¿Puedes imaginar la vida en blanco y negro? Aunque es cierto que de igual manera seguiríamos viviendo, los colores le aportan riqueza y alegría a nuestra existencia. Por ejemplo, ¿a quién no le gusta recrearse viendo la inmensa gama de colores que aporta un amanecer, o contemplar los diferentes matices de las flores?

Sin duda, poder ver en colores es un hermoso don del que disfrutamos la gran mayoría de las personas.

Ahora bien, poder hacer esta distinción de colores nos aporta grandes retos y beneficios. Entre los retos podemos destacar el tener que encontrar la relación entre ellos para poder vestir bien, pintar nuestra casa o remodelar cierto espacio.

Cuando hablamos de beneficios, nos referimos al hecho de poder tener libertad para elegir entre la gran variedad de colores que nos regala la naturaleza.

En ocasiones, quienes más valoran esta oportunidad son los artistas. Pero, debido a que se dedican a tiempo completo a crear y armonizar colores y matices, para ellos se convierte en una verdadera utopía porque están en búsqueda de la perfección.

Sin embargo, eso no quiere decir que estén del todo solos en esa ardua tarea. Hay diferentes estrategias y herramientas de las cuales se pueden aprovechar. Una de ellas es el muy famoso círculo cromático.

Círculo Cromático – Qué es y para qué sirve

Es probable que lo recuerdes de tu educación inicial. Tal vez en este momento te estés preguntando cómo algo que parece ser tan básico podría ayudar a lograr la perfecta armonía entre diferentes colores.

¡Hoy es tu día de suerte! Ahora mismo estaremos dando respuestas a estas y otras interrogantes relacionadas con este amigo de los artistas y los diseñadores. Verás qué tan útil puede llegar a ser y cómo lo puedes aprovechar al máximo. Veamos algunas instrucciones sobre su uso.

Instrucciones

Para entrar en materia, lo primero que debemos aclarar es qué es un círculo cromático. Podríamos decir que se trata de una representación, mediante una gráfica bidimensional, de los colores primarios y la combinación de los mismos, con el propósito de crear los llamados colores secundarios y terciarios.

Al mismo tiempo presenta diferentes tipos de matices y degradados de colores tomando en cuenta el uso que se le quiera dar al círculo.

Puede que te parezca que se trata de alguna invención nueva. Sin embargo, data de muchos años atrás, ya que el primero en implementarlo fue el muy famoso científico Sir Isaac Newton, nada más y nada menos que en el año 1666.

Círculo Cromático – Qué es y para qué sirve

En vista de que ha trascendido a través del tiempo, ¿cuál sería entonces su utilidad?… En pocas palabras, sirve para evaluar cómo se ven los colores al combinarse con otros. De ahí que sea una herramienta de uso frecuente en los artistas plásticos y en los diseñadores gráficos.

Su propósito es que se pueda entender las diferentes combinaciones y las relaciones que hay entre los colores.

En vista de su importancia, podrías preguntarte cómo puedes utilizarlo. De eso estaremos hablando a continuación.

Una de las formas en que lo puedes emplear es para comprender la relación que existe entre los colores. Gracias al círculo cromático puedes estudiar la armonía y el contraste que se presentan entre los diferentes colores.

Cuando hablamos de armonía, nos referimos a la mezcla de colores del mismo tono o de aquellos tonos que compartan un pigmento en común. Ahora bien, el contraste se produce cuando no hay ningún tipo de relación de los colores entre sí. Por lo general, estos colores que contrastan están unos en frente de otros en el círculo cromático.

En cuanto a las combinaciones, están pueden darse por contraste, por temperatura, es decir, los colores cálidos con los fríos y por complementariedad.

También puedes emplear el círculo cromático para combinar los colores, como lo hemos señalado anteriormente. Te será de mucha utilidad a la hora de escoger la pintura, el maquillaje, entre muchas otras cosas.

Puedes optar por una combinación monocromática, la cual se realiza tomando un solo color como base y las diferentes tonalidades del mismo. Por otro lado, las combinaciones también pueden efectuarse a través del contraste. Pero también están las combinaciones tríadicas y tétradas, que son las que tienen tres y cuatro colores respectivamente.

Por último, está la combinación de colores análogos. Se trata de la que usa tres o más colores que están posicionados al lado en el círculo cromático.

Por si fuera poco, también puedes utilizarlo para crear avisos publicitarios eficientes. Puesto que los colores juegan un papel muy importante en el mundo del marketing, emplear con eficiencia el círculo cromático te dará la oportunidad de apelar a las emociones humanas mediante lograr las combinaciones o contrastes más apropiados.

