Desde pequeños nos enseñan a modelar con diferentes materiales como, por ejemplo, la arcilla. Es una actividad muy entretenida y perfecta para todos los públicos, de ahí a que cada vez sea más popular en los colegios e institutos.

La arcilla ayuda a estimular la creatividad, la concentración y la relajación. Además, también es un material adecuado para el desarrollo de la motricidad de los niños, por lo que se recomienda empezar a modelar con arcilla desde muy pequeños.

Asimismo, saber realizar objetos con arcilla supone una gran ventaja. Podrás crear esculturas, obras de arte, vajillas e incluso regalos. Incluso te podrás dedicar a ello profesionalmente si te atreves.

Ten en cuenta que la arcilla contiene ingredientes especiales que hacen que la pasta se quede húmeda, que es el estado óptimo para ser manipulada. La arcilla se seca con la exposición al aire, por lo que quedará inservible. Lo mejor es proteger este material con un paño húmedo, así lograrás que no se seque.

Para endurecer la arcilla se necesita una cocción a alta temperatura, por lo que habrá que usar el horno para ello. Eso sí, no todos los tipos de arcillas son aptas para el horno convencional, algunas necesitan un horno especializado para cerámica. Asegúrate que la arcilla que has escogido se puede meter en el horno de casa.

Una vez tengas el material listo tendrás que saber cómo cocer la arcilla para obtener un resultado final positivo. Si pones a cocer la arcilla de forma equivocada deberás volver a empezar, así que atento para que esto no te ocurra.

¿Que necesitas para cocer arcilla?

  • Arcilla para horno convencional que podrás encontrar en cualquier tienda de manualidades.
  • Bandeja para horno.
  • Horno

Instrucciones para cocer arcilla

  1. Lo primero que debes hacer es amasar muy bien la pieza antes de usarla. De esta forma te asegurarás que no aparecen burbujas en su interior que terminen por estropear tu manualidad. Ten en cuenta que las burbujas pueden hacer que la arcilla explote en el horno, lo que significa que todo el tiempo empleado no habrá servido para nada.
  2. Una vez tengas hecha tu manualidad deberás dejarla secar durante un día entero, a ser posible, para que se seque por completo. Al estar completamente seca, la cocción será mucho más efectiva por lo que te evitarás que se dañe o se estropee en el proceso. Si pones la pieza directamente en el horno se romperá casi seguro. Puedes aprovechar los rayos del sol para que se seque más rápido.
  3. Pon el horno a una temperatura de 350 grados y deja que se precaliente. Ten en cuenta que no todas las arcillas son iguales, así que mira en el envoltorio de la que has adquirido por si necesita otra temperatura de cocción, aunque, por norma general, con 350 grados debería bastar.
  4. Cuando el horno haya alcanzado esa temperatura podrás meter tu figura de arcilla en el horno. Usa la bandeja del horno para ello y ponla en una altura media. La bandeja del horno debe estar a la misma temperatura que la arcilla, por lo que tendrás que sacarla antes de encender el horno y colocar encima las piezas que vayas a cocer.
  5. El tiempo de duración depende del tamaño de la pieza. Si son piezas pequeñas bastará con una hora. Eso sí, no puedes poner una hora de cocción en el horno y olvidarte de las piezas. Debes controlar tu cerámica cada 15 minutos ya que es posible que la cocción se realice antes de tiempo.
  6. En el momento en el que las piezas de arcillas estén hechas deberás apagar el horno, pero no sacarlas. Tienes que dejar que se enfríen dentro del aparato eléctrico ya que un cambio brusco de temperatura puede dañar las piezas. Este proceso puede durar horas, incluso 8 horas, por lo que lo mejor es que hagas las piezas que necesitas con varios días de antelación.
  7. Una vez estén frías puedes sacarlas de la bandeja del horno (si puedes dejarlas un día entero, mucho mejor) y empezar a manipularlas. Recuerda que ahora puedes proceder a decorar las figuras e incluso a pintarlas. La arcilla es un material muy moldeable, se adapta a todo tipo de procedimientos, así que puedes pintar tus nuevas figuras de arcilla con el material que quieras.
  8. Y listo, ya tienes hecha tu manualidad de arcilla cocida en el horno de casa. Recuerda que es importante escoger una arcilla apta para el uso casero. Evita las arcillas de moldeados que se venden para ceramistas que verdaderamente se dedican a esta profesión

Consejos para cocer arcilla

  • La arcilla es un material rápido de moldear, pero es lento a la hora de estar terminado. Si lo que necesitas es hacer un trabajo rápido te recomendamos el fimo, que es un material que se puede manipular y meter directamente en el horno. Es muy usado en los abalorios.
  • La arcilla puede ser pintada tanto antes como después del horneado, así que tú decides cuándo quieres hacerlo. Nosotros os aconsejamos que lo hagáis después del horneado ya que los colores quedarán mucho más vivos. Si lo haces antes de que se hornee, el color se irá de forma leve con el calor que desprende el aparato, por lo que los tonos serán más pálidos.
  • Si estás usando arcilla sin color, es decir, la arcilla blanca, puedes batir un huevo y pincelarlo. Esto le dará un tono marrón muy bonito. Eso sí, si buscas pintar la figura después de la cocción quédate con la arcilla de color blanco.
  • Usa guantes siempre que manipules la arcilla ya que sino se te quedará pegada en los dedos. Ten en cuenta que es un material muy húmedo, por lo que te costará deshacerte de él si no usas guantes. Los de látex vienen muy bien para este tipo de trabajo.
  • Tienes que tener en cuenta que la arcilla suele encoger después de la cocción un 10%, aproximadamente, así que intenta hacer tu figura más grande del tamaño que la necesitas para no tener que corregir después. Esto sucede porque la arcilla pierde humedad.
  • Si quieres obtener un trabajo más profesional te aconsejamos comprar materiales extra como, por ejemplo herramientas para modelar. Estas herramientas conseguirán que tu trabajo sea mucho más profesional y serio. No parecerá la típica figura que hace un niño pequeño. Eso sí, prueba primero sin estas herramientas para asegurarte de que te gusta modelar con arcilla.
  • Si no tienes horno en casa y no puedes comprar uno, no te preocupes, existen arcillas de secado al aire que puedes usar sin necesidad de horno. Eso sí, son arcillas más difíciles de modelar al estar echas de agua. Además, se suelen secar de forma muy rápida por lo que, además de tener que trabajar rápido, siempre tendrás que tener agua contigo.
  • Si buscas desarrollar tu creatividad o buscas relajarte después de un larga jornada, hacer figuras con arcilla puede ser una buena opción. También es una opción ideal para pasar la tarde en familia.
  • Trabaja la arcilla de forma gradual y por partes para conseguir un resultado óptimo. Coger una pieza grande y empezar a ablandarla te llevará horas, por lo que siempre es mejor hacerlo poco a poco y con mucha paciencia. Luego solo tendrás que unir las partes que necesites y empezar a modelar para crear ese proyecto que tienes en mente desde hace unos días.
¿Te ha gustado?
18 usuarios han opinado y a un 88,89% le ha gustado.