En el proceso de trabajos con barros o en manualidades con barro podemos encontrar un material llamado barbotina, el cual tiene varios usos, pero el principal es para pegar y reparar objetos de barro.

La barbotina lleva utilizándose durante muchísimo tiempo, empezando simplemente siendo mezcla de arcilla y agua y ahora a la mezcla se le han llegado a incluir algunos elementos, como electrolitos para hacer que la mezcla sea más resistente, sobre todo en la industria de la cerámica.

Si estás trabajando con barro o te gustaría iniciarte en este mundo y comenzar a hacer tus propias manualidades en barro entonces este artículo de doncomos.com sobre cómo hacer barbotina te ayudará mucho en el proceso.

Qué es la barbotina

La barbotina tradicionalmente ha sido una mezcla de arcilla y barro, formando un líquido un poco espeso y fino que mantiene cierta viscosidad necesaria para llevar a cabo sus funciones, pero la densidad final se la dará la función para la que necesitamos la barbotina, pudiendo ser más líquida o más espesa.

La barbotina siempre se debe tamizar, pues debe ser una mezcla uniforme y sin grumos que puedan perjudicar  a la pieza.

Por otro lado también se llama barbotina a la mezcla formada por agua y barro resulta en el fondo del recipiente donde el alfarero (el que realiza las figuras en barro) moja sus manos muchas veces durante la elaboración de su objeto para disminuir la fricción que se produce durante el torneado. Esta barbotina o “barrillo” recibe diversos nombres en diferentes lugares de España. Por ejemplo en Almería se le denomina lemoxa, y en el Levante Español “alimoja”.

De qué se compone la barbotina

Como hemos mencionado la barbotina se compone principalmente de algún tipo de arcilla y agua, pero esta composición ha sido mejorada, especialmente para que sea más resistente o para que la pasta de arcille dure más a lo largo del tiempo. Para lograr estas mejoras a la barbotina básica se le añade cuarzo, carbonato de socio, silicato de socio y carbonato de calcio.

Usos de la barbotina

Podemos usar la barbotina de tres maneras distintas:

Técnica de la colada. La técnica de la colada es aquella mediante la cual se rellenan moldes en arcilla para conseguir ciertas formas de manera repetida (sobre todo es usada en la reproducción en masa). Una vez que la barbotina esté seca podremos retirar el molde y tener la pieza lista para pintar o para lucir. Para realizar esta técnica sí que suele ser importante añadir algunos aditivos, como el silicato sódico, esto nos permite controlar y regular la fluidez de la barbotina.

Lechada. En este caso usamos la barbotina como si fuese un pegamento, lo que es útil para unir trozos de piezas de arcilla, ya sean trozos que se han despegado, roto, como para unir asas, pitorros, etc.

En general es más complicado unir piezas si el barro ya está seco, por lo que es mejor realizar estas uniones mientras el barro aún esté un poco húmedo. Pero si estás uniendo trozos de arcilla seca deberás cubrir la unión tanto por dentro como por fuera con barbotina, presionarás ambas partes hasta que hayan cogido algo de fuerza y se hayan secado lo suficiente como para que o se vuelvan a separar. Después debes limpiar y alisar la zona de la unión y volver a dejar secar por completo antes de meterlo a cocer.

Decoración con barbotina. Podemos usar la barbotina de arcilla para realizar ciertas decoraciones sobre objetos de arcilla. Es más frecuente usar arcilla blanca a la que se le ha añadido óxidos y otros colorantes hasta alcanzar el color deseado. Esta barbotina se deberá aplicar al objeto cuando este tenga la arcilla en estado de cuero. El proceso para aplicar esta decoración puede realizarse de muchas formas distintas, por ejemplo inmersión, reguero, bandeado, con pincel, reservas de cera, plumeado, esgrafiado, etc.

Además, los colores se pueden superponer. Normalmente una vez que la pieza esté seca se hornea, se le añade un vidriado transparente y se vuelve a hornear.

Para esta técnica podemos hacerlo de diversas formas, pero en general podemos aplicar un engobe de fondo, lo secamos y horneamos y después añadir engobes de diversos colores para realizar dibujos y otras decoraciones.

Cómo hacer barbotina

Puedes comprar la arcilla en tiendas especializadas, no es un material muy costoso, por lo que quizás sea la mejor opción si deseas ahorrar tiempo y trabajo. También puedes hacer barbotina en casa si deshaces barro seco, vuelve el trozo de barro seco polvo, ya sea triturándolo o aplastándolo, por ejemplo. Después añadiremos agua y removeremos hasta dejar la mezcla uniforme y sin grumos. En general, masa no debe quedar ni muy seca ni muy líquida, su aspecto en general debe parecer a la del yogurt.

Nunca debes sobrepasarte con la cantidad de agua, ya que cuanto más espesa realicemos la mezcla de barbotina antes tendrá efecto. En general el agua añadida nunca debe superar el 45% del peso de todos los materiales sólidos de la mezcla (arcilla, cuarzo, silicato de sodio,etc).

También debes saber que hay muchos tipos de arcillas, pero siempre debes hacer tu mezcla de barbotina con la misma clase de arcilla con la que está fabricada tu escultura.

Una vez que ya tengas la mezcla preparada la deberás aplicar en buenas cantidades con ayuda de un palillo de modelado, de un pincel o de otro utensilio que te permita apretar un trozo de barro contra otro y que la barbotina se sobresalga por todos lados.

Si lo que vas a hacer es usar la barbotina como pegamento lo primero que debes hacer es rayar los bordes de las piezas, esto hará que la barbotina que aplicaremos después se agarre mucho mejor y tenga más fuerza al unir ambas piezas.

Si la vas a usar en el colado de piezas no te olvides de añadirle los componentes necesarios para evitar la levigue, es decir, para hacer una masa más fluida y permitir una mejor dispersión de las partículas de la arcilla, consiguiendo así una emulsión y que esta mezcla dure más tiempo. Esto se conoce como deflocular, (o permitir la fluidez de la mezcla de arcilla), y para ello es preciso añadir algún tipo de electrolito o mezcla de electrolitos, como el silicato soluble de sodio, (el cual es el más usado, por ser más fácil de conseguir y más económico), el ácido tánico o el carbonato de sodio.

Una vez que acabes con el trabajo que tienes en las manos, puedes guardar la barbotina que te ha sobrado para usarla en otras ocasiones cercanas, por tanto si usas con frecuencia esta arcilla no hace falta que tengas tantísimo cuidado como si no la usases tan a menudo. Tan solo guárdala cubriéndola con papel film de cocina. Si cuando la vayas a usar está demasiado seca siempre podrás añadirle un poco de agua y volver a remover para revivir tu barbotina y volver a trabajar con ella.

En este artículo sobre cómo hacer barbotina te hemos explicado todo lo que necesitas saber sobre ella, por lo que puedes mejorar tus habilidades alfareras y llevar tus figuras y piezas más allá añadiendo detalles o incluso añadiéndole partes tan simples como asas, tapas, e incluso puedes añadir detalles decorativos.

¿Te ha gustado?
11 usuarios han opinado y a un 81,82% le ha gustado.