¿Has escuchado hablar de la Papiroflexia? Puede que no, hasta ahora. Pero tal vez te sorprenda saber que, de seguro sin temor a equivocarnos, en más de una ocasión la has llevado a la práctica.

Si te gusta la cultura asiática, es muy probable que sí sepas lo que es un origami. La novedad del día es que la papiroflexia y el origami es lo mismo. Ambos términos se refieren a la acción de doblar papel con la finalidad de obtener una figura, sin necesidad de usar pegamento o tijeras.

A estas alturas puede que ya hayas hecho memoria y efectivamente, en algún momento de tu vida, tal vez en tu infancia, llegaste a practicar este tipo de arte. Lo cierto, es que resulta ser muy entretenido. Se puede lograr hacer infinidad de figuras que van desde las más simples a las más complejas.

Sin embargo, como todo en esta vida, para poder llegar a un nivel catalogado como profesional, es importante ser un buen principiante y aprender los conocimientos básicos. Ya que no puedes correr si no sabes caminar.

Una de las figuras más fáciles de hacer, y también una de las más recurrentes, es el barquito de papel. Más de un niño desearía tener uno para poder jugar con el sobre el agua. ¿Te gustaría aprender a hacer uno para regalárselo a tu hijo, sobrino o vecino?…

Puede que te parezca que se trata de un regalo demasiado simple. Sin embargo, la belleza de la vida se mide en virtud de los pequeños detalles que encontramos en ella.

El día de hoy regresaremos a nuestra infancia y te diremos la manera correcta de elaborar un barquito de papel empleando la técnica de la papiroflexia. Veamos cuáles son las instrucciones básicas a seguir.

Instrucciones para hacer un barquito de papel

Para poder lograr tu cometido, el primer paso que debes seguir es doblar tu hoja tipo carta a la mitad, formando dos partes iguales. Luego, coloca la parte que está separada mirando hacia abajo y dobla las dos esquinas de arriba hacia adentro, esto dará la apariencia de un triángulo con una base bastante ancha.

El siguiente paso será doblar hacia arriba una de las solapas, las cuales se veían como base del triángulo. Dale la vuelta a tu creación y has lo mismo con la solapa de atrás.

Dobla las esquinas hacia adentro, de ese modo te quedará una especie de triángulo. Abre la parte de abajo del triángulo con tus dedos. Dale la vuelta y une ambas puntas, asegurándote de presionar bien todo el borde el papel para que quede perfectamente doblado.

Cuando ya esté bien firme, el siguiente paso será abrir la abertura que queda abajo y doblar uno de los extremos hacia arriba. Dale la vuelta al papel y has lo mismo con el otro extremo. Hasta ahora solo volverás a tener un triángulo pero esta vez un tanto más extraño y más pequeño.

No te preocupes, si te va quedando así vas por buen camino. Solo debes ser paciente para poder ver los resultados finales. Ya estamos muy cerca de conseguirlos.

Separa la parte de abajo introduciendo tus dedos, dale la vuelta y aplánala para conseguir una forma de rombo. Asegúrate de realizar muy bien el doblez y presiona cada extremo del papel porque ya el siguiente será el último paso.

Cómo hacer un barquito de papel

Toma las dos esquinas que sobresalen del rombo y hálalos hacia los lados simultáneamente. Hazlo sin temor alguno hasta que comience a aparecer la figura del barco.

Para finalizar lo único que debes hacer es presionar su base para que quede bien aplanada y ¡listo! Ya tienes tu barquito de papel. Para que flote en el agua, solo tienes que abrir un poco su base para dar un aspecto 3D. Si lo colocas sobre el agua, de seguro que flotará.

Para variar un poco, podrías emplear papel de diferentes colores y hasta con diseños. También, si lo prefieres, puedes emplear diferentes materiales para decorarlo. Tal vez marcadores, pintura al frío, stickers o alguna otra cosa que pienses que te puede servir para darle un toque único y original que lo distinga de otros barquitos.

Verás que cuando domines la técnica te divertirás mucho haciendo barquitos de papel. Querrás hacer más de uno y estarás preparado para subir un nivel de dificultad con otros diseños.

Ahora, ¿qué necesitas para hacer barquitos de papel? Estaremos hablando de ello ahora mismo. Por eso no dejes de leer el siguiente subtítulo.

¿Que necesitas para hacer un barquito de papel?

Tal como lo indica el nombre de este artículo, lo que necesitas para realizar un barquito de papel, es precisamente eso, papel. Puedes emplear cualquier tipo de papel, cartulina o material similar. Lo importante es que sea de tamaño A4.

