Color primario: qué es y para qué sirve

El color primario o primitivo es un color puro, definido como aquel que no se puede crear mezclando otros colores. Los colores primarios son tres: amarillo, rojo y azul. Constituyen la raíz de todos los otros colores cuando se mezclan en determinadas proporciones. Se consideran los “padres” de los otros colores, ya que de ellos surgen todos los demás.

Los colores primarios son los imprescindibles (además del blanco y el negro) que todo pintor debe tener en su paleta si quiere crear tonalidades infinitas. Sirven principalmente para obtener colores secundarios y terciarios, siendo la base para crear el círculo cromático.

Sin embargo, cualquier amarillo, cualquier azul o cualquier rojo no serían colores primarios. Si pruebas a mezclar cualquier tono de dichos colores con otro, posiblemente no obtendrás el color que deseas.

¿Cuáles son los verdaderos colores primarios?

Los auténticos colores primarios se componen de un único pigmento que no puede obtenerse con la mezcla de otros colores. Así, si queremos utilizar colores primarios para la pintura, debemos buscar aquellos que contengan un solo pigmento. Se denominan más específicamente como amarillo, magenta y cian.

A veces en arte se siguen mezclando amarillo, rojo y azul (tradicional modelo RYB, sigla en inglés de red, yellow, blue). Este modelo surgió en el siglo XVIII, a partir de la teoría del color propuesta por la Escuela Francesa de Pintura. Esta teoría es parcialmente correcta, y más bien debe utilizarse como una guía para acercarnos al color deseado más que una regla exacta. Actualmente, este modelo se considera poco preciso ya que da lugar a unos colores secundarios y terciarios más oscuros y apagados. Además, hay una gran cantidad de tonos que no se pueden crear. Esto sucede porque se considera el azul y el rojo como colores primarios cuando realmente son secundarios.

Tipos de colores primarios

Existen dos tipos de colores: los pigmentos y los colores emisores de luz. Ambos tipos están compuestos de colores primarios, pero son diferentes en cada uno. A continuación, se explican sus diferencias con detalle.

Colores Pigmento

Son de los que hemos hablado hasta ahora. Son los tintes que se utilizan en la imprenta, la pintura y dibujo. Producen la percepción de un color concreto restando distintas longitudes de onda de la luz blanca. Consisten en magenta, cian y amarillo. De ellos surge el modelo CMY, por la denominación en inglés “cyan”, “magenta”, “yellow”. En la imprenta se añade al modelo “CMY” una “k”, por “Key o black”, refiriéndose al color negro. Esta última se conoce como “CMYK” e incluye al negro como color primario ya que se utiliza mucho en la impresión y es más costoso y lento para la máquina crear un negro intenso a partir de los colores.

En la pintura, se entiende que un color puede absorber todos los colores menos aquel que refleja. Por tanto, el amarillo puede absorber todos los colores menos el mismo amarillo, el rojo puede absorber todos los colores menos el rojo y lo mismo con el azul. Esto se denomina esquema de color sustractivo, ya que la mezcla de varios colores va restando la luz reflejada por las pinturas. A partir de sus combinaciones pueden obtenerse una gama infinita de colores. Si se mezclan en cantidades exactas estos colores primarios, obtenemos negro (que sustrae luz).

Colores luz

Son los constituidos por luz, que es la manera en la que el ojo percibe el color. Más específicamente, nuestros ojos contienen millones de células diseñadas para captar las distintas longitudes de onda que provienen del mundo exterior. Se conocen como células receptoras del color, en concreto conos y bastones. Éstas reciben información de las características del espectro de luz solar y la convierten en impulsos eléctricos. Dichos impulsos llegan a nuestro cerebro gracias a los nervios ópticos. Finalmente, en el cerebro se hace consciente la percepción del color.

Por lo tanto, el sistema visual humano posee receptores de color que responden al azul, otros al rojo y otros al verde. El conjunto de la activación en diferentes grados de intensidad de los distintos receptores hace que podamos captar toda la gama de colores que vemos en el día a día.

Los colores de luz son los que se observan por el sol, focos y pantallas de aparatos electrónicos como televisiones, smartphones, tablets u ordenadores. En este caso, los colores primarios son los que cubren la mayor cantidad de colores que se pueden percibir: el rojo, el verde y el azul. A partir de sus nombres en inglés “red”, “green”, y “blue” surge el conocido modelo de color RGB.

Se llama también esquema de colores aditivos porque su mezcla en determinadas proporciones da lugar a todos los colores del espectro luminoso. Mientras que, combinando en igual cantidad rojo, verde y azul obtendríamos blanco (que aporta luz).

Por lo tanto, la luz se proyecta por el RGB haciendo que captemos los colores. Mientras que, cuando queremos crear y manipular colores para que lleguen a la visión humana, utilizamos el CMY.

Colores primarios y secundarios y sus combinaciones

Como ya mencionamos, cuando creamos y manipulamos colores vamos a hablar de colores pigmento. Dentro de este tipo, los colores primarios son azul, rojo y amarillo. Además de utilizarse por separado, pueden usarse para crear otros colores de la siguiente forma:

  • Conseguir el púrpura: mezcla rojo magenta y azul cian
  • Para el naranja: amarillo y rojo magenta
  • Obtener el verde: amarillo y azul cian
  • Cualquier color se puede combinar con blanco y negro para obtener tonos más claros o más oscuros.

Por tanto, los colores secundarios son verde, púrpura y naranja. Serían los “hijos” de los colores primarios ya que se crean mezclando en igual cantidad dos colores primarios.

Mientras que los colores terciarios, surgen por la combinación de un color primario y otro secundario. Serían los “nietos” de los colores primarios y consisten en verde amarillo, azul verde, azul violeta, rojo violeta, rojo naranja y amarillo naranja. Sus propios nombres indican qué colores se deben mezclar, obteniendo un color intermedio entre los dos. De hecho:

  • El azul se obtiene mezclando magenta y cian
  • El rojo se consigue mezclando magenta y amarillo

Si quieres saber más detalles sobre cómo hacer combinaciones de colores primarios no te pierdas este artículo: ¿Cuáles son las combinaciones de colores primarios?

Consejos para utilizar los colores primarios en la pintura

No obstante, en el mundo de la pintura muchos artistas no le encuentran utilidad a la rueda del color. A veces en la práctica estar mezclando colores puede ser muy trabajoso, complicado y malgasta producto. Por eso, para la pintura es preferible adquirir, además de los colores primarios, blanco y negro, algunos colores secundarios. Lo importante es que los colores sean de pigmentos puros para que las combinaciones sean más limpias y se ajusten más fácilmente al color que buscas.

Otra recomendación es no comprar colores terciarios, ya que normalmente contienen más de dos pigmentos. Una pintura con varios pigmentos puede entrar en conflicto con otros colores muy fácilmente, dando resultados no deseados en las mezclas. Por eso es mejor sólo adquirir colores primarios y secundarios puros y, a partir de ellos, crear los demás. Siempre haz algunas pruebas pequeñas de mezclas antes de pintar para familiarizarte con tus pinturas sin gastar mucho producto.

¿Te ha gustado?
8 usuarios han opinado y a un 75,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.