Prácticamente todo el mundo ha realizado alguna vez en su vida un barquito de papel. En el colegio, en casa o incluso cuando íbamos a algún restaurante, una simple servilleta nos servía para hacer barcos de papel cuando éramos pequeños. También era muy común que nos enseñaran a hacer aviones de papel, que nos servían principalmente para no aburrirnos en clase.

Aunque la creación de figuras de papel siempre ha formado parte de nuestra vida, la papiroflexia u origami realmente es un arte que consiste en doblar papel sin usar tijeras ni pegamento para crear figuras. Estas figuras en ocasiones pueden llegar a ser auténticas esculturas. Gracias a internet, esta técnica se ha ido extendiendo hasta convertirse en un arte muy popular que practican personas de todas las edades y por todo el mundo. Los barquitos de papel son tan populares que no es raro encontrar referencias sobre estas figuras en el cine, la literatura y las canciones. Algunas personas llegan incluso a tatuarse barquitos de papel en la piel. Y es que, ¿quien no ha soñado alguna vez, aunque fuera de niños, con montar en un barco de papel y cruzar los mares?

Por esta razón, hoy queremos volver a sacar a nuestro niño interior para darle un poco de libertad y expresividad. Si no recuerdas bien cómo se hacía o si nunca lo has hecho y quieres aprender, te vamos a explicar cómo hacer un barquito de papel. Pero además, si ya sabes hacerlo y quieres añadirle un poco más de dificultad, te dejamos otro modelo con el que poder crear una auténtica flota de barquitos de papel para que juegues, decores o simplemente te entretengas.

Instrucciones para hacer un barquito de papel

Cómo hacer un barquito de papel. – Nivel básico.

  1. Coloca el papel en una superficie plana y firme de forma horizontal.
  2. Dobla el papel por la mitad.
  3. Vuelve a doblarlo por la mitad, esta vez desde arriba hacia abajo. Marca el doblez y abre el papel.
  4. Junta las dos esquinas superiores en el centro, sirviéndote de la línea que hemos marcado como guía.
  5. Este paso te dejará una solapas en la parte inferior. Dobla una de ella de hacia arriba.
  6. Dobla las esquinas de esta solapa hacia atrás.
  7. Dale la vuelta al papel. Dobla las esquinas de abajo hacia atrás.
  8. Dobla hacia arriba la solapa que faltaba. Si todo va bien, debe quedarte una forma triangular.
  9. En este paso, abrimos la figura desde abajo y aplastamos el papel. La figura que nos debe resultar es un rombo.
  10. Levantamos la esquina de abajo hacia arriba. Una parte hacia un lado y la otra parte hacia el otro.Nos debe resultar otro pequeño triángulo.
  11. Repetimos el paso nueve. En esta ocasión, aplastamos bien los bordes para que queden bien marcados los dobleces.
  12. Por último, abrimos el barquito tirando de los extremos hacia afuera, tal y como se muestra en la fotografía. ¡Ya tenemos nuestro barquito de papel!

Cómo hacer un barquito de papel. – Nivel superior.