Cabe señalar que es igual de efectivo tanto si lo utilizamos en el marketing tradicional, como la prensa, la televisión, los folletos, entre otros, como si lo usamos en el marketing digital, es decir, en blogs, redes sociales, etc.

Puesto que ya tienes conocimiento sobre cómo puedes utilizarlo, sería interesante conocer cómo puedes crear tu propio círculo cromático. De esa manera te familiarizarás más con esta valiosa herramienta.

Que Necesitas

Lo primero que necesitas es trazar una circunferencia del tamaño que desees, luego deberás dividirlas en segmentos iguales en donde estarán enmarcados los colores. Debes tomar en cuenta que un círculo cromático puede llegar a tener entre 12 y 48 colores, según sea tu preferencia.

Sin embargo, lo más importante que debes saber es el posicionamiento de cada color en el círculo, para que de esta manera pueda cumplir con su papel de armonizar y contrastar los colores.

El orden que debes seguir es el siguiente: Los colores fundamentales son los primarios ya que mediante ellos puedes obtener los secundarios y los terciarios. La manera de ubicarlos en el círculo cromático es formando un perfecto triángulo equilátero, el cual es el que posee sus tres lados iguales.

A manera de ilustración, imaginémonos que el círculo que trazamos es un reloj. El color amarillo iría a las 12 en punto, seguido del rojo a las 4 y finalizamos con el azul a las 8.

Una vez que hayas logrado ubicar los colores primarios, lo siguiente será colocar los colores secundarios, los cuales deben ir ubicados entre los colores primarios que sean indispensables para crearlos. Por ejemplo, el color verde tiene que estar entre el amarillo y el azul, el naranja, entre el amarillo y el rojo y el violeta entre el rojo y el azul.

Para finalizar está la ubicación de los colores terciarios. Estos son los que se producen gracias a la unión de un colore primario con uno secundario. Los mismos, de igual modo, deben estar ubicados de tal manera que formen un triángulo equilátero y tendrán que disponerse entre los colores que lo compongan.

Sin importar la cantidad de colores que desees incluir en el círculo cromático, las reglas para su elaboración son las mismas. Esto, con el fin de poder conseguir la armonía y el contraste que mencionamos antes.

Por otra parte, al añadir los colores blanco y negro creamos diferentes tipos de saturaciones de un mismo color. Así conseguimos las diferentes degradaciones. Ahora prestemos atención a algunos consejos.

Consejos

Círculo Cromático – Qué es y para qué sirve

Algo que debes tomar en cuenta es que aunque un círculo cromático tradicional siempre tendrá los colores primarios amarillo, azul y rojo, no son los únicos modelos. Existen otros en los cales varía la calidad, intensidad, el tinte y el tono. De modo que los colores primarios lucen diferentes.

Está el modelo sustractivo CMYK, el cual tiene como colores primarios el amarillo, el cian y el magenta. Sus colores secundarios son el rojo, verde y azul, mientras que los terciarios son muchos más, el verde amarillento, el naranja, el azul turquesa, azul ultramar, el púrpura y el carmesí.

Por otra parte, está el modelo aditivo RGB, cuyos colores primarios son el rojo, el verde y el azul. De la combinación de estos surgen el amarillo, el cian y el magenta, como colores secundarios y finalmente están el naranja, el lima, verde esmeralda, violeta y fucsia desempeñando el papel de los colores terciarios.

Sea cual sea el modelo de círculo cromático que quieras utilizar, el tradicional o los alternativos ya señalados, es importante que seas preciso al posicionar cada color. Recuerda que esa es la clave para poder conseguir la armonía y el contraste perfecto.

Ahora que ya conoces lo que es el círculo cromático y para qué sirve, de seguro estarás ansioso de comenzar a utilizarlo, y más al tener en cuenta que te será de mucha ayuda para resolver dilemas de la vida diaria como qué colores usar en la ropa, en el maquillaje o en la remodelación de la casa.

Si aprendes a usar esta valiosa herramienta, estarás asegurando resultados favorables, ya sea que quieras comenzar tu propio negocio y quieras encárgate de la parte publicitaria, o para tu vida diaria.

En vista de que el color se encuentra en todas partes, es importante conocer su naturaleza y cómo se relacionan entre sí, sobre todo si te dedicas al área del diseño o quieres llegar a incursionar en ella algún día.

Despierta tu lado sensible. Todos lo tenemos. Comienza tu viaje interno a fin de que puedas descubrir lugares remotos de tu imaginación, teniendo como gran aliado a esta maravillosa herramienta como lo es el círculo cromático.

Puede llegar a parecer algo muy simple pero en la simpleza de las cosas también existe la complejidad. ¿Por qué no te atreves a crear tu propio círculo cromático? Ya sabes cómo hacerlo.

¿Te ha gustado?