La escayola o también llamada yeso, es un material que se emplea en diferentes oficios entre los que encontramos la medicina, las bellas artes, las manualidades, el modelismo y la albañilería; en el mercado la encontramos en diferentes presentaciones, ya sea en polvo la cual es la más común o en vendas.

Este material se utiliza en muchos campos gracias a su facilidad de uso y a su versatilidad, y por ser un material bastante económico,

Con el polvo te enseñamos cómo hacer escayola, verás que es un material con el que podrás moldear, ya que es un bastante maleable.

Si quieres hacer algunas reparaciones sencillas o te gustan las manualidades, podrás hacer la escayola desde tu casa con un material básico y lo mejor de todo a bajos costos, los pasos a seguir son muy sencillos.
Cómo hacer escayola

¿Que necesitas para hacer escayola?

  • Tazón o vaso plástico
  • Escayola en polvo
  • Agua

Instrucciones para hacer escayola

  1. Lo primero que debes tener claro, es saber para qué la necesitas, pues puede que sólo necesites un retoque o que vayas a moldear una escultura, o vayas a hacer una máscara; toma un tazón o un vaso de plástico según lo que vayas a necesitar.
  2. Piensa en hacer un poco más de lo que necesitas pues la escayola seca bastante rápido y si ves que vas a necesitar más, no vas a tener tiempo, pero sin exagerar, pues lo que sobre habrá que botarlo, irá directo a un recipiente de basura.
  3. El tazón a elegir para hacer tu escayola debe ser uno que no tengas problema en que se estropee, recuerda que la escayola se seca fácil y será muy difícil poderlo limpiar, así que por ningún motivo tomes algún recipiente de tu vajilla o uno que te guste mucho.
  4. Si vas a hacer escayola sólo de vez en cuando, puedes tomar una botella de plástico o una garrafa y cortarla para que te quede como un recipiente y así poderlo botar sin problemas al finalizar tu tarea, si por el contrario vas a hacer esto con frecuencia, puedes tomar una pelota que sea de plástico y la rajas por la mitad, esta opción es excelente puesto que podrás desmoldar más fácil la escayola que ya se encuentre seca, esto te lo permitirá la goma, además, como será un recipiente sin bordes, su limpieza será mucho más fácil ya que no se acumularán restos.
  5. Toma el agua y vierte un poco en tu tazón, debes calcular que después vas echar la escayola y que tiene que llegar a una espesura adecuada.
  6. Ahora toma la escayola en polvo, tómala con tus manos y comienza a espolvorearla de a poco encima del agua; hazlo desde arriba en forma circular, hasta que veas que tengas cubierta toda la superficie del recipiente, continúa echando hasta que veas que sobre la superficie se forman islotes.
  7. Toma el cuenco y sacúdelo para que la escayola termine de caer, luego mira en qué zonas aún no se formar las islas, o sea que son pura agua, y procede a echar más escayola, así llegarás y verás cómo tu mezcla se va volviendo más consistente.
  8. Es hora de utilizar tus manos, introdúcelas sobre tu mezcla y comienza a revolver, hazlo en forma circular, tal cual como si estuvieras usando una batidora para mezclar los ingredientes de un pastel, ve notando como tu mezcla se va volviendo una masa con una textura muy parecida a la de un yogurt. Si deseas puedes usar guantes.
  9. Utiliza tus dedos para detectar grumos y procede a deshacerlos.
  10. Toma de nuevo tu recipiente y vuelve a agitar para que así desaparezcan las burbujas de aire que pueda haber.
  11. Revisa como está tu mezcla, si ves que está líquida sólo espera algunos minutos, pero si por el contrario ves que está muy espesa, a tal punto que te da trabajo seguir revolviendo, debes darte prisa para no tener que repetir toda la operación.
  12. Si has conseguido el punto ideal, deberás saber que tu escayola forjará aproximadamente a los 20 minutos, así que será el tiempo que tendrás para trabajar.
  13. Llega un momento en que tu escayola se dejará de secar en forma progresiva y cambiará de una su contextura, así que es importante que antes de comenzar todo este proceso, estés muy preparado (a) y organizado (a) y sabrás que debes hacer todo bastante rápido, ten todo lo que necesitas para trabajar, a la mano.
    Cómo hacer escayola

Consejos para hacer escayola

  • Si logras limpiar tu reciente estando la escayola aún líquida será mucho más fácil; también es importante que si ya ha espesado o se ha secado, que no la tires por los desagües, pues podrías taquearlos (atascarlos).
¿Te ha gustado?
10 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.