  1. Colocamos el papel en una superficie plana y firme.
  2. Comenzamos marcando las diagonales. Para ello, comenzamos llevando la esquina superior derecha hacia el lado izquierdo, haciendo que coincidan el lado superior del folio con el lado izquierdo.
  3. Llevamos la esquina superior izquierda hacia el lado derecho, haciendo que coincidan el lado superior del folio con el lado derecho y marcamos.
  4. Abrimos el papel y le damos la vuelta. Doblamos el papel de forma horizontal justo por donde se juntan los dobleces que hemos marcado antes. Marcamos y abrimos.
  5. Volvemos a darle la vuelta al papel.
  6. ¡Ojo con este paso! Cogemos el papel de los lados, justo por la línea horizontal que hemos marcado. Unimos los extremos en la parte inferior. Si lo hemos realizado bien, nos debe de quedar un triángulo con un poco de papel sobrante por debajo.
  7. Doblamos las esquinas de la solapa que nos sobrarán hacia arriba, haciéndolas coincidir con la base del triángulo.
  8. Le damos la vuelta al papel. Doblamos la figura que tenemos por la mitad. Marcamos y abrimos.
  9. Cogemos la esquina derecha del triángulo y la juntamos en el centro, haciendo coincidir el lado derecho del triángulo con la línea que hemos marcado en el paso anterior.
  10. Cogemos la esquina izquierda del triángulo y la juntamos en el centro, haciendo coincidir el lado izquierdo del triángulo con la línea que hemos marcado en el paso ocho.
  11. Lo que nos sobra de folio en la parte abajo, lo doblamos hacia arriba y lo introducimos debajo de los dobleces que hemos realizado en los dos pasos anteriores. Si todo va bien, debemos tener un triángulo.
  12. Los vértices de abajo del triángulo tendrán unos bordes que nos van a ayudar a doblarlos hacia arriba. Lo hacemos de ambos lados y nos debe de resultar una figura con forma de rombo.
  13. En este paso, juntaremos las esquinas inferiores del rombo en el centro. Si hemos usado un material más duro que un folio, es posible que este paso nos cueste un poco. Ayúdate de una regla o similar para doblar y marcar bien el papel.
  14. Abrimos desde el centro ahuecando bien.
  15. ¡Ojo con este paso! Con mucho cuidado, le damos la vuelta a nuestra figura. Esto es parecido a darle la vuelta a un calcetín. Debemos hacerlo con mucha delicadeza pues podemos romper el papel en el proceso y tener que empezar de nuevo.
  16. Marcamos bien todos los dobleces para que se quede bien marcada la forma de nuestro barquito.
  17. Por último, verás que en el interior del barco queda una pequeña solapa que podemos levantar, lo cuál le va a dar el toque final a nuestro barquito de papel.

¿Que necesitas para hacer un barquito de papel?

  • Una hoja de papel, cartulina o cualquier otro material que quieras usar, siempre que sea en tamaño A4.
  • Una regla o algo similiar para ayudarte a marcar los bordes y esquinas.
  • Material de decoración. En este caso lo dejamos abierto a tu imaginación. Puedes usar desde simples lápices de colores hasta purpurina, las posibilidades son prácticamente ilimitadas.

Consejos para hacer un barquito de papel

Cómo hacer un barquito de papel es relativamente fácil, al menos el modelo simple. Aunque muchas personas no le vean utilidad más allá del entretenimiento o la iniciación al origami, son muchas las utilidades que podemos darle. Para empezar, si quieres darle un toque especial, utiliza materiales como cartulina o revistas que le den color. Procura que no sena materiales muy duros (como el cartón) para que puedas doblarlos con facilidad.

Otra de las utilidades que puedes darle es como decoración. Puedes usarlo para colocar en ellos frutos secos o algo de picar para tus invitados. Hacer un barquito de papel con las servilletas para adornar una mesa más elegante o especial puede ser un punto a tu favor. También puedes hacer tu propio cuadro usando en un marco un barquito de papel y pintar el fondo simulando el mar.  Otra opción para decorar tu barquito y darle ese toque especial es cubirlo de cola con la ayuda de un pincel y rociarlo con purpurina. ¡Las posibilidades son ilimitadas! Deja que vuele tu imaginación.

Aunque, si lo que de verdad quieres hacer es jugar en el agua con tu barquito, ¡hay una manera!. Tan sólo tendrás que cubrir de cera toda la superficie del papel para hacer un barco de papel impermeable.

Sea cual sea la utilidad que vas a darle a tu barco de papel, recuerda:

  • Usa un material que se pueda doblar fácilmente y que, a la vez, sea resistente. La cartulina es un material bastante apropiado para este tipo de manualidades, aunque si aún no le tienes mucha práctica, lo mejor es que empieces practicando con papel normal.
  • No te preocupes si no te sale a la primera. Puede parecer fácil, pero la papiroflexia tiene su ciencia, por lo que lo mejor es ir practicando poco a poco hasta que te salgan las figuras perfectas.
  • Cuando vayas a hacerlo, hazlo en una superficie plana y asegúrate de que tienes suficiente espacio para trabajar.
¿Te ha gustado?