Un dibujo tiene muchos detalles y trucos sobre los que podemos hablar largo y tendido. Estas herramientas sirven para dar diferentes significados al dibujo o al entorno y es necesario saber dominar estas técnicas antes de usarlas. Por lo que hay varios ejercicios con los que podemos practicar. En este artículo vamos hablar de cómo dibujar sombras y el rendimiento que nos dan en el dibujo. Sin duda alguna son un aspecto importante a tener en cuenta. Gracias a las sombras, nuestros dibujos pueden pasar a un siguiente nivel de realismo. Ya que las sombras nos permiten transmitir sensación del volumen de cualquier objeto o persona. Es un matiz imprescindible con el que podemos jugar para dar los giros deseados a nuestra pintura. También nos puede ser útil saber cómo dibujar en 3D.

Sombras

La sombra es una zona oscura en dónde no llega la luz. Antes que nada, situamos una fuente que desprenda luz frente a cualquier objeto que sea opaco, la veremos en la parte trasera. Hay tres tipos de sombra:
La sombra reflejada. Es la que pintamos imitando a una sombra propia que refleja un objeto en el otro.
La sombra que desprende un objeto, la cual es menos perceptible, pero inconscientemente si un dibujo no la tiene nos damos cuenta. Tenemos la sensación de que falta algo o que no es del todo real.
La sombra proyectada, es la sombra menos difícil de representar. Sin duda alguna se trata de la sombra que proyecta un cuerpo en el suelo, por ejemplo.

Tramado

Se puede crear una sombra a través del tramado. Hay varios tipos de tramado.
Uno de ellos es el tramado común. Este es el método para sombrear que se basa en trazar varias líneas de forma paralela. De esta manera creamos la sombra. Es un método ideal para objetos que tengan poca textura.
Tramado cruzado. En este tipo de tramado dibujaremos una buena cantidad de líneas que se crucen entre ellas. De esta manera crearemos varias ‘x’ sobre nuestro proyecto, lo que nos dará, gracias a este tipo de tramado, más textura. A parte, usándolo oscureceremos zonas del dibujo sencilla y rápidamente.

Circulismo. Este nombre se debe a que se logra este efecto haciendo círculos de poco tamaño de manera que estén, en parte, superpuestos. En las áreas de más textura aumentaremos el espaciado que hay entre dichos círculos. Básicamente usaremos un trazo más duro y si es un cambio gradual, estos círculos tienen que estar más cerca unos de otros.

las sombras de una flor

Instrucciones para dibujar sombras

No hace falta ser un profesional para dibujar unas sombras, pero si un cierto conocimiento de cómo aplicarlas. En este apartado hablaremos de usar esta técnica con éxito. Es importante recordar que la práctica es un elemento clave. Los pasos a seguir son:

  1. Tener la imagen que queremos dibujar a la vista.
  2. Dibujar de forma lineal el objetivo a representar. Es importante conseguir un buen boceto de lo que queremos pintar.
  3. En otra hoja o en una esquina de la misma representaremos una escala de colores. Iremos del blanco al negro y entre ellos varias tonalidades de grises.
  4. Trazar un rectángulo y dividir la figura en cinco partes para enumerarlas de la forma que mejor la entendamos.
  5.  En cada parte pintaremos una tonalidad con más oscuridad que la previa. La primera parte la dejamos en blanco y la segunda añadiremos un poco de sombreado. La tercera estar media sombreada y la cuarta oscura. Por último, la quinta parte ha de ser lo más negro posible.

Para el sombreado los pasos son:

  1. Ubicar la fuente que desprenderá luz en nuestro dibujo. Es una referencia para saber dónde tenemos que hacer las sombras.
  2. Elegir el método de sombreado que queremos.
  3. Practicar el sombreado de nuestro dibujo. Antes de decidir a hacerlo en el mismo dibujo, es bueno que tengamos claro la técnica. Un ensayo nos vendrá bien para ganar en seguridad. Aquí puedes empezar con un tono claro. Si deseas corregir algo, simplemente bastará con borrar. También podemos apretar delicadamente el lápiz y después retocar las sombras de una manera suave. Las zonas con más brillo las dejamos en blanco.
  4. Añadir capas. Gradualmente oscureceremos las sombras, incorporando capas ligeras. Ya debemos apreciar a simple vista el contraste entre las zonas oscuras y claras.
  5. Difuminamos las zonas que hemos sombreado mezclando esas áreas con otras. De esta manera conseguiremos suavizar los bordes demasiado marcados. También lograremos un sombreado mucho más realista y gradual. Este efecto se puede hacer utilizando los dedos, si no disponemos de la herramienta.

¿Que necesitas para dibujar sombras?

