Hay juguetes que nunca pasan de moda, y las muñecas de trapo son uno de ellos. ¿Cómo hacer muñecas de trapo? Pues es más fácil de lo que podrías llegar a imaginar. Pero antes de explicarte cómo hacer muñecas de trapo y qué necesitas para hacerlas. Es importante que sepas qué son estas muñecas, para qué sirven, de dónde vienen, etc.

Estamos en una era en la que la sociedad fomenta los nuevos juguetes, más electrónicos y menos hechos a mano. No existen ya tantas muñecas de trapo regaladas de generación en generación como hace décadas. La irrupción de las nuevas tecnologías hacen que juguetes tan apreciados en otros momentos y con una historia tan bonita desaparezcan.

Es posible que a la primera no nos salga tan perfecta como tenemos en nuestra cabeza pero, como todo en esta vida, hay que practicar. Podemos hacerlas de todos los colores, con todos los trajes y vestimentas que se nos ocurran, etc.

Cómo hacer muñecas de trapo: ¿qué son? ¿de dónde vienen?

Las muñecas de trapo han sido juguetes muy populares durante muchos años. A diferencia de la porcelana, no se rompen si se caen y soportan bien los golpes. Fueron introducidas durante un período colonial americano entre el siglo XVI y XVII. Fueron hechas de madera y de cera antes de utilizar la tela de hoy en día.

Las muñecas viejas de trapo fueron hechas con tela de paño para el cuerpo y su ropa, mientras que se utiliza hilo o cordón para su pelo. La cara se podía pintar o no, y si se pintaba era hecho por los propios niños. Las muñecas jugaron un gran significado durante la Primera Guerra Mundial en la vida de los pequeños y pequeñas.

A menudo, creaban comodidad y apoyo, ya que la muñeca era la compañera inseparable de los menores. Iban generalmente dondequiera que el niño fuese y las usaban como amigos cuando no había nadie con quien jugar. También eran un gran ahorro para las familias, ya que eran un arte casero en lugar de una muñeca de tienda.

Su tamaño también variaba en función de la cantidad de materiales que la familia consiguiese guardar para realizar la muñeca. Por lo general, las muñecas se hicieron de un tamaño relativamente pequeño. Esto permitía a los pequeños llevarlas como un elemento de comodidad cuando tenían que viajar. También se convertían en una forma de reciclar materiales que contaminarían el medio y que podrían provocar heridas a los pequeños mientras jugaban.

Puedes obtener información de otro tipo de manualidades leyendo Cómo hacer muñecas de goma evaCómo hacer fofuchas o Cómo hacer muñecas de lana.

 

¿Que necesitas para hacer muñecas de trapo?

  • Retazos o pedazos de tela que ya no estemos utilizando.
  • Hilo o cordón del color que queramos (para hacerle el pelo a nuestra muñeca y los cordones de su ropa)
  • Plumas de color negro o rotuladores de la marca Sharpies
  • Algodón o poliestireno
  • Elásticos
  • Flores de tela
  • Pegamento
  • Tijeras
  • Alfileres pin
  • Alfileres de seguridad
  • Máquina de coser

Instrucciones para hacer muñecas de trapo

  1. Conseguir patrones: dibuja tus propios patrones del cuerpo de la muñeca o consíguelos por Internet y dibújalos en papel.
  2. Recorta los patrones: Corta los patrones que ya tienes preparados en papel. Toma el paño que vas a utilizar para el cuerpo y dóblalo a la mitad. Utiliza un alfiler del tipo “pin”, y junta el papel a la tela que vas a utilizar para el cuerpo. Ahora es el momento de recordar el paño a lo largo del patrón.
  3. Repite los pasos con el resto de los patrones: utiliza los alfileres del tipo “pin” con el patrón para el brazo y la pierna de la misma manera que hicimos con el cuerpo y córtalo. Necesitarás cuatro de estos, es decir, dos brazos y dos piernas.
  4. ¡A coser y rellenar!: necesitaremos coser y rellenar nuestra muñeca. Primero cose dos brazos, es decir, el borde de ambos. Luego, una vez termines, recorta las puntas de los brazos y quita el hilo sobrante. Gira los brazos de adentro hacia afuera y, utilizando un lápiz, rellena con algodón o poliestireno para que quede completamente lleno.
  5. Une los brazos al cuerpo: con cuidado, une los brazos al cuerpo y manténlos unidos mediante alfileres del tipo “pin”. Coloca la otra tela de cuerpo que tenemos encima y comienza a coser el cuerpo teniendo en cuenta dónde están los alfileres para retirarlos luego y sólo llegando hasta la zona del ombligo, ya que faltan por añadir las piernas. Una vez lo hagamos, para y sigue introduciendo algodón o poliestireno en todo el cuerpo que tengas ya cosido de tu muñeca: toda la cabeza y la barriga, con ayuda de un lápiz. Cuando estés terminando de introducirlo todo, termina de coserlo.
  6. Ahora es el turno de las piernas: ahora llega el punto de agregar al cuerpo de nuestra muñeca las piernas. Añade con dos alfileres tipo “pin” al cuerpo, ya cosido y relleno, a la parte inferior de la muñeca y cóselo. Una vez finalizado, retira los alfileres.
  7. Vamos a vestir a nuestra muñeca: tendremos que comenzar por una manga y coser a lo largo de la tela y luego coser la manga por el otro lado del vestido. Es decir, recorta el vestido en cuatro pedazos y cada uno de ellos cóselos por separado. Una vez los tengas todos, será el momento de coser el cuello: dobla el paño y cose a lo largo para conseguir el cuello. A continuación, coge el elástico y adjúntalo al alfiler de seguridad y átalo al cuello, consiguiendo el cuello a lo largo esté totalmente elástico. Ata el elástico y cose la manga al vestido. Haz lo mismo para la parte inferior del vestido como hizo con el cuello, es decir, la parte de abajo debe estár con un alfiler de seguridad atado a un elástico que consiga el efecto de estar totalmente elástico. Después, dobla el paño donde van los brazos y cúbralo. Finalmente, cose los dos lados del vestido y ponlos en tu muñeca.
  8. Decoraciones: podemos añadir con el cordón o hilo más grueso el pelo a nuestra muñeca, aprovechando las costuras en la cabeza. Podemos pegarlas con pegamento o coserlas. Añadir también diademas o flores en el pelo con pegamento. Por último, la cara podemos hacerla primero en lápiz y después repasarla con pluma o rotulador y dejarlo secar antes de tocarlo para no manchar la muñeca.
  9. Para poder jugar con nuestra muñeca: la recomendación es dejar que repose durante una o dos horas antes e poder dársela a alguien para que pueda jugar o la pueda manejar a su antojo. Lo que buscamos es que dure el mayor tiempo posible.

Consejos para hacer muñecas de trapo

  • Si no estamos seguros de por donde debemos coser o pintar algo, podemos marcar con lápiz toda la zona y guiarnos.
  • Utilizar tantos alfileres como necesitemos, no se van a notar las marcas.
  • Dejar tanto tiempo de reposo la muñeca como estimemos para poder utilizarla con total tranquilidad.
  • Repasar las costuras si lo vemos necesario para que nuestro algodón o poliestireno no se salga.
  • Buscar imágenes de diferentes muñecas de trapo por Internet que nos puedan aportar ideas varias para cambiar el pelo, la expresión de la cara, los diferentes atuendos, etc.
¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.