Cómo aprender a mezclar música

Si tienes poca o ninguna experiencia en el mundo musical, pero te gustaría mezclar tu propia música, es muy posible que no sepas por dónde empezar. Por ello, en esta ocasión te vamos a enseñar cómo aprender a mezcla música resumiendo una serie de puntos básicos imprescindibles para ello.

A través de la guía que te traemos podrás empezar a dar tus primeros pasos como DJ, ya sea para tu propio disfrute y entretenimiento como para dedicarte profesionalmente al mundo de la música.

Es completamente normal que tengas dudas al empezar a iniciarte en la mezcla de música. Puede que tengas muchas ideas en tu cabeza pero al mismo tiempo muchas dudas porque no sepas ni por donde empezar. Aunque existen muchas maneras de mezclar música, hay conceptos comunes que se aplican en la gran mayoría de los casos.

Guía para aprender a mezclar música

Dicho lo anterior, vamos a explicarte los 6 puntos fundamentales que necesitas conocer para mezclar música.

Pre-mezcla

En primer lugar debes trabajar lo que se conoce como pre-mezcla. Para ello debes asegurarte de ajustar el nivel de todas las pistas de audio en su punto más adecuado, con sus parámetros oportunos. Para ordenar las pistas y evitar problemas haz una buena distribución y etiquetado.

El orden de las pistas es fundamental y debes hacerlo lo más intuitivo posible. Una buena forma de hacer la distribución de los instrumentos es respetar el espacio que ocupan en el espectro de frecuencias.

Por ejemplo, en el caso del pop o el rock, es aconsejable ordenar los instrumentos, de izquierda a derecha en: bombo, guitarras, sintetizadores, coros, voz, instrumentos solistas, o algo similar.

En lo que respecta al resto de canales, coloca en primer lugar las pistas auxiliares y luego retornos, buses de salida, envíos de grupos y finalmente la salida máster. Además, deberás determinar los instrumentos más relevantes de tu mezcla.

Niveles y panoramas

Para empezar es recomendable que inicies tu mezcla de audio estableciendo un nivel de salida general a 0 dB. Para llevar a cabo algunas variaciones puntuales en el nivel tendrás que crear grupos de canales diferentes. En cualquier caso debes tener presente el nivel y la relación de cada pista con la mezcla en general.

En un primer paso, la finalidad es la de aproximar los ajustes de los niveles y panoramas al punto que desees. Además, debes pararte a distribuir todas las pistas dentro del panorama de la mezcla. El objetivo es lograr un campo estéreo equilibrado.

Aunque en función del estilo musical habrá una ubicación definida más o menos para cada instrumento, por norma general el esquema establece en el centro la voz principal, bajo, bombo y timbal grave; y los coros, platos y pianos están grabados en estéreo y se sitúan a ambos lados de la mezcla. Antes de elegir el volumen de cada una de las pistas, fíjate en los ajustes panorámicos.

Plugins

Los plugins para procesar la señal te ayudarán al control de los picos. Dentro de los consejos para saber cómo aprender a mezclar música es importante que busques un balance suave del sonido global.

A partir de este momento podrás ir dando forma a tu mezcla, teniendo siempre como referencia a los instrumentos de mayor relevancia.

Ecualización

El ecualizador es, junto al compresor, dos de los procesadores que se utilizan con mayor frecuencia a la hora de mezclar y masterizar el sonido. La ecualización se encarga de añadir claridad a la mezcla.

Dicho de otra manera, se encarga de evitar que los instrumentos se pueden solapar los unos con los otros, pero también aporta definición a las pistas, elimina ruidos y sitúa a cada elemento en el lugar perfecto. La finalidad es lograr una composición que sea armónica.

Es recomendable emplear el mono para apreciar mejor los efectos de la ecualización.

Compresión

El compresor es el encargado de permitirnos tener un mayor control sobre los niveles mínimo y máximo de la mezcla. Gracias a él se consigue disponer de un mayor volumen promedio, con lo que mejora la calidad del sonido de la mezcla.

El sonido debe ser cómodo de escuchar, siendo por lo tanto, la compresión, una de las herramientas más importantes y utilizadas al trabajar con sonido. Sin embargo, también es una de las más complicadas.

Es importante que des preferencia a aplicar una compresión suave en diferentes partes de la mezcla.

Efectos de sonido

Una vez realizados todos los ajustes anteriores, es el momento en el que tienes que añadir los efectos de sonido. En este paso podrás colocar el delay, distorsión, reverberación, modulación…, concluyendo con los ajustes del panorama y los niveles de cada una de las pistas.

En este paso lo que se busca es que, en la mezcla musical final se puedan distinguir estos elementos:

  • Equilibrio. Cada instrumento debe funcionar de manera armoniosa y equilibrada.
  • Claridad. Cada uno de los instrumentos y secciones debe sonar de forma clara y limpia.
  • Separación. Todos los instrumentos deben poder identificarse y tener su propio espacio sin que existan conflictos entre ellos.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, empieza a practicar, ya que es la mejor forma de saber cómo aprender a mezclar música, con la práctica de todo lo que te hemos mencionado en este artículo.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.