Adicional a eso, puedes buscar cualquier tipo de material o accesorio que sirva para decorar tu barquito. Estos puedes ser stickers, marcadores, creyones, pintura al frío, pegamento y escarcha o cualquier otro tipo de material.

En este punto de la decoración, lo más importante es que, aunque lo que vayas a hacer es un barco, dejes volar tu imaginación y puedas divertirte como pocas veces lo puedes hacer. Libera la tensión del día a día. Vuelve a tu infancia. Ensucia un poco tus manos, no hay nada de malo en eso.

Por el contrario, será una experiencia liberadora para ti, una que querrás repetir más seguido. Por otra parte, también es importante que seas paciente. Recuerda que todo principio es duro y que el aprendizaje se trata de ensayo y error.

Puede que te equivoques más de una vez pero si practicas y vuelves a practicar, en menos de lo que canta un gallo ya estarás haciendo barquitos de papel para todo el vecindario.

La clave del éxito está en seguir con detenimiento cada una de las instrucciones que te hemos dado. No te distraigas para que no dejes de realizar ninguno de los pasos, ya que todos son fundamentales para que puedas hacer tu barquito de papel.

Cómo hacer un barquito de papel

Si notas que te equivocaste en un paso, ¡no te condenes! Bastará con que rectifiques y lo vuelvas a intentar para que te salga.

Pero, digamos que ya dominas la técnica de la papiroflexia haciendo barquitos simples y deseas pasar a un segundo nivel. ¿Qué puedes hacer? ¿Existe otro modelo que puedas llevar a la práctica? La respuesta es sí.

Por eso, presta mucha atención a los consejos que te estaremos dando a fin de que puedas convertirte en todo un experto en el arte de la papiroflexia y puedas enseñar a otros.

Consejos para hacer un barquito de papel

Lo primero que debemos hacer es tomar nuestra hoja de papel y doblar ambos extremos superiores para lograr que coincidan en un punto de la hoja. El lado derecho con el extremo izquierdo y el lado izquierdo con el extremo derecho respectivamente.

Abrimos la hoja nuevamente y veremos que ha quedado marcado el doblez, le damos la vuelta y procedemos a doblar el papel de modo horizontal. Debe ser justo en donde marcamos anteriormente. Volvemos a abrir la hoja.

Volvemos a dar le la vuelta. Hasta ahora solo tenemos un papel con varias marcas pero, ¡veamos cómo ocurre la magia!

Tomamos el papel y doblamos de forma horizontal, haciéndolo coincidir en el punto que hemos marcado y unimos los extremos en la parte inferior. Al hacer esto nos debería quedar una figura de triángulo con un sobrante en la parte de abajo.

Luego, debemos doblar las puntas que nos sobraron de la solapa hacia arriba para que puedan coincidir con la base de nuestro triángulo.

Volteamos nuestro papel y doblamos la figura a la mitad para hacer una marca y luego volvemos a abrir. Tomamos la punta derecha de nuestro triángulo y la llevamos hasta el centro. Hacemos lo mismo con el lado izquierdo.

La parte que nos va sobrando del papel la doblamos hacia arriba y la escondemos debajo de los dobleces que realizamos en los pasos anteriores. Hasta este punto, deberíamos tener un triángulo.

En la parte de debajo de nuestro triángulo, tienen que haber unos vértices, los cuales nos ayudarán a doblarlos hacia arriba. Lo hacemos de un lado y luego del otro. Así obtendremos una figura como de rombo.

Juntamos las esquinas inferiores del rombo justo en el centro. Ahuecamos bien abriendo desde el centro. Luego, con mucho cuidado procedemos a darle la vuelta a la figura, tal como si fuera a voltear un calcetín. Procura hacerlo con mucha delicadeza porque un mal movimiento podría arruinar tu trabajo.

Luego debemos macar bien todos nuestros dobleces para que pueda quedar bien definida la forma de nuestro barco.

Para finalizar, observa que en la parte de adentro del barco queda una especie de solapa. Levántala para darle el toque final al barco de papel. Con esto, quedará listo y podrás comenzar a alardear con tus amigos tu obra de arte en papiroflexia.

Incluso, si te pones creativo, podrías darle más de un uso a tu barquito de papel. Podría servirte para hacer cuadros o cualquier otro tipo de decoración en tu hogar. Recuerda que no hay límites para la imaginación.

Ahora que tienes la base y las herramientas, debes poner manos a la obra y hacer tu propio barquito de papel, ¿qué esperas para darle rienda suelta a la diversión? Invita a tus amigos para que disfruten de esta experiencia contigo. No te quedes para ti solo lo que has aprendido.

Has tus barquitos de papel y pasa momentos agradables que te harán ser una persona más feliz y creativa.

 

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.