Es muy probable que conozcamos, o por lo menos, hayamos oído hablar de los mandalas. En este artículo hablaremos de cómo dibujar mandalas. Para dibujar bien este objeto, antes debemos conocer su significado y el impacto que tiene en algunas culturas en concreto. Esta palabra, cuyo significado es «circulo sagrado», tiene su origen en el sánscrito.
Los mandalas son muy recurrentes en la religión del hinduismo y budismo. En estas culturas, escenifica el círculo vital. Esta expresión artística es una reproducción simbólica espiritual. También interpreta los rituales tanto del microcosmos como del macrocosmos. Sus colores escenifican las energías y los beneficios.

En las culturas orientales existen muchas técnicas para conseguir relajarse, una de ellas es pintar dichas representaciones. Incluso estas pinturas se comercializan en libros en los que aparecen sin pintar. Únicamente se encuentran las líneas para que puedas colorear todo el dibujo que está en blanco. No hace falta tener unos conocimientos específicos, ni estar adiestrado en ninguna arte en concreto. La ventaja de este ejercicio relajante es que cualquiera puede hacerlo. Ya que, básicamente, consiste en pintarlos a nuestro criterio o de la manera que más nos guste. Si queremos hacerlo más grande, debemos saber cómo ampliar un dibujo.

Mandalas y sus beneficios

Esta actividad es apta para todos los públicos. Es muy beneficiosa para ser más creativos, estar más serenos y ser capaces de controlar episodios de ansiedad. Hay un estudio que prueba que la realización de mandalas son muy efectivas para reducir el estrés y la ansiedad.
El provecho que sacan de los mandalas en dichas religiones son muchos y muy importantes. Entenderemos la importancia en dichas culturas cuando veamos los siguientes beneficios que aportan:
– Traen al hogar energía positiva. Lo cual es muy beneficioso, porque nos consigue prosperidad y equilibrio.
– Por la capacidad de cambiar las energías negativas por energías positivas, se les considera que tienen capacidad de sanación.
– Simbolizan la calma, la paz y el equilibrio. Cuando es observado, estas tres sensaciones nos invaden.

Beneficios en occidente

También es beneficioso para las personas que no tengan información o conocimiento de la cultura oriental y los mandalas. Por eso, no hace falta ser un experto para incorporar a nuestra rutina esta relajante práctica. Dichos beneficios que nos pueden aportar son:
Es un tiempo de descanso mental y sensorial.
Hay diferentes niveles de complejidad en los mandalas. Si coloreamos uno muy complejo nos hará trabajar nuestra concentración. Una vez terminado el mandala, podemos observar que colores hemos elegido para pintarlos. Esto nos permitirá conocer nuestras emociones o estado de ánimo. Es un ejercicio que tiene mucho más efecto en los niños, ya que tienen menos filtros.

El tiempo que te lleve el mandala depende de la dificultad. La tarea puede durar alrededor de treinta minutos o alargarse hasta las horas. Este lapso de tiempo es tiempo de calidad. Estaremos solos, con nuestros sentimientos e ideas. Es ideal para desconectar.
En algunos colegios están empezando a ponerlo como ejercicio para los niños. Es una manera muy fiable de conocer sus emociones mediante la elección de colores realizada.
Es muy beneficioso para los niños porque les ayuda a tener más concentración y mejorar la motricidad fina.

Colores

Los colores juegan un papel muy importante en dichas representaciones, ya que tienen un significado muy específico y vital. Estos son los colores y lo que cada uno de ellos simboliza:
Rojo. Este color es usado para interpretar el primer chakra. Nos da fuerza, pasión y nos hace sentir la importancia del amor. El orgullo también es representando mediante este color.
Naranja. Pertenece al segundo chakra. Personifica la ambición y el optimismo. Nos hace sentir la fuerza interior que tenemos para logra nuestras metas y deseos.
Amarillo. Es el chakra número tres. El color amarillo encarna la inteligencia. La manera de proceder correctamente y la sensación de ser libres.
Verde. Chakra número cuatro. El verde es sinónimo de sanación y esperanza. Así como del equilibrio entre la razón y el corazón

Estos cuatro colores se diferencian en la categoría de su significado. Tienen unas interpretaciones todavía más espirituales:
Azul. Chakra número cinco. Este color nos evoca a ser tolerantes, pacíficos y a estar en calma.
Índigo. Chakra número seis. Es usado para establecer una buena comunicación con nuestro yo interno. De esta manera los obstáculos que nos encontremos, los podemos solventar desde una postura equilibrada y con buenas acciones.
Violeta. Chakra número tres siete. Se le considera mágico. Es un color que emite espiritualidad e imaginación.
Rosa. El octavo chakra. Es un color lleno de encanto. Nos inunda de amistad y amor.

