza. Así, tan simple.
  4. Una de las cosas que necesitarás para evitar problemas y que no te quepa el gorro, el medirte el contorno de la cabeza. Coge una cinta métrica y mídete el contorno. No lo hagas ni muy apretado, ni suelto. Que quede la cinta normal.
  5. Una vez hayas elegido el material del que quieras hacer el gorro, que dependerá de si es de papel, cartulina o bien de tela, entonces coge el material que hayas elegido y mide el contorno anterior. Córtalo a esa dimensión.
  6. Ahora, deberías coger un trozo de tela o bien, de cartón o de papel (el material que hayas elegido) y tienes que hacer la famosa forma que le da el gorro de cocinero, los pliegues. Para ello; coge el material y ve haciendo pliegues de un dedo de mas o menos. Ve haciéndolo hasta terminar el trozo de tela/cartón/papel.
  7. Cuando tengas todos los pliegues, deberás pegarlo al trozo anterior que habías medido y cortado (el que irá al contorno de la cabeza).
  8. Debería quedarte un cilindro, abierto por ambas partes del gorro.
  9. Por la parte superior puedes doblegarlo un poco a modo que parezca un poco tipo champiñón o bien, elegir la opción más llamativa, que sería dejarlo abierto y muy alto.
  10. Parece realmente, más complicado de lo que realmente es. Una vez que te pones a prepararlo, es sencillo y es muy intuitivo de realizar.
  11. Si no eres muy mañoso o muy hábil con las manualidades, es mejor empezar haciendo un gorro de cocinero que sea de papel. Si quieres que sea algo más robusto y más duradero, entonces mejor de cartulina, que sigue siendo papel, pero más duro. Y si sabes coser y se te da bien hacer manualidades y dispones de tiempo…entonces, puedes optar la opción más duradera y chula, que sería hacer el gorro de cocinero de tela. Podrás siempre lavarlo y te durará bastante tiempo.

¿Que necesitas para hacer un gorro de cocinero?

  • Una cinta métrica.
  • Un lápiz.
  • Unas tijeras.
  • Pegamento/silicona.
  • Hilo de coser, alfileres, aguja de coser.
  • Tela.
  • Cartulina y/o papel.

Consejos para hacer un gorro de cocinero

El gorro de cocinero es muy llamativo sobre todo para los más pequeños, que les resulta siempre curioso y quieren ponérselo y ser los chefs de la cocina.

Si queréis tener a los niños entretenidos podéis probar hacer sus propios gorros de cocineros con papel para que demuestren sus habilidades y hacer ellos mismos sus gorros o bien, si eliges realizarlos en tela, puedes regalarlos o hacer diseños curiosos y originales.

Lo importante de los gorros de cocina es que se usen en la cocina, tanto hombres como las mujeres. El pelo siempre, debe llevarse recogido. Tanto en coleta, como moño o trenza…como sea, pero los pelos sueltos en la cocina, jamás. Y nunca tocárselos mientras se cocina. Es muy poco higiénico.

El típico color del gorro es el blanco, blanco nuclear. Aunque para niños, siempre este color es muy sufrido y se manchará enseguida. Para que les llame más la atención podéis utilizar colores y que ellos mismos decidan los diseños. Así dejarán volar su imaginación. También puede utilizarse para los mayores de la casa, el blanco y el negro. Son colores que muchos chefs utilizan. O bien, para toda la familia y que los niños se diviertan, que cada miembro del hogar, utilice un color para su gorro de cocinero y así, sepa de quien es cada uno.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 0,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.