Sin duda, todos nosotros hemos visto alguna vez a nuestras madres o nuestras abuelas hacer ganchillo, algo que se lleva haciendo durante cientos de años y que hace que luego tengamos muchas de las prendas que ahora tenemos.

Hacer ganchillo es una técnica de tejer en la cual con dos agujas grandes, se tejen grandes prendas, generalmente de lana. Esta técnica permite hacer todo lo que queramos de una forma muy fácil y práctica, logrando entre otras cosas muchísimas prendas de vestir que nos podrían ayudar en la tarea de lograr tener un gran fondo de armario.

Además, el ganchillo es entretenido, ya que cuando estás tejiendo, te quedas absorto mientras lo haces y mientras tanto, las horas van pasando y vamos notando como vamos tejiendo todas estas cosas sin apenas darnos cuenta. He visto muchas veces a mi abuela quedarse haciendo ganchillo toda la tarde, logrando así pasar de una forma muy divertida el rato.

Sin duda, el ganchillo es una forma de pasar el rato, pero también es una forma de conseguir prendas de vestir de calidad, ya que podemos conseguir prendas de lana echas por nosotros mismos de forma casera. Puedes empezar por un pequeño gorro de lana, unos calcetines para tu bebé y muchas cosas pequeñas, hasta terminar por hacer grandísimas prendas como por ejemplo jerseys o incluso chaquetas.

Lo mejor de todo, es que el ganchillo además de ser algo divertido, es algo bastante simple, ya que puedes hacerlo aunque nunca hayas cogido un ovillo de lana. Es más, como las agujas son más gruesas, quizás puedas aprender a hacer ganchilo antes que a coser a mano, aunque parezca mentira.

Coser a mano es más complicado, porque la aguja es pequeña y porque hay que dar pequeños tirones para que quede bien, punzada a punzada. El ganchillo nos evitará tener que enhebrar la aguja, una tarea imposible para algunos y también será muchísimo más fácil de hacer, ya que sin lugar a dudas, el ganchillo maneja telas más grandes y por lo tanto, agujas más grandes.

Además, hacer ganchillo es muy pero que muy barato, ya que los materiales que necesitas los puedes conseguir por una auténtica miseria. Por poco más de 2 euros, podrás empezar con todo y recordar la nostalgia de cuando tu abuela tejía prendas toda la tarde. Además, podrás encontrar una buena forma de fabricar ropa de forma casi gratuita.

Por lo tanto, no tienes ninguna escusa para empezar a hacer ganchillo y si no lo has hecho nunca, no te preocupes, ya que con los siguientes pasos, lo vas a aprender en un abrir y cerrar de ojos, presta atención y lo verás.

Instrucciones para hacer ganchillo

  1. Preparar los materiales:
    Lo primero que vamos a hacer a la hora de tejer ganchillo, es preparar todos los materiales necesarios para poder realizar la tarea de forma correcta. En primer lugar, vamos a necesitar obviamente ovillos de lana, uno por cada color que vayamos a usar. En el primer ganchillo, te aconsejo usar un sólo color, ya que de esta forma, vas a poder hacerlo de una forma más sencilla. En segundo lugar, prepara tus agujas de ganchillo, las cuales como ya sabrás, son agujas enormes que no están demasiado afiladas. Por si acaso, prepara alguna aguja de repuesto, porque en alguna ocasión se podrían romper y de esta forma, podrías volver a retomar de una forma muy sencilla. Finalmente prepara las agujas pequeñas, las cuales te van a servir para finalizar la tarea, es decir, para tejer la parte final cuando hayamos terminado y rematar la faena como quien dice. Como verás en las fotos, también se pueden añadir detalles como botones o borlas, pero esto ya es una tarea más avanzada en la cual no nos vamos a meter, ya que presupongo que seas principiante.
  2. Preparar la aguja y la lana y empezar a dar puntadas:
    En primer lugar, debes saber que en el ganchillo se teje una especie de cadena, en la cual luego se teje todo lo demás a partir de aquí. Esto tiene la excepción en los gorros de ganchillo, en la cual se teje en forma de círculo, el cual se llama círculo mágico. Ahora vamos a atar el característico nudo a una de las agujas, la cual va a ser la aguja de referencia. Con la otra, vamos a ir atando nudos en fila india, para formar la cadeneta. La forma de hacerlo es la misma que al coser, es decir, pasar una por encima y otra por debajo. De esta forma, vamos a comenzar a dar puntadas y a dejar de la forma correcta el ganchillo, algo que haremos para crear el gorro o la prenda perfecta. Recuerda que debes cortar los extremos, en los cuales debe de haber una hebra larga saliendo, la cual se usa para marcar el punto de inicio y el último y que finalmente se rematará con la aguja pequeña.
  3. Empieza lo bueno:
    Ahora que ya hemos aprendido a coser a ganchillo, vamos a continuar haciéndolo para poder seguir cosiendo. Una vez que hemos hecho la cadeneta, vamos a ir subiendo por los niveles como si fuéramos una máquina de coser. De momento, vamos a tejer todo de la misma forma, es decir, vamos a hacer una cadeneta sobre otra. Sin embargo, en las técnicas avanzadas se usan ciertos nudos para ir tejiendo sólo las partes que queramos y de esta manera, hacer mangas de chaquetas, jerseys y todo eso. Lo que hay que hacer es ir tejiendo poco a poco y con mucha paciencia, de forma similar a coser con aguja y tratando de que los nudos estén bien hechos y respetando la proporción. Si quieres subir a otro nivel, vas a tener que coger un poco de cuerda y estirar para atar el nudo hacia arriba en vez a los lados. Esto hazlo en los extremos,ya que de esta forma, quedará muchísimo mejor que si lo haces por el centro.
  4. Cambio de color:
    Una de las mejores técnicas para hacer ganchillo es el cambio de color, ya que cuando vamos a cambiar de color, vamos a notar como vamos a hacer que la lana tenga otro efecto y otra textura. Aunque podamos tejer a un sólo color, es mejor hacerlo a varios, ya que es más bonito, por ejemplo si vamos a tejer una bufanda. La forma de hacerlo es atando un nudo en el extremo del color que ha terminado con el color nuevo, algo que se hará cambiando el color en la aguja y atando un nudo con los mismos, haciendo que se junten. Ahora vamos a tejer una nueva cadeneta con el nuevo color, logrando así un efecto diferente y por lo tanto, una estética muy superior.
  5. Finalizar el trabajo:
    Cuando hayamos terminado, debemos cortar todas las lanas que quedan para después rematar la faena. SI lo dejamos así, nos van a quedar pequeños extremos que no quedan bien y estos se deben rematar cosiendo con la aguja pequeña. Si esto se hace así, vamos a lograr que quede muy bien y vamos a tener una prenda usable. Si no hemos terminado el trabajo, basta con dejar la aguja atada al ganchillo en un lugar seguro, libre de niños o de gatos, para después poder continuar con nuestra labor sin ningún problema.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.