Colores no relacionados con los chakras

Los siguientes colores representan otras sensaciones y utilidades:
Blanco.
Es el perfecto. Refleja la pureza, la nada y nos enseña que esta todo por realizarse. Es una gran fuente de iluminación
Negro. Es un color asociado a la muerte, el desconocimiento o el misterio. También la tristeza.
Gris. Es un color neutro, sabio y con aires de renovación. Escenifica la espera y la calma.
Morado. Así como el gris, representa la sabiduría. Nos incita a amar al prójimo y a la contemplación.
Oro. Es un color que se usa para transmitir sabiduría, vitalidad, clarividencia y nos llama a estar lúcidos.
Plata. Todo lo relacionado con el bienestar. Aumenta nuestra capacidad extrasensorial. Emociones cambiantes.

Colorear mandalas

Instrucciones para dibujar mandalas

Dibujar un mandala es sencillo si sabemos una buena técnica. En este apartado daremos todos los pasos para hacer una plantilla y que, a partir de ahí, sigas tu propio diseño y gusto. Las instrucciones para dibujar un mandala son:

  1. En la hoja, haciendo uso de nuestro compás, trazaremos un círculo. El tamaño ha de ser, más o menos, el equivalente a la mitad de la hoja. Si no tenemos compás, una taza nos servirá de gran ayuda para hacer el círculo.
  2. Localizar el centro. Si hemos utilizado el compás, la punta del mismo habrá dejado una pequeña marca. En caso de habernos valido de la taza haremos dos líneas; una vertical y otra horizontal. El punto exacto de unión será el centro.
  3. Es importante la simetría para un resultado más visible. A las dos líneas anteriormente trazadas, sumaremos dos líneas más que pasen por el centro. Estas líneas tienen que ser diagonales.
  4. Con el compás en el centro, haremos círculos de menor a mayor tamaño.
  5. Desde el centro hasta el exterior podemos dibujar las figuras geométricas que más nos gusten, dentro de los círculos.
  6. Colorear las figuras a nuestro gusto.

¿Que necesitas para dibujar mandalas?

Si ya nos hemos informado de los pasos para dibujar un mandala, a continuación, vamos a hablar de las herramientas a usar. No se hace falta nada que no conozcamos o sea difícil de conseguir. Es importante a la hora de ponernos manos a la obra estar en un ambiente tranquilo. Es una práctica que requiere concentración y relajación. Para esta sencilla tarea necesitaremos:

  • Una hoja en blanco.
  • Una mesa amplía.
  • Un compás. En el caso de no tener acceso a él nos sirve una taza.
  • Una regla para hacer las líneas rectas.
  • Si no hemos conseguido el compás, podemos usar tazas de diferentes tamaños para hacer los círculos.
  • Un lápiz.
  • Los colores que hayamos elegido para decorar nuestro diseño.

Pasos para hacer mandalas

Consejos para dibujar mandalas

Esta práctica, originaria de la cultura oriental, cada vez está teniendo más presencia en occidente. Más allá de entender su significado y su historia, que por otra parte, es muy interesante, nos ayuda a relajarnos. Trazar estas representaciones, pintarlas y observarlas nos ayudan a estar más relajados. Nos vendrá bien para el estrés saber cómo decorar velas.

Con el ritmo alto de vida que llevamos hoy en día, estamos en tensión siempre. Esto afecta mucho a nuestros músculos, ya que, estando en continúa tensión, se desgastan. Como resultado pueden aparecer leves lesiones. Por eso es vital para nuestra salud aprender a respirar y conseguir un estado de relajación. Al menos en un tiempo determinado. Pintar y observar mandalas nos va a ayudar significativamente en este objetivo. Si sacamos unas horas a la semana para tener esta práctica como hábito veremos resultados tangibles. Acompañar a estos momentos poniendo una música que también invite a la relajación será un genial binomio.
Una opción que tenemos es dibujar las plantillas con lápiz. Si a la hora de hacer nuestros propios diseños hay uno que nos ha salido especialmente bien o queremos volver a utilizarlo, basta con escanearla o imprimirla. De esta manera podemos usar esta plantilla tantas veces como queramos.

La forma de colorear los mandalas tienen su significado. Si decidimos colorear desde fuera hacia el centro representa nuestro a nuestro centro espiritual. Esto te hará contactar con nuestro subconsciente.
Por otro lado, si elegimos la otra manera; desde el centro hacia fuera estaremos exteriorizando nuestras emociones. Esto es muy saludable, ya que exteriorizaremos las emociones opresoras que nos impiden avanzar.

La única manera de pintar, formas aparte, es liberar tu mente. Esto nos permitirá concentrarnos sólo en el dibujo en sí, lo que conllevará a tu momento de relax y paz total. Podemos ver más acerca de esta práctica en YouTube.
No debemos preocuparnos por el nivel artístico del cuadro, ya que ese no es el objetivo de este hobby. Es una forma de vaciar todo lo que tienes dentro y no sabes expresar de otra manera. Y hacerlo de manera inconsciente es lo que se consigue pintando mandalas. Ya que no estaremos filtrando nuestras emociones. También puede que nos interese saber cómo dibujar animales graciosos.

¿Te ha gustado?
10 usuarios han opinado y a un 80,00% le ha gustado.