Cómo hacer beatbox

El mundo de la música contempla muchas más áreas que la de cantar bien, que aunque es importante, hay que ser consciente de que existen opciones alternativas. Desde hace años, muchas personas se han interesado por saber cómo hacer beatbox, algo que puede parecer muy complicado, pero que realmente no es tan complicado si se conocen las técnicas básicas.

No obstante, al igual que con aprender a cantar es algo que requiere de mucha práctica. Es necesario desarrollar un buen sentido rítmico y tener en cuenta una serie de consejos que son clave para poder avanzar y acabar dominando la técnica. Si quieres saber cómo hacer beatbox te recomendamos que sigas leyendo este artículo.

Instrucciones para hacer beatbox

Si quieres saber cómo hacer beatbox deberás seguir los siguientes pasos, que son recomendaciones y fases que son muy necesarias para tratar de lograr los mejores resultados y acabar dominando esta técnica. Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. En primer paso deberás saber que hay varios sonidos que debes dominar. Para empezar hay tres sonidos básicos del beatbox, somo con el clásico bombo (b), los platillos (t) y el tambor o redoblante (pf). Debes practicar estos sonidos con un ritmo de ocho golpes como:  b t pf t / b t pf t. Debes asegurarte de que la sincronización vaya bien en lo que respecta a tiempo.
  2. Bombo. La forma más simple de hacer el clásico sonido del bombo es pronunciar la letra B. Para hacerlo con más ataque y volumen debes hacer oscilación en los labios; y deja que el aire vibre entre los labios. Cuando logres hacerlo, tendrás que conseguir que haya una pequeña oscilación entre los labios, controlando la salida de aire para que vibren brevemente.
  3. Luego tendrás que tratar de duplicar los platillos hi hat. Debes producir un sonido TS pero con los labios cerrados o ligeramente cerrados. Para ello tendrás que mover la punta de la lengua hacia la parte delantera; detrás de los dientes frontales para conseguir un sonido más suave; y para ensayar con un sonido más fuerte tendrás que buscar el sonido de la letra t.
  4. Cuando lo domines será el momento de tratar de buscar estos platillos de forma sucesiva, que es en un plan más avanzado. Tratando de lograr el sonido «tktktktk», utilizando para ello la mitad anterior de tu lengua para reproducir el sonido «k».
  5. A continuación llegará el momento de practicar el sonido de tambor. La forma más fácil de hacerlo es tratar de decir la letra P. No obstante, el sonido de la letra P es demasiado silencioso, por lo que para que sea más fuerte se deben probar diferentes técnicas. Una de ellas es exhalar de forma simultánea para que parezca una F; y otra es hacer una oscilación de labios, sacando el aire entre los labios haciendo que vibren.
  6. Una vez que de verdad ya domines todo lo anterior será el momento de probar otras técnicas intermedias. Una vez que hayas dominado los tres primeros podrás llegar a sonidos más difíciles. Todos ellos necesitarán de una gran práctica.
  7. Luego podrás tratar de buscar el desarrollo de un buen sonido de bombo. Para lograrlo tendrás que apretar los labios entre ellos, para ejercer presión con la lengua y mandíbula, situando la lengua en la parte delantera de la boca y cerrando la mandíbula de forma simultánea. Debes dejar salir el aire entre los labios, llevando la presión hacia los lados y produciendo así el clásico sonido del bombo. Puedes añadir más presión desde los pulmones, pero tratando de evitar que sea un sonido con demasiado aire.
  8. Cuando ya estés cómodo con este sonido, podrás apretar los labios de forma progresiva; y así forzarás a que haya una mayor cantidad de aire saliendo de tus labios para producir un buen sonido de bombo.
  9. Luego trata de añadir una bordona al tambor para sumar el redoblante a tu mezcla. Primero debes decir «ish»,  y luego decir «ish» sin el «sh» del final, y de esta forma podrás ir entrenando la garganta, hasta llegar a dominar perfectamente el sonido.
  10. Otra técnica intermedia es la de añadir un redoblante de saliva. Una trampa de saliva, conocida como spit snare, se usa principalmente en los beats de trap, ya que se trata de un sonido rápido y muy definido. Asimismo, podrías tararear al mismo tiempo que realizas el sonido para disponer de mayor musicalidad. No obstante, se trata de un sonido que es complicado de aprender, por lo que hay que tener paciencia.

Estos son sonidos básicos que debes ir aprendiendo  y algunos intermedios. No obstante, si quieres saber cómo hacer beatbox de manera profesional tendrás que hacer mucha práctica de los diferentes sonidos. Esto es clave para poder llegar a conseguir los mejores resultados, una práctica que puede llegar a ser complicada pero que nunca hay que venirse abajo, ya que con práctica se conseguirá.

 

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.