Cómo dibujar el cuerpo humano

Dibujar es un hábito que ayuda a expresar lo que con palabras no podemos transmitir. O simplemente para desahogarnos. No hace falta ser un profesional para tener esta práctica como hobby o forma de estar mejor con nosotros mismos. Hay gente que nace con el don y otra que lo adquiere a base de práctica, consejos y estudio. Sea cual sea el caso necesitaremos algún consejo o base sobre la que trabajar. Así mejoraremos nuestra técnica de dibujo. No para conseguir un mejor nivel o dedicarnos profesionalmente a ello sino para poder tener las herramientas a nuestro alcance. Es una forma de poder usar nuestro potencial y nuestras habilidades para querer trasmitir lo que queremos con ese dibujo.
Una de los objetivos más difíciles para un dibujante es representar el cuerpo humano. Esta elección tiene muchos matices y no todos son iguales.

Es una labor muy complicada si no tenemos claro por dónde empezar o unas bases sobre las que realizar nuestro proyecto. Pero es algo totalmente normal y comprensible, sobre todo si llevamos tiempo sin dibujar. Hay ciertos pasos y acciones a tomar para que nos parezca más fácil.
Dibujar un cuerpo humano tiene muchas posibilidades y formas de hacerlo por la variedad de los cuerpos, las proporciones, la postura del mismo. Por no entrar ya en la complejidad de la cara. Si queremos tener éxito, sería bueno saber cómo dibujar un rostro. Aunque eso hace que sea una tarea mucho más atractiva, si cabe.

Cuerpo humano

En este artículo hablaremos sobre cómo dibujar un cuerpo humano y los aspectos que hay que tener en cuenta.
Lo principal es separar las fases y establecer unos pasos ya que a medida que se vaya desgranando la manera de conseguir nuestro dibujo deseado el proceso parecerá más sencillo y no una tarea inalcanzable. Si se quiere dibujar un cuerpo en particular habrá que tener un conocimiento mínimo sobre el mismo si se quiere lograr realismo, pero no es una dificultad añadida. Por otro lado, si queremos un cuerpo humano sin pensar en ninguno en concreto podemos inspirarnos en fotos y vídeos a nuestro alcance para esta tarea.

 

dibujar cuerpo humano

Instrucciones para dibujar el cuerpo humano

Con estos sencillos pasos obtendremos un buen resultado:

  1. El primer paso para empezar con nuestra tarea es simplificar el trazo del cuerpo humano. Para eso dibujaremos un esqueleto de la manera más sencilla posible. Una figura redonda emulando la cabeza y el resto del esqueleto tales como cuello, hombro, codo, muñeca, cadera, rodillas, tobillos y tronco representado por líneas.
  2. Una vez observadas con detenimiento cada una de las articulaciones podemos probar a dibujar el cuerpo de esta manera, pero variando las posiciones, ya sea sentado, corriendo, saltando o cualquiera que se nos ocurra.
  3. También es importante, antes de empezar, mirar a conciencia los detalles del cuerpo elegido para dibujar.
  4. Cuando empecemos el dibujo, un ejercicio muy efectivo es no parar de hacerlo sin importar el resultado que estemos obteniendo ya que la finalidad de este ejercicio es incrementar nuestra confianza para dibujar y tener la mano más suelta, sin tensión alguna en ella. Si consigues no levantar el lápiz del papel conseguirás una mente y una mano totalmente liberada en la tarea de dibujar.

Hay algunas diferencias que más adelante veremos entre un cuerpo masculino y uno femenino, pero por ahora nos centraremos en las características similares a la hora de empezar a dibujar.

  1. La figura de un cuerpo humano, sea hombre o mujer, se divide verticalmente en ocho partes siendo cada parte equivalente a la altura de una cabeza y dividido horizontalmente es la medida equivalente a dos cabezas entre hombro y hombro.
  2. Es importante las referencias a la hora de trazar ya que son una buena base sobre las que apoyarnos. Por ejemplo, unas buenas referencias para tener una buena medida de las proporciones pueden ser la barbilla, los pezones, la cadera, la rodilla y el tobillo.

Para tener un esquema de un cuerpo proporcionalmente dibujado es necesario tener las siguientes medidas:

  1. Entre la barbilla y los pezones ha de existir una distancia de una cabeza.
  2. La distancia entre ambos pezones es de una cabeza.
  3. Los hombros y los codos deben de estar separados por una altura equivalente a una cabeza y media.
  4. Dos cabezas es la separación ideal entre los pezones y la cadera.
  5. La distancia existente entre el codo y la muñeca será de una cabeza y 1/4 así como dos cabezas de distancia entre los codos y el dedo corazón de la mano.
  6. Situaremos la cadera a dos cabezas de la rodilla y a cuatro cabezas de los tobillos.

