La plastilina casera es un tipo de plastilina la cual se fabrica con ingredientes naturales y por nosotros mismos. 

Seguro que recuerdas haber jugado cuando eras pequeño con un poco de plastilina. Aparte de lo divertido que era, seguro que recuerdas haber aprendido un montón de cosas gracias a ella.

Desde aprender a crear figuras geométricas, desarrollar la creatividad y el compañerismo, hasta aumentar nuestra coordinación ojo mano. Seguro que con éstos buenos recuerdos en la cabeza, estás deseando que tus hijos también puedan disfrutar de ella.

Sin embargo, seguro que también recuerdas que muchos niños tenían la mala costumbre de meterse plastilina en la boca. Ésto aparte de ser totalmente antihigiénico, es malo para la salud, debido principalmente a los componentes tóxicos de la misma.

Por ésta razón, te voy a decir la forma de fabricar plastilina con ingredientes totalmente comestibles, ya que así tus hijos no tendrán riesgo alguno de padecer alguna infección. Además, éstos ingredientes son muy fáciles de conseguir, pudiéndose obtener en cualquier gran superficie, siendo además todo muy sencillo de preparar.

¿Que necesitas para hacer plastilina casera?

  • Harina de trigo.
  • Un vaso de agua.
  • Aceite de oliva .
  • Papel trasparente.
  • Un poco de sal.
  • Colorante alimenticio del color que queramos.
  • Una cuchara.
  • Una cazuela.
  • Crema pastelera

Instrucciones para hacer plastilina casera

  1. Primera mezcla:
    En primer lugar, vamos a hacer una primera mezcla de los principales ingredientes de la plastilina casera. Vamos a mezclar la harina, el aceite de oliva, la sal, la crema pastelera y el vaso de agua. A continuación, vamos a remover bien con nuestra cuchara durante unos 5 minutos, para que nos quede una pasta totalmente homogénea la cual vamos a proceder a calentar en el paso siguiente.
    Cómo hacer plastilina casera
  2. Calentar:
    Una vez tengamos ya todo mezclado, vamos a poner al fuego la cazuela con su mezcla en el interior, ya que de ésta manera haremos que se haga más consistente la mezcla. Mientras se calienta, es importante que vayamos moviendo y compactando los ingredientes. Notarás como a medida que pasa el tiempo, se irá poniendo cada vez más dura la mezcla, cuando eso pase, la iremos uniendo y dando forma, como si se tratase de una bola de nieve. Cuando ya no se pueda remover y esté solida, apagaremos el fuego
    Cómo hacer plastilina casera
  3. Colorante:
    Para lograr el mayor parecido posible a la plastilina de verdad,vamos a utilizar el colorante alimenticio del color que queramos. Este colorante se usa para darle color a platos como las tartas, por lo que es totalmente comestible.El modo de proceder es rociar un poco de colorante sobre la bola,para que cuando la amasemos, todo el colorante se una a la mezcla y nos quede todo igual.
    Cómo hacer plastilina casera
  4. Amasar:
    Una vez hayamos puesto el colorante, vamos a empezar a amasar la plastilina. Primero aplasta y juega con ella para el colorante se apodere de toda la plastilina y quede todo del mismo color.Una vez quede todo igual, puedes cortar y dividir la bola en trozos pequeños, como si se tratase de varias plastilinas compradas.
    Cómo hacer plastilina casera
  5. Enfriar y jugar:
    Ahora que ya están amasadas, vamos a cubrirlas con cuidado con papel trasparente, ya que así haremos que estén cerradas de manera hermética. Una vez lo tengamos bien cerrado,lo metemos en la nevera aproximadamente unas 2 horas, para que se compacte bien. Ahora ya podemos disfrutar junto a nuestros hijos de ésta plastilina totalmente natural y casera.
    Cómo hacer plastilina casera

Consejos para hacer plastilina casera

  • Deja que ellos participen:No solo hagas que tus hijos jueguen con ésta plastilina casera, también haz que participen en su creación. Al ser una receta tan sencilla, puede ser una buena oportunidad para iniciar a tus hijos en el mundo de la cocina y de paso que se sientan útiles. Puedes encargarte tú de la parte difícil(calentar la bola) y dejarles a ellos la parte fácil y divertida(amasar y poner el colorante). Así seguro que os lo pasáis bien juntos y de paso haces que tus hijos se sientan útiles y que aprendan.
  • Sabor raro: Aunque como ya haya dicho, la plastilina casera es totalmente comestible, no es que sea muy agradable al paladar. La mezcla de sal, harina y colorante hace que sepa bastante mal. La razón es que así si alguno de tus hijos decide comérsela, no lo vuelva a hacer porque no le va a gustar demasiado el sabor que tiene.
  • Varios colores: No solo te limites a un color y usa más colorantes. Si tienes más colores, corta la plastilina en trozos antes de amasar y echar y pon un poco de cada colorante en cada trozo. De ésta forma, tendrás más variedad de color y la actividad será mucho más divertida para todos.
¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.