Afinar la voz es una de las primeras cosas que se enseñan en las clases de canto. Hay personas que piensan que cantar bien o no es una cosa de los genes. De la herencia. De la suerte. Piensan que es talento. Y tienen razón, pero solo en parte. Como en casi todas las cosas de la vida, con práctica, dedicación y esfuerzo se pueden conseguir muchas cosas. Entre ellas, aprender a cantar. Pero en un artículo no se puede enseñar a cantar, estaréis pensando. Y también tenéis razón. Por eso, el propósito de este artículo no es enseñaros a cantar. El objetivo que nos planteamos es daros toda la información necesaria para que aprendáis a afinar la voz. Que es una parte muy importante del proceso de aprender a cantar.

¿Para qué sirve realmente aprender a afinar la voz?

Hay personas que saben lo importante que es afinar la voz para un cantante. Pero también es importante afinar la voz para aprender a cantar. Pues bien, parece ser que afinar la voz sirve para que cuando cantes tu voz se escuche bien. En un tono uniforme y con las variaciones de tono que tú le quieras dar. Hacer un cambio en la tonalidad de la voz porque no lo puedes evitar es lo que llamamos comúnmente desafinar. O, también se le llama con un tono jocoso “hacer un gallo”. Este tipo de cambios suelen ser bruscos y repentinos, y la persona que canta no lo hace con ninguna intención. Es más suele ser un momento para olvidar. Para que esto no ocurra, se afina la voz.

De esta forma, tu voz sonará limpia y sin sobresaltos. Además, con el paso del tiempo agradecerás afinar tu voz. Ya que es una forma de cuidarla, además. La cuida porque ayuda a que las cuerdas vocales no se resientan tanto con su uso continuado. Lo bueno de aprender a afinar la voz es que no solo nos sirve para potenciar nuestra voz a la hora de cantar. Hacer estos ejercicios correctamente influirán en otras áreas de tu vida. Por ejemplo en la laboral o estudiantil. Si tienes un trabajo de cara al público podrás notar cómo tu voz se oye más clara y alta. Todos los siguientes ejercicios y consejos sirven también para cuando se tiene que hablar en público. Si tienes una presentación o una exposición, nada mejor que realizar ejercicios para afinar la voz.

¿Cómo puedo aprender a afinar la voz?

La clave del éxito, como en cualquier otro aspecto de la vida, es practicar. Antes de comentar los ejercicios, consejos y trucos para afinar la voz, debemos decir una cosa. No os desaniméis. Es normal que al principio no veáis progresos en vuestra voz. Hacen falta meses, incluso años para lograr nuestros propósitos. Pero si una es cierta es que se no persiste y se practica todos los días, nunca podremos alcanzar nuestros objetivos. De todas formas, si persistís, iréis notando pequeños cambios a medida que pase el tiempo. Y son estos cambios los que nos animan a seguir adelante, hasta que un día logremos nuestro objetivo. Dicho esto, podemos comenzar.

Empecemos con lo básico

Hay un ejercicio muy sencillo para los que están comenzando a afinar su voz. Y no es otro que las escalas musicales. Busca información sobre las escalas musicales, sus tipos y su dificultad para empezar a aprenderlas. Aunque bien es cierto que según la persona una escala le puede parecer más fácil o menos que a otra, existe un consenso en cuáles son las escalas más sencillas para empezar a practicar. Estas escalas son la escala de sol, la escala de re y la escala de la.

Comienza con una de esas escalas que acabamos de comentar. Para ayudarte puedes ver vídeos en Youtube de otras personas cantando las escalas para darte una idea inicial de cómo debes hacerlo. Una vez que te hayas aprendido la primera escala de memoria y la hayas conseguido dominar a la perfección, es tiempo de pasar a la siguiente. No tengas prisa por pasar de una escala a otra. Afinar la voz es un proceso que conlleva tiempo y tiene que ser un esfuerzo constante.

Pero ya verás como cuando empieces a coger fuerza y ritmo, la velocidad de tu aprendizaje aumentará. Cuando veas que dominas la mayoría de las escalas, incluso algunas un poco más complejas, puedes empezar a cantar bases de canciones más elaboradas.

Aprendiendo a vocalizar

Este es un truco que ni siquiera siguen la mayoría de los cantantes. Parece que pasamos desapercibido que una buena vocalización y articulación de las palabras es esencial para que nuestra voz sea limpia y afinada. Específicamente, a la correcta articulación de los sonidos al hablar o al cantar se le denomina dicción.

Una correcta utilización de la dicción no solo ayuda a que la letra de la canción se entienda perfecta y claramente y llegue el mensaje a quienes la escuchan. Aunque no muchos lo saben, pronunciar y vocalizar bien tiene otra ventaja. Y es que, cuando se articula bien, el aire se distribuye de una forma más uniforme.

Ejercicios útiles para aprender a afinar la voz

Muchos de los siguientes ejercicios os sonarán. Esto es porque su uso y su conocimiento se ha extendido entre la población gracias a las películas y series sobre musicales o actores y actrices. Son esos típicos ejercicios vocales que podemos ver cuando los actores tienen que representar una obra de teatro o cantar alguna canción.