Una vez que estén claras todas las proporciones sobre las que realizar nuestro dibujo del cuerpo hemos de tener en cuenta si queremos dibujar un cuerpo femenino o uno masculino ya que, al margen de las proporciones en común, existen algunas diferencias y matices importantes.

  1. La distancia entre los hombres de una mujer es menor respecto a la de los hombres y el ancho total del cuerpo es de dos cabezas.
  2. Las manos de la mujer están situadas ligeramente más abajo que las del hombre.
  3. En comparación con el hombre, la cintura de la mujer es sensiblemente más estrecha y su nivel se encuentra por encima respeto al ombligo.
  4. El hombre tiene unas caderas más estrechas.

Teniendo en cuenta estas directrices podemos variar un poco las proporciones en función de si queremos una figura más esbelta o más ancha. Se puede variar ligeramente la distancia, pero es importante mantener las proporciones estandarizadas del cuerpo a la hora de dibujar.
Un buen ejercicio para tener claras y controlar dichas proporciones es variarlas haciendo una figura con sobrepeso, piernas más largas de lo normal o lo que se te ocurra. A parte de ejercitar y ganar soltura con la figura del cuerpo humano te servirá para pasar un buen rato y hacer más dinámica la tarea.

¿Que necesitas para dibujar el cuerpo humano?

Para dibujar un cuerpo humano necesitaremos una serie de herramientas fáciles de conseguir y que, seguramente, ya dispongamos de ellas en nuestro hogar.

  • Una mesa o escritorio lo suficientemente amplio para colocar nuestras herramientas y dibujar libremente.
  • Un papel o folio lo bastante grande para dibujar la figura. Si no tenemos práctica con ellos, podemos usar una hoja milimetrada que nos ayudara a trazar las guías y a sentirnos con más comodidad.
  • Un lápiz.
  • Un sacapuntas para tener nuestro lápiz en buen estado.
  • Una regla para tener bien determinadas las distancias y las proporciones
  • Una goma para corregir algunos fallos que podamos cometer como desvíos en los trazos.
  • La imagen del cuerpo en cuestión a dibujar para que nos podamos orientar y conseguir el resultado buscado.
  • El trazado de un esqueleto simple para desarrollar nuestro dibujo con esa base, localizando las articulaciones mencionadas.
  • Colores si se quiere dar sombras o pintar la piel, los ojos o algún otro aspecto del proyecto.

Ilustrar un cuerpo humano, masculino o femenino, requiere de mucha concentración ya que está repleto de matices y no hay prácticamente dos cuerpos iguales por eso es importante conocer bien al detalle el cuerpo a dibujar.
Necesitaremos estar tranquilos y con ganas de llevar acabo la tarea ya que en momentos de estrés veremos todo más complicado y perderemos la motivación.

Cuerpo humano

Consejos para dibujar el cuerpo humano

Hemos de ser conscientes de que la diferencia entre un buen dibujo y otro no tan agradable de ver es el número de intentos que has invertido en cada proyecto. Esto significa que probablemente tus primeros bocetos no sean de tu agrado ni del nivel esperado dadas tus expectativas creadas al visualizar el proyecto final.
Si se sigue las instrucciones paso a paso, unido a la constancia en la práctica, las técnicas a depurar y al estudio veras resultados de manera casi inmediata.
Con unas tres o cuatro sesiones de dibujo a la semana será más que suficiente para progresar a un ritmo alto, ya que si empleamos más tiempo del debido corremos el riesgo de saturarnos y no pensar con claridad. Es importante cuando se sienta uno a dibujar, aparte de estar tranquilo y sin ninguna distracción, tener la mente fresca y con energía.
A medida que avancemos, notaremos mucha más soltura en nuestra mano que al principio estaba agarrotada y miedosa al empezar a dibujar. Lo notarás también en los trazos ya que los harás con mucha más seguridad que al empezar.
Para dibujar un cuerpo humano puedes valerte de algunas sombras con el objetivo de darle realismo. Si se quiere hacer un dibujo realista hay que conocer bien al cuerpo a retratar.
Si quieres plasmar su mirada al papel no basta con centrarte en los ojos solamente, sino también en la frente, las cejas o los pómulos.
Memorizar el gesto de la cara y sus maneras de mirar o el semblante de la cara en general te servirá de gran ayuda para conseguir el resultado que se tenía en mente.
No importan los resultados y no debemos tirar los que no nos gusten ya que en ellos centraremos nuestra atención para captar los fallos y corregirlos.
La principal clave es seguir dibujando sin perder la ilusión.

También nos puede interesar cómo dibujar gatos o cómo dibujar animales graciosos.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.