Es importante tener todas nuestras herramientas bien cuidadas y localizadas. Ser organizado en este sentido es vital para poder usar todo lo que necesitamos y que conserven su utilidad. El buen estado de los objetos nos ayudará a conseguir un mejor resultado o nos hará más fácil la tarea. Una solución es tener un sitio en concreto donde poder guardar todo lo que usamos para dibujar. En este caso, para realizar las sombras necesitaremos:

  • La mesa. Debe de ser suficientemente amplia y a una altura correcta para el dibujo. Es muy importante, ya que dibujar durante un largo período de tiempo estando incomodo no es bueno para el cuerpo. Tampoco nos saldrá el mejor dibujo posible adquiriendo malas posturas.
  • Un lápiz. Tiene que estar lo suficientemente afilado para poder pintar con la parte más plana de la punta. Ya que dibujando con la punta nos saldría el trazo demasiado oscuro.
  • Borrador. Será necesario para borrar los trazos erróneos y para dar matices a nuestro sombreado. Borrar ligeramente un sombreado muy oscuro para rebajar el tono. Esta herramienta debe estar limpia. De lo contrario podría estropear el dibujo. Por otro lado, el borrador tiene que ser suave y debemos utilizarla con cuidado.
  • Colores. Una vez hayamos elegido los colores necesarios para nuestro dibujo.
  • Varias hojas. Es importante tener suficiente papel. Si queremos hacer pruebas en otros papeles o hacemos ensayos. Quedarnos sin papel en medio de la sesión es bastante perjudicial porque se nos puede ir la inspiración. O posiblemente, no consigamos volver a concentrarnos. Siempre hay que tener una gran cantidad de papel disponible por lo que pueda pasar.
  • La imagen que queremos dibujar. Es importante tenerla muy a la vista y repasar todos los detalles. Si nuestra imagen es mental podemos hacer un dibujo «rápido» a modo de representar la escena. Una vez hecho, no hace falta que esté correctamente dibujada, añadiremos las sombras. Esto nos servirá para hacernos una idea y que no se nos pase ningún detalle.
  • Paciencia y tiempo. Para poder representar las sombras a nuestra manera hace falta práctica para dominar esta técnica. Sólo el tiempo nos dará la posibilidad de poder perfeccionar nuestra destreza a la hora de realizar sombras.

sombras de los objetos

Consejos para dibujar sombras

Si nos cuesta imaginarnos las sombras y la imagen que queremos dibujar no la tenemos disponible tenemos una solución. Podemos utilizar objetos que tenemos en casa y alumbrarlos para conseguir representar las sombras que nos cuesta imaginar. A veces, observando a nuestro alrededor conseguimos la inspiración que necesitamos. Fijarnos en diferentes puntos de los objetos de nuestra casa y de las diferentes sombras que proyectan. Podremos alumbrarlos directamente a cada uno de ellos para entender cómo representar las que queremos en nuestro papel.

Medidas que podemos tomar

Una muy buena ayuda son los muñecos de menor tamaño. Si tenemos un hijo seguro que tendrá alguna colección. Podemos recrear una escena y posicionarnos en varios ángulos para observar con distancia.
Si, por el contrario, usamos una foto cómo referencia podemos retocarla. Podemos pasarla al ordenador o con el móvil directamente, o pasarla a modo «escala de grises». Después tenemos la opción de imprimirla si estamos más cómodos teniendo la imagen a mano. Esto nos servirá para tener más precisión en el sombreado, al estar la foto en el modo «blanco y negro».
Una medida preventiva a tomar en cuenta es colocar un pequeño papel debajo de nuestra mano. De esta manera, cuando vayamos dibujando no correremos el riesgo de borrar partes del dibujo con la propia mano.

Si tenemos tiempo libre y nuestro bolsillo se lo puede permitir, podemos tomar clases de dibujo. Tampoco es necesario, únicamente si queremos avanzar en otros aspectos o si realmente nos apasiona; es una opción.
Es importante mantener la moral alta. Todo proceso tiene su estancamiento y fases en las que parece que no avanzamos. Hemos de conservar siempre nuestros «dibujos fallidos» para detectar errores. Es bueno tomarse un tiempo para observarlos un buen rato. Gracias a esto seremos conscientes de lo que debemos mejorar y de lo debemos seguir haciendo exactamente igual. Nos será de gran ayuda saber cómo pintar un degradado.

Tranquilidad mental

Las opiniones de los demás no tienen que afectarnos. Se trata de gustos o de manera de interpretar cierta imagen. Debemos seguir con nuestro camino con la misma ilusión. Entran en discusiones o tomarlo como algo personal no nos beneficia en nada. Si es una crítica constructiva debemos considerarla y ver cómo podemos solucionar el error.
Escuchar música relajante con poco volumen nos ayudará a concentrarnos. Así como dejar en silencio el móvil o cualquier aparato eléctrico que pueda sacarnos de escena. El tiempo que le dediquemos a la sesión, si no es interrumpido, es muy efectivo a la hora de avanzar.
Una vez tomados todos estos consejos, como ya hemos dichos, sólo es cuestión de tiempo y seguir intentándolo. También es importante ser creativo.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.