Las remeras son una de las prendas más utilizadas en todo el mundo por lo cómodas y frescas que pueden llegar a ser. Los hombres y mujeres las utilizan desde que son muy pequeños ya que pueden utilizarse para hacer cualquier actividad como ir de compras, hacer ejercicios o ir a la universidad.

En ocasiones tenemos un montón de remeras en nuestro guardarropa que no nos ponemos ya que para nosotros están muy repetidas o han perdido su importancia. Una prenda que suele ser muy sencilla cuando son unicolores, llegando a aburrir tanto a quienes las usan como a las personas que están a nuestro alrededor.

Por ello es importante aprender a cómo hacer remeras estampadas por nuestra cuenta. Al adquirir este conocimiento estaremos garantizando poder utilizarlas hasta que ya su vida útil se dé por terminada. Son procedimientos muy fáciles de realizar en casa y con materiales que no son nada imposible de conseguir.

¿Que necesitas para hacer remeras estampadas?

  • Hojas para transfer
  • Hojas normales
  • Telas protectoras
  • Plancha
  • Una remera
  • Mesa de trabajo o superficie plana

Cómo hacer remeras estampadas

Instrucciones para hacer remeras estampadas

  1. Busca la remera. Puede que sea una que ya tengas en tu closet o también puedes comprar alguna en la tienda que tenga un solo color (para que quede mejor el diseño). No importa dónde la consigas, lo más relevante es tenerla y sobre todo que este en buen estado. No queremos una remera sucia o que ya esté dando sus últimos meses de vida. Luego de que la tengas asegúrate de que te sirva para el tipo de estampado que quiera realizar. Algunos estampados son en mejor en lino y otras telas, pero una de las mejores telas para este tipo de arte es el algodón. Así que si ya tienes una alguna de este tipo ya sabes qué hacer con ella.
  2. Prepara tu lugar de trabajo. Antes de ponerte a trabajar, sea cual sea la técnica que hallas elegido, es bueno que tengas una superficie donde trabajar adecuadamente. La misma debe ser totalmente plana, en garantía de que los diseños no vayan a moverse y se arruine por lo mismo. También te correspondería que este lo más limpia posible, puede llegar a ensuciarse trabajando pero no queremos que puedan ocurrir accidentes en nuestra remera próxima a estampar. Igualmente ten a la mano todos los materiales y herramientas que vayas a utilizar y si no sabes utilizar alguna pide ayuda, que no te vergüenza.
  3. Utiliza los creyones. Una de las primeras técnicas de remeras estampadas, que hemos querido enseñarte es una que puedes hacer en casa y sin muchas complicaciones. Tan solo tienes que tener a la mano algunos crayones de cera, de esos que son bastante grasosos y sacapuntas. Además incluye una plancha que estaremos utilizando posteriormente. A los crayones vamos a sacarle punta poco a poco, no te preocupes de que se rompa ya que la idea no es que quede del todo perfecto. Los desperdicios que van quedando debes acumularlos en una taza o un plato, lo que se te haga más cómodo. Hazlo con diferentes colores para que el diseño sea aún más original. Luego puedes hacer una plantilla con un diseño sencillo que te guste para darle forma a tu estampado. No tiene que ser muy complicado tan solo una silueta por la que puedas guiarte como una flor, un ave, una estrella o un corazón. Coloca la platilla por sobre tu remera y con los desperdicios de tus crayones de cera ve rellenando poco a poco a tu gusto personal. Luego de que tengas el dibujo retira la plantilla y procede a colocar una tela muy fina por sobre los colores a estampar. La idea es proteger la cera para poder derretirla y que no se queme. El proceso final lo haremos con la plancha, pasándola poco a poco sobre la tela protectora, veras como se irán adhiriendo los colores a la tela de tu remera. Para finalizar retira la tela y espera a que se enfríe con mucho cuidado, esta técnica queda mucho mejor sobre colores claros ya que pueden ser aprovechados el resto de los matices adecuadamente. Y listo ya con esto tendrá una remera estampada en muy poco tiempo y en tu propio hogar.
  4. Diseños más detallados. En el caso de que los crayones no sean lo tuyo y quieras algo mucho más detallado para tus remeras estampadas te recomendamos la sublimación. Pero antes de comenzar  realizar esta técnica debes definir muy bien que quieres lucir en cuanto a tu diseño. La ventaja principal de este tipo de remeras estampadas es que puedes hacer casi cualquier tipo de diseño. Desde muy extravagantes hasta más clásicos, pasando por tus personajes o frases preferidas, puedes imaginar muchas cosas que serán posibles de transferir a tu prenda. Otra idea es que tú mismo hagas tu dibujo en el ordenador y la pases luego a donde quieras implementarlo.
  5. También sirve el transfer. Ya tienes tu diseño es momento de ponerte a trabajar. Lo que debes hacer es imprimir lo que hayas elegido sobre un papel especial llamado tranfer para telas, puedes buscarlo sin muchos inconvenientes ya que últimamente son muy rentables. Al hacer esto debes esperar a que seque adecuadamente la tinta para evitar accidentes y que con esto se arruine lo que desees hacer. Luego vamos a tomar nuestra remera y protegiendo sus capas, previamente, vamos a aplicar nuestro diseño en la tela con una plancha, que esta tibia y no completamente caliente. Ya con esto se abra terminado el procedimiento, la idea es que lo hagas poco a poco para asegurarte de que todo se adhiera perfectamente y no que se vaya a dañar el trabajo que has realizado. Lo mejor que puedes hacer es que, según el papel que utilices, busques protegerlo a la hora de plancharlo colocándole algo encima como una tela muy fina o algún parecido.  Y listo ya tendrás tu remera estampada con algunos simples pasos.

Cómo hacer remeras estampadas

Consejos para hacer remeras estampadas

Si queremos que nuestras remeras estampadas nos duren por un largo tiempo hay que tomar algunas precauciones al momento de lavarlas. Lo mejor es que hagamos este proceso con la prenda al revés de tal forma que podamos proteger la imagen que hemos realizado (aplica también para el planchado).

Igualmente debes procurar lavarlas con agua fría, recuerda que los estampados fueron hechos con calor, por lo que seguir colocándolas a altas temperaturas haría que fuese desapareciendo el diseño. Evita igualmente pasarla por la secadora automática.

Otro consejo que te damos es que no las repitas tanto o no la sutilices a cada instante. Primero que nada porque muchos estampados son delicados y con los cambios de clima constante podrían llegar a dañarse con en poco tiempo. También te lo decimos porque es una forma de que cada vez que saques tu diseño a la luz generaras sorpresa en aquellos que te vean, cosa que no ocurre si las usamos a cada instante.

Poder hacer una remera estampada uno mismo es poner la creatividad a todo lo que da. Deja volar tu imaginación y dale vida nuevamente a esa ropa que no utilizas desde hace un tiempo. Ese toque personal que puedas darle te hará sentir orgulloso por un buen tiempo y a la vez le dará a entender a las personas que están a tu alrededor que puedes superar tus propias expectativas.

¿Te ha gustado?