Gesticulando las vocales

Como bien indica el nombre, gesticular las vocales es el primer ejercicio que os recomendamos. Para hacerlo solo tenéis que abrir la boca como si estuviérais pronunciando las vocales. Pero sin emitir ningún sonido. Lo importante de este ejercicio es que gesticuléis al máximo las vocales. Es decir, exagerando los movimientos. Es normal que, al principio, después de practicar varias veces, notéis resentimiento o dolor en la cara. Esto es porque no estáis acostumbrados a estirar tanto esos músculos. Pero no os preocupéis es algo completamente natural y, a medida que sigáis practicando, irán desapareciendo. Es recomendable hacer este ejercicio por las mañanas y por las noches.

Los sonidos de las vocales

El siguiente ejercicio es la continuación del anterior. Con este ejercicio aprenderemos a afinar la voz con sonidos cortos y largos. Para hacerlo, tenemos que seguir los mismos pasos del ejercicio anterior. Solo que, esta vez, cuando gesticulemos una vocal, sí emitiremos sonidos. Primero comenzaremos con los cortos, para ello gesticulamos una vocal y la decimos con un sonido corto, por ejemplo: O. A continuación, volvemos a gesticular la misma vocal pero, en esta ocasión, emitimos un sonido largo, por ejemplo: OOOOOOOOOO. Esto lo tendremos que repetir con todas las vocales, un par de veces cada sonido, por lo menos.

Vocalizar y respirar

Este ejercicio es una variación del anterior. Para hacerlo, es mejor si nos tumbamos sobre una superficie plana. De esta forma, no solo afinaremos la voz, sino que empezaremos a darnos cuenta de cómo se distribuye el aire en nuestro cuerpo. Una vez nos hayamos tumbado, inspiramos lentamente todo el aire que podamos. Y, a la hora de soltarlo, lo hacemos diciendo una vocal. Por ejemplo: UUUUUU. Tenemos que hacer dos repeticiones con cada vocal.

Aprendemos a respirar

Este ejercicio no solo ayuda a afinar la voz, sino que tu voz también será más agradable y vivaz. El principal punto a tener en cuenta cuando se quiere respirar bien es que la respiración tiene que proceder del diafragma, no de los pulmones. Para saber que, efectivamente, estamos respirando con el diafragma, podemos hacer lo siguiente. Colocamos nuestra mano sobre el abdomen, justo cuando la última costilla termina y respiramos hondo. Si cuando respiramos notamos que nuestro estómago se distende y se amplía y, además, nuestro hombros suben y bajan, es que lo hemos hecho correctamente. Para hacer el ejercicio correctamente, debemos tomar aire lentamente hasta sentir que estamos llenos, alrededor de 3 o 4 segundos. Una vez hayamos inspirado todo el aire posible, lo expiramos lentamente hasta que no tengamos más.

Practica este ejercicio todas las veces que puedas durante el día. Pero, como mínimo, deberíamos entrenar la respiración durante 15 o 20 minutos al día.

Consejos para no arruinar la voz

No solo es importante saber qué ejercicios debemos hacer y cómo para afinar la voz y mejorarla. También saber qué cosas nos dañan y qué cosas nos benefician es muy importante. A continuación pondremos algunos consejos que podemos seguir diariamente para no dañar nuestra voz.

La importancia de mantenerse hidratado

El agua es fundamental para nuestra vida, pero también para mantener una voz afinada. Beber de dos a tres litros de agua diarios ayudará a que tu garganta se mantenga siempre hidratada. Esto hará que tu voz no se resienta tanto. De todas formas, es recomendable beber abundante agua antes de comenzar a cantar, para suavizar un poco la garganta.

Evitar la deshidratación

Para evitar deshidratarnos, es mejor si dejamos de lado el café, los cigarros y el alcohol. Todos estos alimentos y productos afectan directamente a nuestras cuerdas vocales y, de esta forma, a nuestra voz. Además, no solo debemos vigilar lo que ingerimos, también los lugares en donde estamos. Si podemos, es mejor si nos alejamos de ambientes extremadamente secos o lugares donde la calefacción sea demasiado alta.

Hay que dejar de forzar la voz

Inconscientemente, en nuestro día a día, forzamos la voz más de lo que pensamos. Tenemos que aprender a identificar estas situaciones y cambiarlas. Tanto gritar, como carraspear, aclarar la garganta e incluso susurrar de forma continúa puede afectar a nuestra voz. Por eso, debemos estar pendiente de no dañar nuestra voz con estos pequeños gestos. Y, sobretodo cuando se está constipado o la garganta está un poco irritada, es fundamental que la persona hable lo menos posible. Hay que dejar reposar la voz. Por estas razones, también es muy importante proteger la garganta de forma adecuada, sobretodo en los meses de frío. Llevar un foulard o una bufanda nos ayudará sobremanera a proteger nuestra garganta y evitar resfriarnos.

Vigilemos nuestra postura corporal

Aunque muchas personas se resisten a creerlo, la postura influye directamente en la calidad de la voz. Mantener una postura recta y erguida, pero sin sacar pecho, es esencial para que nuestra voz se libere de forma correcta. Además, acostumbrarnos a mantener una buena postura corporal también nos ayudará a que nos cansemos menos al hablar y nuestras cuerdas vocales estarán más reposadas.

Como podemos ver, existe una multitud de factores que influyen en nuestra voz. Usad bien esta información y con práctica podrás logar tu sueño de cantar mejor. Esperamos que este artículo os haya servido de gran ayuda y que practiquéis todos los días. Cuando pase un tiempo, empezaréis a notar todos los beneficios y resultados de seguir los ejercicios y los consejos.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.