Hoy en día se envían pocas cartas, y la mayoría son para gestionar distintos trámites con la Administración, por negocios y relaciones profesionales en general, y cada vez menos para las relaciones personales.

Todas esas cartas van, lógicamente, en un sobre cerrado que las protege de las miradas de ojos ajenos a quienes las envían y reciben, y para darles un mínimo de protección física, para que no ser rompa o deteriore el papel.

Sí se utilizan mucho los envíos postales personales en épocas como navidad, o para felicitar cumpleaños o invitar a su celebración, para fiestas y conmemoraciones infantiles, etc. Es muy común también el envío de tarjetas o tarjetones de saludo, más o menos grandes, con sus correspondiente sobres, que suelen ser de un diseño especial, generalmente comprados en tiendas y papelerías especializadas.

Por eso, para todos esas cartas y envíos el detalle que los puede personalizar puede ser un sobre hecho a mano, con un diseño original, o realizado con un papel especial, y se les puede dar un toque muy divertido y artesanal haciéndolos uno mismo en casa. Además, se puede realizar con niños, por lo que puede ser una actividad familiar muy gratificante, realizando un objeto que lo recordará tanto quien lo recibe como quien lo remite.

Por eso, con el fin de que tengas algunas ideas para crear tus propios sobres de cartas, con tu sello particular, te damos algunos consejos acerca de cómo hacer sobres de papel

Cómo hacer sobres de papel

Un papel cuadrado

Busca una lámina de papel del grosor que prefieras para hacer el sobre. Puede estar decorado como más te guste por uno o por ambos lados, ser de algún color o que quieras decorarlo a posteriori, cuando ya tengas el sobre hecho. La lámina debe ser cuadrada, y un par de centímetros más ancha que lo que mida el lado más largo de tu carta o tarjeta. Por ejemplo, si la carta la vas a escribir en medio folio, es decir, en un papel de 10,75 cm. x 14 cm., entonces necesitarás un cuadrado de papel de 16 cm. de lado. Se trata de que la carta o tarjeta, sea del tamaño que sea, entre cómodamente en el sobre.

Dobleces

Con el cuadrado de papel sobre una mesa, lleva una esquina sobre la esquina opuesta, doblando la lámina por el eje formado por las otras dos esquinas. Así tendrás un triángulo formado por el cuadrado de papel doblado por la mitad. Dobla la hoja varias veces para que el doblez central quede bien marcado.

Dobla un pico

Coloca el cuadrado de papel de manera que forme la figura de un rombo, es decir, con una esquina o pico arriba, otra abajo, y las otras dos a izquierda y derecha. Toma el pico de la esquina inferior y llévalo hacia arriba hasta la línea de doblez central que va de la esquina o pico izquierda hasta la derecha. Una vez colocado, repasa con los dedos el doblez que ha hecho abajo.

 

 

Doblando hacia arriba

Ahora lo que era el cuadrado tiene una forma que recuerda la silueta de un barco. Tienes en la parte superior una triángulo con un ángulo arriba, y abajo, debajo de la línea de pliegue central, tienes una forma de trapecio con el lado más corto abajo. Toma esa parte de la hoja o lámina de papel de forma trapezoidal y dóblala hacia arriba, sobre el pliegue central. Se formará una figura de triángulo, pues los dobleces anteriores habrán formado una especie de bolsa o espacio escondido, que es donde, cuando acabes, meterás la carta o tarjeta a enviar.

Esquinas hacia adentro

Del triángulo que ahora se ha vuelto a formar, dobla la esquina inferior izquierda hacia la derecha, llevando el pico al centro, y la esquina inferior derecha dóblala hacia la izquierda, transportándola también al punto central. Pero, en este caso, superpondrás un poco el pico sobre el de la esquina izquierda. Cada vez que hagas un doblez, alísalo con los dedos para que quede bien marcado.

Bolsillo de diamante

Una vez que has doblado la punta derecha sobre la izquierda, habiéndola llevado al centro y superponiendola sobre la parte doblada izquierda, deberás doblar ese pequeño pico superpuesto hacia la derecha. Al doblarlo notarás que el pico forma un pequeño bolsillo o hueco al plegarlo hacia la derecha. Aplástalo y se formará un rombo o diamante mínimo al alisarlo. Si lo tocas, podrás ahuecarlo y notar el bolsillito que se ha formado en el pliegue interior.

Cerrar el sobre

En este momento ya tienes formado el sobre, aunque está abierto, con la solapa triangular superior extendida. Para cerrar el sobre y mantener intacto su contenido -la carta o la tarjeta-, sólo tienes que doblar esa solapa superior hacia abajo, y para cerrarlo, mete el pico de esa solapa en el pliegue o bolsillito que antes has formado y quedará asegurado el cierre. Si quieres que el sobre no corra el riesgo de abrirse, porque se suelte ese pico y salga del pliegue, puedes poner aquí un trozo de cinta adhesiva para que quede más fijado aún.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.